Rimas

Romance: Cristiano Ronaldo, por un puñado de euros

(La imagen de Cristiano Ronaldo es del archivo de Wikimedia Commons).

ROMANCE: POR UN PUÑADO DE EUROS

Hace varias semanas (ver el apartado Rimas de esta misma página web) Basilio Rogado escribió un romance sobre la tristeza del golfista Sergio García, que le llevaba dando tumbos de un lado para otro durante toda la temporada. Sergio, madridista de pro, imagino que sabrá ya que es lo que le ha producido a Cristiano Ronaldo la tristeza que le invade. Por si no conoce la razón, en este romance se dan algunas pistas.

I

¿Con cuántos millones más

sonreiría a la afición

ese cretino de blanco

Cristiano que es de nación,

portugués de nacimiento

y por euros, español?

¿Cómo puede estar tan triste

ese mago del balón

que gana cada semana

mucho más que un ruin millón?

Nadie duda que Ronaldo

nacido para campeón,

es todo un gran futbolista,

pero le falta un hervor

ya que, como ser humano,

ejemplo de presunción,

es soberbio, vanidoso

y un poquito perantón

-y que conste que es con “erre”

y no con la “de” de don-.

II

Claro que el susodicho

sale clavado al patrón

que su jefe don Mourinho

sigue con cada actuación.

¡Qué no se siente querido!

asegura, sin pudor,

aquel que a final de mes

se gana pan y jamón.

Claro que por lo que corre,

por darle fuerte al balón

y por meter muchos goles

fruto de esfuerzo y sudor

debería ganar el doble,

según piensa su mentor

que con aumento de sueldo

tendría más comisión,

lo que nunca viene mal,

aunque ya cobre un montón.

III

El rácano de Florentino

que no ve televisión

aún no se ha enterado

del tremendo subidón

que experimentan los precios

al volver de vacación.

Con la subida del IVA

y mayor tributación,

A Cristiano no le llega

para pagar el pastón

que le cuestan los cochazos,

el chalé y la subvención

que con generosidad,

altruismo y devoción

reparte entre los banqueros

para evitar la inflación

y el rescate que de Europa

nos llega sin remisión.

IV

Pero no solo el dinero

tiene triste al jugador.

Parece que se ha enfadado

porque el Premio al Mejor

Futbolista del momento

no se lo han dado al “Señor”

sino a un joven de Albacete,

Iniesta por alusión

y de nombre don Andrés,

deportista emprendedor,

que ha llevado a Fuentealbilla,

vino y denominación,

da trabajo a los paisanos

y goza de admiración.

Iniesta sí que es querido,

y que lo diga la afición.

Además de meter goles

es humilde y bonachón

y se merece ese Premio

igual que el otro anterior

que se lo dieron a Messi,

también del Barça, interior.

V

Y por eso está enfadado

nuestro ilustre encantador

de serpientes venenosas,

celoso de profesión,

al que, además de los euros,

hay que darle comprensión:

mimos y monerías

que espera con delectación

el Cristiano de la historia

que se convierte en bufón

cuando con su solo arte

puede ser el campeón

que necesita el Madrid

y no tiene imitación.

Pero el duende de los celos

que anida en su corazón,

ora Messi, ora Falcao,

ora Iniesta, ora pro nos,

se le ha vuelto a aparecer.

VI

Cristiano, el guapetón,

sin el menor embarazo,

al espejo preguntó,

igual que la bruja mala

de la infantil narración:

¡oh espejito, espejito!

dímelo tú por favor:

¿Hay alguien en este mundo

que sea mejor que YO?

Y el espejo muy ufano

con la verdad respondió:

tú antes eras el primero,

ahora el primero, soy YO.

No es posible comentar.