Torneos

Schwartzel ganó, en play off, a Hass, el Valspar de Florida. Spieth, decimoctavo, no pudo con un amateur

 

 

(Canal + Golf 59 ofrece el torneo (10 -13 marzo), a las 21.00 horas, una menos en Canarias).

 

 

Ver leaderboard del Valspar Championship

 

Charl Schwartzel, en la foto, ganó en play off, a Bill Haas, el Valspar, en Florida. Jordan Spieth acabó decimoctavo y no pudo ni ganar a su compañero de partido: ¡un amateur!

El sudafricano y el norteamericano empataron al final de los 72 hoyos reglamentarios. Haas, que llevaba una ventaja de tres golpes sobre su inmediato seguidor, a falta de cuatro hoyos, hizo un bogey en el hoyo 16, el primero del «nido de serpientes» en que se ha convertido el final del Innisbrook Resort, Copperhead (par 71), en la localidad de Palm Harbor, en Florida, y terminó, con 72 golpes, uno sobre el par del campo, empatado con Schwartzel, que venía lanzado desde la séptima plaza, desde la que salió en la cuarta jornada, el domingo 13 de marzo.

El sudafricano terminó con un 67, cinco golpes menos que Haas, y forzó un play off que el norteamericano se dejó ganar a las primeras de cambio, al firmar un  bogey en el hoyo 18, por el par del vencedor final. El torneo repartía 6.100.000 $, de los cuales 1.098.000 $ fueron para el ganador, Charl Schwartzel.

LA DECEPCIÓN SE LLAMA JORDAN

Un torneo más, y otra decepción de los seguidores de Jordan Spieth, al que ni la televisión norteamericana hizo mucho caso al final del torneo, a pesar de ser el número 1 del mundo. Desde luego, eso no pasaba con Tiger Woods, pero es cierto que Tiger se había ganado a pulso la admiración de los seguidores del golf por todo el mundo.

Jordan también tiene muchos fans, sobre todo entre los niños, pero sus últimos resultados dejan serias dudas ante la proximidad del Masters, en el que defiende Chaqueta Verde. Claro que también defendía título en este Valspar que acaba de finalizar, y en el que no ha podido pasar del puesto 18, empatado, al par, con otros tres jugadores.

Jordan Spieth no empezó con buen pie este año en el PGA Tour, y en el Valspar Championsip, el texano (76, 68, 67 y 73)  inició el torneo con cinco golpes sobre el par del campo, por encima del puesto cien, y tuvo que trabajar mucho, para meterse en el corte, establecido en +3 y que superaron 71 jugadores. Al término de la segunda jornada,Jordan estaba empatado con una veintena de jugadores, en el puesto 45, pero solo a siete golpes de la cabeza, lo que no era inalcanzable para el  número 1, a falta de 36 hoyos. En la tercera jornada, el sábado 12 de marzo, Spieth volvió  a hacer una buena vuelta de cuatro golpes bajo el par 71 del complicado campo Copperhead, donde los tres últimos hoyos se conocen como «el nido de la serpiente», por su dificultad. Gracias a ese buen resultado, el número 1 estaba en el top ten… y subiendo… O. al menos, eso parecía. Sin embargo, en la cuarta vuelta, las cañas se volvieron lanzas contra el líder mundial.

Jordan salió al campo en la jornada dominical, al lado de un amateur, solo seis meses menor que él. Todo estaba dispuesto para un nuevo éxito de Spieth… Sin embargo, Lee McCoy, su compatriota, fue el que jugó como si fuera el número 1, mientras Jordan parecía un amateur. McCoy firmó cuatro tarjetas de, 74, 71, 66 y 69, para finalizar la última vuelta cuatro golpes por debajo de su rival y compañero. ¡Casi nadie al aparato!

Total, McCoy acabó cuarto en solitario (-4), con cuatro golpes de ventaja sobre Jordan Spieth. Tras sus buenos resultados fuera de América, Jordan intentaba repetir triunfo en el Valspar Championship, en Florida, después de no pasar el corte en el Northern Trust Open, y de terminar decimoséptimo en el WGC de Doral. Ahora, a esperar al Masters…

UNA PRIMERA JORNADA PARA OLVIDAR

El texano inició muy mal sus primeros nueve hoyos -empezaba por el 10 la primera ronda, el jueves 10), en el Innisbrook Resort, Copperhead (par 71), en la localidad de Palm Harbor, en el estado norteamericano de Florida.

Un recorrido para olvidar, con bogeys en el 10, 11, 12, 14 y 15, con solo un birdie en el hoyo 12, en una jornada ventosa, con los greenes duros y complicados, con solo veinticuatro jugadores, de los 124 participantes, bajo el par del campo. Spieth juega sus dos primeras rondas con Henrik Stenson y Bill Haas, que son los que, a priori, se consideraban los dos grandes rivales de Spieth para el triunfo final, aunque ya se sabe que esto es golf y a cualquiera le puede sonar la flauta. Desde luego, el instrumento no ha sonado para Jordan en esta primera ronda.

«FUE UN DÍA MUY DURO»

Al finalizar la primera jornada con 76 golpes, el número 1 del mundo declaró: «Fue un día muy duro». Y tanto que lo fue. Spieth solo cogió dos calles en esos primeros nueve hoyos, que finalizó cuatro sobre par, para firmar la tarjeta final de 76 golpes, con un bogey más en los primeros nueve hoyos -que eran sus segundos- del aciago día.

«Tuve un mal comienzo con el juego largo y, además, dijo Spieth, el putter no me ha funcionado como lo ha hecho en el campo de prácticas; casi siempre pateaba para par o bogey y eso fue lo peor».

Y Jordan finalizó bromeando: «he tenido uno de «esos» días… Espero luchar el viernes para poder estar en el corte».

Y se marchó a dormir la siesta con esta sentencia: «¿De qué sirve dar patadas a una puerta, sino es para hacerte daño en el pie?

 

 

No es posible comentar.