Rimas

Romance de Severiano Ballesteros: Su vida por una Ryder

Y el ganador es… Faltan muy pocas horas para que a mediodía del martes 17 de mayo se hagá público en Wentworth Club, cerca de Londres, el nombre de la nación que organizará la Ryder Cup 2018. España, que compite con Francia, Portuga, Alemania y Holanda está entre las favoritas.
Tras la muerte de Severiano Ballesteros, que apadrinaba la candidatura española, los homenajes del mundo del golf no cesan de producirse. El miércoles 11 de mayo, el mismo día en el que sus cenizas reposaron en el magnolio de su casa de Pedreña, junto al par tres donde dio sus postreros golpes, su hermano mayor, Baldomero, hizo públicamente la petición a los responsables de la Ryder Cup: "que la Ryder venga a España en 2018 sería el mejor homenaje que se le podría hacer a Seve".
En la misma línea, varios de los golfistas europeos con más peso, como Harrington, McIlroy o Paul Lawrie se han mostrado partidarios, como muchos de sus compañeros, de que el European Tour debería cambiar su logotipo actual por el clásico y conocido de Seve elevando el puño derecho en señal de triunfo.
Thomas Levet, el jugador francés fue el que tuvo la idea y envió, a título personal, una propuesta formal al European Tour.
Según Harrington, ganador de dos Open Británicos consecutivos, "los profesionales estamos de acuerdo en  que la de Seve sea la imagen del Circuito Europeo. No estoy seguro de quién es la que está ahora* en nuestro logo, pero tendría que ser sustituido por la imagen de Seve".
Es posible que en la reunión del Comité de Jugadores, que se celebrará durante el próximo Open Británico, se aborde el asunto. En cualquier caso, parece un tema en el que están de acuerdo todos los jugadores europeos, tal y como aseguraron Chema Olazábal y Colin Montgomerie en su rueda de prensa en Pula Golf, en Mallorca, al comienzo del Iberdrola Open, el jueves 12 de mayo.
Pero el mejor homenaje que se podría hacer a Severiano, es el de los  responsables de la Ryder Cup Europe, con Richard Hills a la cabeza. Creo que no se entendería que, tras la muerte de Seve, no se decidieran por España, por Madrid, y por el campo de Tres Cantos, que se construiría especialmente para el Desafío Ryder, como ciudad organizadora de la Ryder 2018.
De esta forma, Severiano Ballesteros, como el Cid, ganaría su última batalla desde el más allá**. Con un pie como este, no hay mejor coyuntura para el romance de Basilio Rogado, en homenaje a Seve:
*Padraig Harrington sí sabe, porque el tema ya fue polémico en un torneo del Volvo Masters de Valderrama, que la imagen del logotipo del European Tour es la de Harry Bardon y que ya es hora de cambiarla"
** Baldomero Ballesteros hizo la referencia al Cid Campeador, cinco días después de que Basilio Rogado escribiera su romance aludiendo a la misma situación histórica.
Severiano Ballesteros
por Seve más conocido,
golfista de los primeros
el más Grande que ha nacido,
porque ni el Oso ni el Tigre
al León nunca han vencido.
Te marchas de nuestro lado
y tanto lo hemos sentido
que solos hemos quedado,
muy tristes y deprimidos,
porque al mayor defensor
del deporte, hemos perdido.
II
De los golfistas se ha muerto
el padre mejor querido,
y aunque en ciertas ocasiones
hubiéramos discutido
siempre el mismo ganador,
el golf, salía enriquecido.
Gracias a ti, Severiano,
pionero reconocido,
el golf es hoy lo que es,
un deporte difundido
a pesar de los que opinan
que es deporte enriquecido.
Porque el golf es para todos,
pobres, ricos y bajitos
y hasta ancianos incluidos
pues lo pueden practicar
cuando ya han envejecido.
III
Tú te has ido a los cincuenta
y tendrías que haber seguido
con tu tarea muchos años
para inculcar en las gentes
un amor tan deportivo
como es el amor al golf,
un deporte tan amigo
que no te abandona nunca
aunque se porte contigo,
en algunas ocasiones,
como si fuera enemigo.
IV
Con Seve en el Paraíso
llega su último servicio:
su vida por una Ryder,
homenaje merecido
que los que mandan en esto
deberían tener previsto.
La Ryder para Madrid,
como él habría querido,
Tiene que ser ahora o nunca,
unidos en un quejido,
todas las banderas juntas
y el corazón encogido.
El mundo del golf le debe
su mayor deseo pedido:
que la Ryder venga a España,
que Madrid sea el destino
donde América y Europa,
rivales que no enemigos,
se disputen en el campo,
con Seve como testigo,
el honor de una batalla
que ganara el fallecido:
vencer después de morir
como si el Cid redivivo,
en busca de la victoria,
cabalgara decidido.
la Ryder del desafío
no tendría mejor destino
y así ganaría Seve
su último gran partido.
No es posible comentar.