Rimas

SUDÁFRICA, 1 – MÉXICO, 1. Comenzó el Mundial de Fútbol, en Johannesburgo, con empate (ROMANCE)

SUDÁFRICA, 1 – MÉXICO, 1. Comenzó el Mundial de Fútbol, en Johannesburgo, con el empate entre el equipo anfitrión y México.
 Tambores de fútbol suenan
en el sur del Continente
africano, por supuesto,
do armados hasta los dientes,
en sentido figurado,
están ya los contendientes
dispuestos a conquistar
la estrella más reluciente,
que es la Copa del mundial
la de fútbol, bien se entiende.
Cuando Shakira se arranque
con todo su don de gentes
y cante el waka waka,
 la afición allí presente
le acompañará con coros
de vuvucela potente.
Pronto empezará el partido
el corazón ya presiente
que vienen los mexicanos
y no, precisamente,
a dejar ganar laureles
a los que juegan enfrente,
los mismos sudafricanos
que vencer tienen pendiente
para darle a la torcida
la victoria que merece.
Allí no estaba Mandela
que repetir triunfo quiere,
igual que hiciera en Invictus,
con el rugby que prefiere
el que casi, en otros tiempos,
por el apartheid se muere.
Y no estaba en el estadio
por culpa de un accidente
sufrido por una niña
que era biznieta del jefe.
La selección anfitriona
apoyará a sus valientes,
todos los compatriotas
que los colores defienden
de un país comprometido
con el ardor suficiente
para doblegar a Aguirre,
que con sus manitos viene.
Allí iba a estar Booth, el blanco,
que entre negros se defiende
de los avances aztecas
que meter un gol pretenden.
Pero no salió a jugar
y oscuro se quedó el césped.
El empate supo a poco,
pero es peor si no se vence.
Y si Hugo Sánchez volviera
todo sería diferente
pero los tiempos pasaron
y Aguirre, que es tan prudente
deberá atarse los machos
para no salir caliente.
Al final, todos contentos
y un resultado prudente,
un empate siempre es bueno
para animar el ambiente.
Ni los bafana bafana,
ni los manitos de siempre
pudieron ganar tres puntos.
Por eso los dirigentes,
que en los últimos minutos
casi se hacen de vientre,
terminaron tan contentos
hasta el partido siguiente
cuando el equipo papal,
Uruguay, y los franceses
terminaron cero a cero,
en empate, casualmente.
No es posible comentar.