Torneos

Sergio García (-7) se ‘ahogó’ en La Isla de Sawgrass, en Pontevedra Beach (Florida) y cedió The Players a Tiger Woods

Ver resultados y clasificación en The Players

El hoyo 17, un par 3 de apenas 130 metros, La Isla de Sawgras, fue el motivo por el que Sergio García, que jugó a la altura de un número 1, en concreto de Tiger Woods, durante cuatro jornadas, 70 hoyos, se hundiera en las profundidades del agua que rodea esa isla que, en 2008, le sirvió de talismán para ganarle a Paul Goydos este mismo torneo, The Players, el campeonato mejor dotado económicamente del mundo -9.500.000 $, de los que 1.710.000 se ha llevado el vencedor- y el denominado Quinto Grande.

Varios jugadores lucharon por la victoria hasta los últimos nueve hoyos. A partir de ese momento, Tiger, que fue el único jugador que no llevaba ninguna prenda de color rosa, ni siquiera el lazo en su gorra, como lucían la mayoría de los participantes, en honor al día de la madre y en favor de la lucha contra el cáncer de mama, se destacó de sus oponentes… Pero en el hoyo 14 la bola de salida de Woods -¡con un hierro!- se fue al agua y eso le costó un doble bogey, tras un dropaje que pudo convertirse en polémico pero que acabó en silencio administrativo. Y las espadas volvieron a estar en alto. Cinco jugadores empatados (-11) se preparaban para la lucha final, entre ellos Sergio García que estuvo toda la jornada pegando muy bien a la bola. Uno a uno fueron cayendo los rivales: jóvenes y veteranos: Jeff Maggert, David Lingmerth, Henrik Stenson… Pero ahí estaba el de Castellón, aguantando la embestida de Tiger… Hasta que llegó el hoyo 17.

Sergio iba por detrás de Tiger, en el partido estelar -algo que también había provocado una cierta polémica-, jugando con el "rookie" sueco David Lingmerth. Los dos, Sergio y Tiger, empataban (-13) en cabeza y se enfrentaban en un teórico match play en la distancia. Tiger ya estaba en el tee del 18 y Sergio iba a golpear la bola con un hierro corto, corto, para dejarse una buena posición cercana a la bandera y culminar con un birdie la que hubiera sido su segunda victoria en The Players, después de la de 2008.

Y eso fue lo malo. En su cabeza estaba rondando ese magnífico golpe, directo a una bandera, colocada en la misma posición que hace cinco años, difícil, la bandera que le dio la gloria y, ni corto ni perezoso -dicen que la victoria es para los valientes, pero es cierto que muchos perecen en la batalla, a pesar de su valentía- se tiró a por la bandera, en lugar de buscar el centro de green para aseguar el par. Y ni birdie, ni par, ni boogey, ni doble bogey, ni triple bogey. La primera bola se "ahogó" antes de llegar al verde de La Isla… Se acabó el torneo. Pero es que la segunda, también se ahogó… y la tercera fue al centro del green, con el resultado del cuádruple bogey que le llevó al cuádruple bogey y a la sensación ferreriana, de Ferrer, David, el hombre que no puede nunca con Nadal/Goliat y que esa misma tarde se hundió en la tierra batida del Masters Mil de Madrid, sin que se sepa por cuanto tiempo.

Lo demás fue pura anécdota. Sergio salió al 18…. y se fue al agua con el drive. Luego dio un approach magnífico -el golpe inútil- y dejó la bola para cinco  y un total de 76 golpes con un acumulado de -7, empatado en la octava posición, a seis golpes del ganador, con otros seis jugadores entre los que se encontraban, ni más ni menos que Rory McIlroy, que no termina de encontrarse ni a sí mismo, ni a su swing, y Lee Westwood.

Mientras, aTiger Woods, el par en el 18 le bastó y sobró para lograr su cuarta victoria en el año; para aumentar su leyenda, también la negativa de su agria actitud permanente, aunque le estuviera viendo su novia esquiadora, cosa que también resultaba insólita en este torneo, y para distanciar a todos aquellos que pensaban que Tiger no volvería. Pues seguirá habiendo Tiger para rato y el número 1 ocupado… puede ser que por mucho, mucho tiempo.

Total: ganó el de siempre, y perdió el de casi siempre. Lástima que en un domingo con Fernando Alonso en el podio de la victoria y Nadal en su regreso triunfal -igual que Tiger, pero en humano y sobre tierra, en lugar de césped- Sergio no haya podido ocupar ese puesto triunfador que, por categoría, tendría que haberle correspondido.

Lo curioso, a la par que triste, es que los dos españoles que participaban en The Players han tenido un final parecido, aunque con 67 hoyos de diferencia. Si Gonzalo Fernández Castaño se quedó fuera del corte por el ocho que firmó en el par 3 del hoyo trece -que era su cuarto hoyo porque había salido del 10-, después de irse dos veces al agua, Sergio cedió sus posibilidades de triunfo en el hoyo 17, cuando su bola se fue al agua, igualmente, por dos veces,, para firmar un siete. Claro que la diferencia es mucha, la que va de no pasar el corte aunque sea con +1, y por solo un golpe, a tirar al agua la victoria, a falta de dos hoyos.

El caso es que el corte, establecido, con ochenta jugadores, en el par, ha sido un castigo para jugadores como Phil Mickelson, Rickie Fowler, Justin Rose y otras muchas figuras, entre ellas Derek Ernst, el joven rookie ganador de la pasada semana en el Wells & Fargo de Carolina del Norte.

En cuanto a Roberto Castro, el hispano al que le sonó la zampoña (flauta peruana. Ver más información bajo estas líneas, en la Crónica de la primera ronda) cuando firmó un 63 el jueves 9, que igualaba el record del campo, finalizó decimonoveno (-5).

LA TORMENTA DEJÓ LA TERCERA RONDA SIN TERMINAR

La fuerte tormenta prevista para la tarde del sábado 11 obligó a los responsables de The Players en Ponte Vedra Beach, Florida, a suspender la jornada hacia las cuatro de la tarde, hora local. Cuando los jugadores volvieron al campo horas después, no pudieron terminar la jornada a la que el ocaso dio un inesperado líder, el joven sueco David Lingmerth (-12) que dejó la vuelta en el hoyo 17, con dos golpes de ventaja sobre tres jugadores empatados (-10), Sergio García y Tiger Woods, que tuvieron que irse en el hoyo 14 y otro sueco, Henrik Stenson, que tuvo que hacerlo en el 16.

Las espadas seguían en alto y el domingo a primera hora se disputó lo que quedaba de la tercera ronda.

CRÓNICA DE LA SEGUNDA JORNADA

SERGIO Y TIGER PARTIDO ESTELAR

Sergio García, con una soberbia tarjeta de 65 golpes, 7 bajo el par 72 del TPC Sawgrass, en Ponte Vedra Beach, Florida, se colocó líder a falta de dos jornadas en The Players, el Quinto Grande, que ya ganó en 2008. Esos 7 golpes bajo par del viernes 10, sumados a los 4 logrados el jueves 9, le colocan (-11) a la cabeza del torneo, con un solo golpe de ventaja sobre Tiger Woods (-10), con quien compartirá partido estelar el sábado 11 de mayo.

La otra cara de la moneda la vemos en Gonzalo Fernández Castaño que, con +1, no ha podido pasar el corte, establecido, con ochenta jugadores, en el par, como tampoco lo han hecho otros de la categoría de Phil Mickelson. El madrileño (75, 70) ha jugado un estupendo torneo y solo el lunar del quíntuple bogey en el hoyo 13, par 3, en la primera ronda, le ha dejado fuera del fin de semana, igual que Rickie Fowler.

En cuanto a Roberto Castro, el norteamericano de origen latino que igualó el record del campo con sus 63 golpes del jueves, demostró el viernes que las flautas, aunque sean zampoñas peruanas -su padre es de Perú y su madre de Costa Rica- no suelen sonar dos veces seguidas. En la segunda vuelta, aunque comenzó con un birdie, Castro no tuvo la fortuna de la primera y su tarjeta de 78 golpes le dejó en un -3, en el puesto trigésimo, empatado, entre otros, con Luke Donald.

CRÓNICA DE LA PRIMERA JORNADA

A Roberto Castro (-9) primer y sorprendente líder en The Players, le sonó la zampoña. Rory McIlroy, a tres golpes

Roberto Castro (-9), norteamericano de origen latino, nacido hace 27 años en Houston, Texas, de padre peruano y madre costaricense, es el sorprendente líder en Ponte Vedra Beach, Florida, tras la primera jornada en The Players, el Quinto Grande.

(En la imagen, bajo estas líneas, Roberto Castro, primer líder en The Players, junto a la estatua que simboliza la "Trampa del Oso" del PGA National's Champions Course, en Palm Beach Gardens, en Florida, lugar en el que se disputa el Honda Classic y donde el norteamericano no pasó el corte esta temporada).

El pelirrojo Castro que tiene dos hermanos pequeños que también son golfistas y que juega su segundo año en el PGA Tour, lleva disputados catorce torneos en 2013, con siete cortes pasados y solo un puesto en el top 20. En su debut en The Players, el jueves 9 de mayo, ha firmado una tarjeta de 63 golpes, un eagle y siete birdies, tres de los cuales para terminar la vuelta, en los hoyos 16, 17 y 18, lo que le permite empatar el record del TPC Sawgrass, donde se celebra el torneo. Y todo gracias a que no solo le ha sonado la flauta, sino la zampoña (*) que no es una flauta tradicional en Perú y otros países andinos, sino varios tubos sonoros unidos, es decir varias flautas. Habrá que esperar a la segunda ronda para saber si la zampoña sigue sonando en los greenes de Sawgrass. Unos greenes que durante la primera ronda han recibido como "madres" a las bolas que enviaban los jugadores, ya que debido a las lluvias, el campo está blando y, menos complicado que en otras ocasiones. Tampoco el viento hizo de las suyas con lo que los jugadores han podido hacerle muchos birdies y firmar abundantes tarjetas bajo el par 72.

De las "facilidades" que ha dado el TPC de Sawgrass en la primera ronda, da cuenta el hecho de que 67 jugadores, de los 145 participantes, han bajado del par y que el marcador refleja más un resultado de suma de cuatro días que de una sola tarjeta.

En la seegunda posición, aparecen (-6), McIlroy y Zach Jhonson, a 3 golpes del líder y ya en la cuarta plaza figuran empatados seis jugadores (-5), a cuatro golpes de Castro, entre los que está, cómo no, Tiger Woods, al que un inoportuno bogey en el hoyo 18, le dejó sin poder empatar en el segundo puesto. 

Sergio García y Gonzalo Fernández Castaño representan la cara y la cruz de la escasa participación española. Sergio, como casi siempre, aparece en los primeros lugares y en esta ocasión es décimo, junto con otros seis jugadores, con cuatro golpes bajo par, empatado con Padraig Harrington que desde que utliza el belly putter parece que ha mejorado en los greenes. ¡A buenas horas, cuando la USGA y St Andrews lo quieren prohibir!

En cuanto a Fernández Castaño, su comienzo fulgurante, con salida en el hoyo 10 y birdies en el 11 y el 12, se fue pronto al traste con un ¡OCHO! en el hoyo 13, el par 3 más largo del recorrido. Luego otros dos birdies en el 16 y el 1 y un doble bogey en el 5, par 4. En total, una tarjeta de +3 que le ponen -en el lugar 113- muy difícil el corte, a no ser que haga un extraordinario recorrido el viernes. Esperemos que sea así.

En cuanto a Phil Mickelson, su tarjeta ha sido muy irregular y le deja en el puesto 68, al par, rozando el corte previsto para el final de la ronda del viernes.

……………………..

* La zampoña (en la imagen inferior) es un instrumento de viento compuesto de tubos huecos uno de cuyos extremos se va tapando con los dedos, y de los que salen aflautados por la agitación del aire. Es un instrumento que emite un sonido muy relajante, con escasas alteraciines y muy parecido al silbido de un pájaro

No debe confundirse con la zanfona o zanfoña , un instrumento de cuerda que se tocaba en el norte de España y que se asemeja a un violín mecánico en el que varias cuerdas vibran por la fricción de una rueda con resina (situada en la caja de resonancia) que gira gracias a un manillar. (Fuente: wikipedia)

 
 
 
 

LOS MEJORES DEL MUNDO EN EL QUINTO GRANDE

Los 145 mejores jugadores del mundo están en Ponte Vedra Beach, Florida, para disputar, del 9 al 12 de mayo, The Players, el denominado Quinto Grande. De Tiger Woods, el número 1, a Phil Mickelson  que viene de jugar su mejor golf en el Wells Fargo de Carolina del Norte la pasada semana, pasando por Rory McIlroy que tiene que demostrar que sigue entre los buenos, a pesar de sus malos resultados esta temporada, Luke Donald, otro que tampoco anda fino, Lee Westwood, Bubba Watson o el joven ganador del Wells Fargo, Derek Ernst, que juega en este su año de Rookie en el PGA Tour, su primer "Grande", aunque sea el quinto.

Todos los participantes intentarán la victoria y lo importante de este campeonato, como todos los de golf, es que cualquiera de los 145 pueden ganar. Incluidos, por supuesto, Sergio García y Gonzalo Fernández Castaño, mínima, pero interesante, representación española.

A pesar de que se le conoce como el Quinto Grande, este The Players tiene más dinero en premios que los otros Cuatro Grandes. Concretamente, 9.500.000 $, millón y medio de dólares más que los Majors tradicionales y, más incluso, que los WGC Championships, que reparten 8.750.000 $. Está claro que, aunque no tenga el prestigio del Open Championship o de los tres restantes, a The Players, además de por el dinero, no hay ningún profesional que le haga ascos.

Tiger Woods, que lleva varias semanas de descanso/entrenamiento, y tres torneos ganados en esta temporada, jugará las dos primeras rondas con Matt Kuchar, defensor del título y Brandt Snedeker. En cuanto a los españoles, Sergio García tendrá como compañeros, en el partido siguiente al de Tiger, a Luke Donald y K. J. Choi. Fernández Castaño jugará con el joven danés Thorbjorn Olesen y el norteamericano de origen hispano, Martin Flores.

¡SUERTE, VISTA… Y A LA BOLA!

TPC SAWGRASS, EN PONTE VEDRA BEACH (FLORIDA)

El campo donde se disputa The Players, el TPC Sawgrass, es un par 72, complicado, aunque los greenes estarán en mejor estado que los de Carolina del Norte, con un par 3 emblemático (ver foto bajo estas líneas). Se trata del hoyo 17, par 3 en isla, de tan solo 125 metros, pero que obliga a los jugadores a tener muy buena puntería para no irse al agua. El diseño del campo es de Pete Dye y Alice Dye, creado en 1980 y tiene una longitud de 6.500 metros.

No es posible comentar.