Torneos

Bryson DeChambeau (-6) arrasó en el US Open. Rafa Cabrera y Jon Rahm (+10), vigesimoterceros

Resultados completos

Bryson DeChambeau (-6) fue el brillante vencedor del US Open 2020,que finalizó el domingo 20 de septiembre, perteneciente ya a la temporada 20/21, y el único jugador que le ganó al temible West Course del Winged Foot G.C. (par 70), en Mamaroneck, Nueva York).

Con cuatro tarjetas de 69, 68, 70 y 67, ninguna por debajo del par del campo, DeChambeau, con su nueva imagen y 18 kilos de peso más que hace un año, y sus hierros, todos de la misma longitud que el hierro seis, ha cambiado la forma de jugar y se ha conquistado el US Open, con seis golpes de ventaja sobre su compatriota norteamericano Matthew Wolff (66, 74, 65 y 75) que acabó al par del campo.

DeChambeau, que, además patea con un putt más largo de lo normal y lo apoya en el antebrazo izquierdo, fue el que mejor entendió los complicados greenes del Winged Foot, lo que fue fundamental para conseguir su séptima victoria en el PGA Tour y, de hecho, su primer Major.

A sus 27 años, el jugador nacido en Modesto, California, se licenció en Ciencias Físicas en la Universidad de Dallas y es un estudioso del golf, lo que le ha valido el sobrenombre de ·»El Científico», con el que le conocen sus compañeros.

«UN TRABAJO MUY DURO»

Al final de la prueba, DeChambeau, que se sirvió de sus conocimientos matemáticos para preparar sus golpes, reconoció que había hecho un trabajo muy duro en lo referente a su físico, sobre todo durante el confinamiento, cuando aumentó casi diez kilos, añadidos a los otros diez que ya había ganado. En lo que se refiere a kilos, pero dólares, el californiano se embolsó más de dos kilos, de los 12.500.000$ que se repartieron en premios.

En cuanto al partido estelar con Wolff, DeChambeau dijo: «a partir del hoyo 9 empecé a pensar en la posibilidad de victoria, y me frené para decirme que tenía que ir golpe a golpe y concentrarme en hacerlo lo mejor posible en cada uno de ellos».

Al recoger el trofeo, DeChambeau reconoció el honor que supone unirse a los 27 años a los legendarios Jack Nicklaus y Tiger Woods como los tres únicos jugadores de la historia que han conquistado la liga universitaria, el US Amateur y el US Open durante su carrera.

En cuanto a Wolff, que tiene 21 años y produce un extraño movimiento de su rodilla izquierda antes de iniciar el swing, ha sido uno de los jugadores más jóvenes en liderar un US Open después de tres rondas. Nacido en California y licenciado por la Universidad de Oklahoma State, ésta era su primera participación en el US Open. En su segundo año en el PGA Tour, Wolff ya tiene una victoria en el Circuito, fue en 2019, en el 3M Open, donde(-21) derrotó, precisamente, a Bryson DeChambeau y Collin Morikawa.

Al referirse a su compañero del partido estelar Wolff reconoció: «cuando lo ves de cerca, te das cuenta de que lo que está haciendo Bryson es excepcional».

Tercero fue el sudafricano Louis Oosthuizen, de 37 años que finalizó +2, con tarjetas de 67, 74, 68 y 73.

JON Y RAFA QUISIERON, PERO NO PUDIERON

La actuación de los dos españoles que pasaron el corte en el West Course del Winged Foot G.C. (par 70), en Mamaroneck, Nueva York, ha tenido su cara y su cruz. El +2 acumulado de Rafa Cabrera y su octava plaza antes de la ronda dominical, no dejaba de ser una magnífica noticia, a pesar de sus cuatro golpes sobre el par del campo el sábado 19.

El canario (68, 70, 74 y 78) que no llevaba una buena temporada tras la vuelta del golf a la competición, firmó dos magníficas tarjetas en las dos primeras rondas y, con su juego regular y cogiendo muchas calles desde el tee, se colocó en los puestos de cabeza. Lástima que la tercera jornada, con el campo cada vez más complicado, bajó varios puestos, y peor aún, que en la cuarta jornada con sus 8 golpes sobre el par del campo le hicieran terminar en el puesto 23 (+10), empatado con Jon Rahm y otros cinco jugadores.

Rahm (69, 72, 76 y 73) no empezó mal y los aficionados esperaban una reacción del vasco, tras las dos primeras rondas, que no solo no llegó, sino que se tradujo en una tercera tarjeta de seis sobre el par del campo, que no dejó satisfecho ni a los seguidores españoles, ni al propio Rahm, que no pudo ofrecer su mejor juego. Luego, en la cuarta jornada, Jon se recuperó durante la cuarta ronda, pero dos bogeys en los hoyos 14 y 15 y el doble bogey para terminar en el 18 con 73 golpes, le dejaron empatado (+10) en el citado puesto 23.

Rahm llegaba a Nueva York en buen momento, con dos victorias esta temporada, pero es conveniente recordar que la competencia era máxima; en Winged Foot estaban los mejores del mundo, con la ausencia de Brooks Koepka -ganador en 2017 y 2018- que se ha retirado de la convocatoria por lesión.

De los favoritos destaca el sexto puesto (+5) de Dustin Johnson, el número 1 del mundo y el octavo (+6) de McIlroy y Justin Thomas.

TRES ESPAÑOLES FUERA DEL CORTE

De los cinco españoles participantes solo Cabrera y Rahm pasaron el corte, establecido en +6 y que superaron 62 jugadores. Las dos primeras rondas han dejado fuera a jugadores tan importantes como Tiger Woods, Phil Mickelson o Sergio García, además de los españoles Adrián Otaegui (+10), Sergio García (+15) o el amateur Eduard Rousaud (+21). (Ver más información en esta misma página web.

(Pueden estar contentos en Valderrama, ya que el US Open se ganó con 6 golpes bajo el par del Winged Foot en Nueva York, a pesar de las dificultades que la USGA les puso a los jugadores participantes. Mientras, el Andalucía Masters se ganó, a primeros de septiembre con dos golpes sobre el par del campo. Así que en Valderrama mantienen el honor de preparar el recorrido para un torneo de 1.250.000€ con muchos más problemas que el de Winged Foot, donde se disputaba un Major dotado con 12.500.000$ en premios, de los que más de dos millones han sido para el ganador. La victoria en Nueva York fue para el número 9 del mundo y la de Valderrama para el jugador 230 del ranking mundial. ¡¡Enhorabuena!!)

No es posible comentar.