Torneos

Phil Mickelson (-3) ganó su primer Open Championship en Muirfield. Miguel Ángel Jiménez, decimotercero (+5)

 

 

Ver resultados y clasificación del Open Championship

 

Al final lo consiguió. Phil Mickelson, gracias a su PROFESIONALIDAD * y CONSTANCIA*, ganó su primer Open en la edición 142 de este British, «que no creí nunca que iba a poder ganar». Y no solo lo hizo, sino que fue el único jugador que le ganó a los links de Muirfield (par 71) con un total de tres golpes bajo el par del complicado campo escocés.

 

*PROFESIONALIDAD porque Mickelson ha sido el único jugador del Circuito Americano -al margen de dos o tres compatriotas que «cayeron» por allí, que vino a Europa una semana antes del Open Championship. Llegó a Escocia, jugó el Scottish Open… y ganó. Además, se acostumbró al jet lag, tomó contacto con el clima, con los grennes, con la «comida escocesa»  y se plantó en Muirfield con los deberes hechos y con el respeto que requiere la participación en un Open Championship. Los demás no lo hicieron y bien que lo pagaron. A ver si aprenden para otra ocasión.

 

*CONSTANCIA porque en sus declaraciones tras la victoria Mickelson reconoció que, a sus 43 años, «no estaba muy seguro de poder ganar nunca el Open». Así de sincero. Lo ha intentado una y otra vez y el Major Europeo se le resistía tanto como lo hace el US Open. De los cinco Grandes que tiene el zurdo de San Diego, tres son Chaquetas Verdes, uno, el PGA Championship y el quinto, este de Muirfield.

 

NO ES COMO EMPIEZA

 

Un torneo de golf se puede perder en la primera jornada, pero se gana en la cuarta. Mickelson no empezó mal el 18 de julio, con una tarjeta de 69 golpes. Siguió con dos malas vueltas de 74 y 72 golpes… pero terminó con una de 66, seis bajo el par 71 del campo, que le hicieron recuperar los golpes perdidos y terminar como único jugador que le ganaba a Muirfield y que con tres golpes bajo par lograba el ansiado título y el premio correspondiente a esos 5.250.000 libras que repartía en premios el tercer Major del año.

 

La segunda plaza, al par, fue para el sueco Henrik Stenson, que ha vuelto a su buen juego de hace varios años, después de un tiempo de sequía. La tercera posición (+1) fue para Ian Poulter, Adam Scott y Lee Westwood. Westwood fue líder durante toda la primera vuelta y parte de la segunda pero en los últimos hoyos, igual que Scott, cometió una serie de errores que le dejaron fuera de la cabeza.

 

Tiger acabó (+2) sexto, empatado con su compatriota Zach Johnson, líder durante varios hoyos en este torneo, y el joven Hidaki Matsuyama. Al japonés le pusieron  el sábado un punto de penalidad por juego lento, así que habría acabado tercero empatado, si no hubiera sido por el exceso de celo de algunos árbitros.

 

No digo que no fuera justa la sanción al japonés, pero es muy raro que Hidaki haya sido el único que mereciera una penalización por juego lento, cuando ha habido muchos partidos en los que también se ha perdido tiempo. Pero claro, es muy fácil penalizar al niño chino Guan, de catorce años, y ahora a un japonés veinteañero. ¡Qué curioso! Es posible que los relojes en Oriente vayan más rápido que en Occidente. ¡Magníficos árbitros! ¡»Bien armados, incluso físicamente»! como dijo el presidente de la RFEG, Gonzaga Escauriaza, cuando alabó la sanción que John Parramore le puso al niño chino Guan Tianlang en el pasado Masters de Augusta.

 

LOS ESPAÑOLES: EL VETERANO MIGUEL Y EL NOVATO EDUARDO

 

Miguel Ángel Jiménez (68, 71, 77 y 73) llegó a liderar el torneo después de dos jornadas. A pesar de su tendinitis en el codo, de su maltrecha rodilla y de sus… 49 años. La tercera ronda fue su perdición y en la cuarta, con dos golpes más, tuvo que conformarse con ser decimotercero (+5) y, eso sí, una vez más el PRIMER ESPAÑOL. ¿Dónde está la generación que le sigue? Ni está, ni se la espera… por ahora.

 

Y es que la renovación viene de Eduardo de la Riva, que ya es treintañero, rookie en el European Tour y rookie en los Majors. Sus cuatro tarjetas de 73, 73,75 y 69, evidencian el pago de la novatada y una cuarta jornada bajo par «que es lo que yo estaba deseando al empezar el domingo» que le llevó hasta el puesto decimoquinto (+6). No le sirve para asegurar una plaza en el Open 2014, pero sus cinco birdies, conseguidos en la segunda vuelta, la más difícil, durante las cuatro jornadas, además de su eagle del domingo en el hoyo 9, hacen que su participación se salde con un notable alto.

 

En el puesto 21 terminaron empatados (+7) Sergio García (75, 73, 68 y 75) y Rafa Cabrera Bello (67, 74, 76 y 74). El de Castellón resurgió en la tercera jornada, pero apenas fue un breve y veloz vuelo; el canario, sin embargo, probó las mieles de los puestos de cabeza, pero sus dos últimas vueltas le devolvieron a la cruda realidad.

 

Por último,  Gonzalo Fernández Castaño ha sido la gran decepción. Terminó en el puesto 54 (+11), con una buena primera tarjeta y una decepcionante el segundo día: 70, 79, 73 y 73.

 

Pasaron el corte -establecido en ¡¡¡+8!!!-  un total de 84 jugadores, 69 más los empatados. Entre los que se quedaron fuera, Álvaro Quirós… y Rory McIlroy y Luke Donald entre otros. ¡Ya vendrán tiempos mejores!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CRÓNICA DE LA TERCERA RONDA

SOLO TRES JUGADORES BAJO EL PAR

 

 

Después de tres jornadas en The 142 Open Championship, en Muirfield, solo tres jugadores están bajo el par 71 del complicado links escocés, situado al sur de Edimburgo. Lee Westwood (-3), es líder con dos golpes de ventaja sobre Hunter Mahan, con el que jugará en el partido estelar de la última ronda, el domingo 21 de julio. Empatado con Mahan (-1), Tiger Woods tendrá como compañero/rival al australiano Adam Scott, que siglle en la compañía de Steve Williams, el caddie anterior del Tigre, al que este despachó con cajas destempladas tras su conflicto matrimonial de 2009. Las finales están servidas, si es que en las otras partidas no sale algún tapado, que bien podía ser uno de los tres españoles que ocupan puestos en el top 20, o cualquiera de los perseguidores. Hay que tener en cuenta que en Muirfield puede pasar cualquier cosa y no solo el bogey, sino el doble, o el triple, acecha en cada recodo de cualquiera de los 18 hoyos.

 

Westwood (72, 68, 70) busca su primer Grande. ¿Eso puede causarle ansiedad? ¿Quién sabe? El inglés es capaz de meter un putt de más de treinta metros, serpenteando por la calle del 5 (par 5) hasta llegar al hoyo, o de fallar uno de medio metro tres hoyos después. El problema es que detrás tiene a Tiger (69, 71, 72), a solo dos golpes y la ventaja, es que no juega con él, sino con Hunter Mahan, ya que, a pesar de haber terminado empatados (-1), Mahan entregó la tarjeta antes que el Tigre y formará pareja con Westwood.

 

En cuanto a los españoles, tanto Sergio García como Miguel Ángel Jiménez (+3) son undécimos y no están a mucha distancia, no ya de la cabeza, sino del top ten, e incluso del «podio». En la jornada del sábado, el castellonense, sin ningún tipo de presión, a sabiendas de que su +6 después de dos rondas, no tenía ninguna posibilidad, jugó el golf que sabe y pateó con habilidad y fortuna, lo que le había faltado anteriormente, y firmó un 68 (-3), la mejor vuelta de la jornada, junto a las de Hunter Mahan y Richard Sterne, que habían jugado por la mañana.

 

El caso es que su -3 del sábado, sumado a los 75 y 73 golpes de los dos primeros días, llevaron a Sergio del puesto 48 al undécimo y… a empatar con Miguel Ángel Jiménez que, con una tarjeta sabatina de 77 golpes (+6), descendió desde el liderato al puesto once, empatado con García (+3). ¡Quién lo iba a decir!

 

En cuanto a Rafa Cabrera, que estaba el viernes en -1 en la sexta posición, ha pasado al puesto 18 (+4), con su tarjeta de 76 en la tarde del sábado. En cualquier caso, también tiene opciones, posiblemente no de ganador, pero sí de acabar en el top ten.

 

Los otros dos españoles que quedan en liza tampoco tuvieron un buen día.Eduardo de la Riva, con su objetivo de pasar el corte cumplido, sumó cuatro golpes más al +4 de las dos primeras rondas y es el 46, y Gonzalo Fernández Castaño, del cual se esperaba más, sobre todo después de su primera tarjeta de 70 golpes, es el 51 (+9).

 

El campo cada vez se muestra más complicado, los greenes muy duros, sobre todo para los que juegan en último lugar que, aunque son los mejores, encuentran el campo muy machacado por los jugadores que, en número de 84 pasaron el corte establecido en +8.

 

 

 

 

 

CRÓNICA DE LA SEGUNDA JORNADA

 

¡¡¡Jiménez (-3), líder del Open en  Muirfield!!! Tiger, Westwood, Stenson y Johnson, a un golpe. Rafa Cabrera (-1), sexto

 

 

 

Han transcurrido dos jornadas veraniegas en los links de Muirfield, al sur de Edimburgo, donde se disputa The 142 Open Championship, y Miguel Ángel Jiménez, que ha firmado dos tarjetas de 68 y 71 golpes (-3), es líder con un golpe de ventaja sobre Henrik Stenson, con quien jugará el partido estelar del sábado 20 de julio, Tiger Woods y Lee Westwood, que será el dúo anterior, y Dustin Johnson. Tras ellos, en sexta posición (-1), a dos golpes, otros tres jugadores, los dos Cabrera, el Bello, español, y el rocoso argentino, empatados con el único representante escocés que figura en el top ten, el emigrante Martin Laird que ha vuelto a su tierra desde sus «dominios golfísticos» en el Circuito Americano y Zach Johnson, que fue líder durante casi toda la segunda ronda.

 

En total, solo nueve jugadores han podido ganarle al campo de Muirfield, par 71, seco y duro como lo prepara la naturaleza, ya que no llueve y hace sol, como si aquello fuera Málaga, y hasta los bañistas se atreven con los 11 grados del agua marina, que tiene tanto peligro como los greenes andantes de los links escoceses.

 

Y en la décima posición, el único jugador al par, el norteamericano, Ryan Moore. Undécimos son otros nueve jugadores empatados (+1), entre los que se encuentran el veterano Mickelson y el jovenzuelo Jordan Spieth, novato en esto de los Majors y que se ganó el puesto en el tee de Muirfield gracias a su victoria de la pasada semana en el John Deere Classic de Illinois. Con ellos, Adam Scott, Darren Clarke, Ian Poulter, Charl Schwartzel…

 

Y ya, a partir de la vigésima posición, el resto de competidores que han pasado el corte establecido en ¡¡¡+8!!! hasta un total de 84 jugadores, 69 más los empatados.

 

Entre esos 84 figuran cinco de los seis españoles que iniciaron el jueves 18 esta 142 edición The Open Championship, antes British. A los dos ya citados, que están en el top ten y bajo par, con el Pisha en todo lo alto, a pesar de que hace los estiramientos en el campo de prácticas con el puro en la boca, a pesar de que tiene 49 años y, según dicen sus compañeros, parece que tiene 59, pero juega como si tuviera 29… y, a pesar, sobre todo, de tener su rodilla derecha «al 80 por ciento», según propia confesión, y el codo, derecho también -¿cómo iba a ser otro si es de izquierdas?- maltrecho, con una tendinitis -codo de golfista- que le produce dolor al golpear, por lo que lleva una abrazadera sujetándole el brazo derecho… Pues a pesar de todo, el Pisha, que por las noches cena copiosamente, con su vinito de Rioja y se fuma un puro antes de irse a la cama, es el líder este Major, considerado por muchos como el mejor torneo del mundo y que está dotado con 5.250.000 libras.

 

BIEN POR DE LA RIVA

 

Pues, a los dos ya citados, insisto, hay que añadir a Eduardo de la Riva, un rookie en el European Tour al que ha llegado este año desde la Escuela de Clasificación -aunque ya tenía alguna experiencia en el Circuito- y que se clasificó para el Open en una de las previas, en África, y que no solo se ha metido en el fin de semana, sino que, en el puesto 34 (+4), es el tercero de los seis españoles participantes. De la Riva, además, con dos tarjetas de 73 golpes cada una, ha hecho cuatro birdies, y los cuatro, tres el primer día y uno el segundo, por los últimos nueve hoyos, que son los más difíciles del recorrido de Muirfield. 

 

En posiciones más atrasadas quedaron Sergio García (75, 73) con seis golpes sobre par y malas sensaciones -según sus propias declaraciones-, que ocupa el puesto 48 y en el pelotón de los 60, Gonzalo Fernández Castaño (+7), que estuvo bien el primer día (70) y mal el segundo (79).

 

Una vez más. Álvaro Quirós (-9) se quedó a las puertas. Igual que les sucedió a dos grandes: Rory McIroy, destrozado (+12) y Luke Donald, incrédulo (+10). Tampoco pasaron el corte Justin Rose ni Matteo Manassero, ni Ricky Fowler…

 

Del partido de las «viejas glorias», solo se salvó de la quema Fred Coupes, que es una gloria que todavía permanece. Sus compañeros de partido, Tom Watson (+11) y Nick Faldo (+15), se divirtieron y se fueron a casa a descansar felizmente el fin de semana.

 

 

 

 

CRÓNICA DE LA PRIMERA JORNADA

 

Rafa Cabrera (-4), segundo en The 142 Open Championship de Muirfield, a un golpe del líder, Zach Johnson

 

 

 

La jornada del 18 de julio empezó bien para los españoles en Muirfield, al sur de Edimburgo, después de que amaneciera un día más español, en lo climatológico, que escocés. Buen tiempo, poco viento y temperaturas que se acercaban a los 30 grados según avanzaban las horas. Al terminar, Zach Johnson era el primer líder (-5), seguido a un golpe por el Cabrera español, no el argentino, y el veterano Mark O'Meara. Pero todo a su tiempo.

 

Y es que el protagonista de las primeras horas en el 142 Open Championship, no fue otro que Miguel Ángel Jiménez. El Pisha, a punto de cumplir los 50, recién salido de una lesión en la rodilla y con una tendinitis en su codo izquierdo, que le obliga a jugar con una sujeción en el brazo para aliviar su dolor, inició la vuelta a las ocho y media de la mañana, hora de las Islas Británicas y en los tres primeros hoyos ya estaba con tres golpes bajo el par 71 del campo. Tres birdies, como tres soles, los que lucirían casi durante toda la jornada en Escocia. Pero aún habría otras dos alegrías, en forma de birdies, en el 5 y en el 9. Total: 31 golpes, 5 bajo el par del campo y líder sin paliativos al final de la primera vuelta. Lástima que en la segunda, más difícil que la ronda de ida, con un parf 5 menos y par 35, las cosas no le fueron tan bien al Pisha. Ningún birdie y dos bogeys, en los hoyos 12 y 16. Al final, un -3 para Jiménez, que acabó la jornada del 18 de julio con -3, en la cuarta posición.

 

Por supuesto, más protagonismo aún tuvo Rafa Cabrera Bello, que salió detrás del Pisha y que fue, poco a poco, haciéndose un hueco en la cabeza del torneo. Con tres birdies en cada recorrido y un bogey en el 9 y otro en el 15, el canario terminó en la segunda posición, empatado con un veterano ganador de Open, Mark O'Meara, el gran amigo de Tiger.

 

ARRIBA Y ABAJO

 

Pero si la buena noticia de la primera jornada de este Open Championship tienen a un malagueño y a un canario como protagonistas, el reverso de la moneda es la actuación de dos compatriotas: un castellonense y un gaditano. Si Rafa y Miguel Ángel son los dos primeros de los seis españoles que están en Muirfield, Sergio y Álvaro son los dos últimos y con algún problema para pasar el corte del viernes 19.

 

Sergio García, que empezó bien con dos birdies, se fue quedando seco de buenos golpes a medida que el links escocés se secaba y sus calles y sus grennes se ponían duros como piedras. Al final, García cayó hasta el puesto 77 (+4), mientras que Álvaro Quirós, a pesar de sus ¡¡¡¡dos eagles en los hoyos 9 y 17 (pares 5)!!!!, terminó el 112 con +6, después de firmar dos birdies, 6 bogeys y ¡¡¡tres dobles bogeys seguidos, en los hoyos 11, 12 y 13.

 

En medio, los otros dos españoles que componen el sexto que viajó al Open 2013: Gonzalo Fernández Castaño, que ocupa el puesto 15 (-1) y que es uno de los veinte jugadores que le ganaron al campo, y Eduardo de la Riva, el rookie que terminó +4 en los primeros nueve hoyos, los más fáciles teoricamente, y que pudo rehacerse en los segundos nueve para terminar en el puesto 47 (+2).

 

LOS GRANDES, VENIDOS A MENOS

Solo tres jugadores de los diez primeros del ranking mundial aparecen entre los veinte que han podido superarle al campo en la primera jornada: Tiger Woods, Phil MIckelson y Brandt Snedeker. Del trio, el primer clasificado es Brandt Snedeker, empatado (-3) en la cuarta posición con Jiménez y otros tres jugadores. En cuanto al Tigre y a Lefty, comparten (-2) la novena posición con otros jugadores entre los que se encuentra el joven de 19 años Jordan Spieth, que viene directamente desde Illinois donde ganó el domingo el John Deere Classic. Llega de viaje, se enfrenta a un campo links, totalmente diferente a los que él juega actualmente y en la primera ronda empata con los dos grandes que, lógicamente, son sus ídolos, Tiger y Mickelson. ¡¡¡¡¡Habemus jugador!!!!!

 

Y de preocupar son los resultados de Rory McIlroy, totalmente fuera de juego, en el puesto 134 y Luke Donald que ha firmado 80 golpes (+9) y ocupa la posición 143.

 

 

 

 

 

 

 

 

CRÓNICA PREVIA

 

Seis españoles: Sergio García, Miguel Ángel Jiménez, Gonzalo Fernández Castaño, Eduardo de la Riva, Rafa Cabrera y Álvaro Quirós, estarán en Muirfield, Escocia, para disputar, del 18 al 21 de julio, The 142 Open Championship, en la cita más importante de la temporada para el golf europeo y mundial.

 

Los mejores jugadores del mundo: desde Tiger Woods («mi hombro ya no me preocupa nada») recuperado de una lesión a Phil Mickelson, ganador del Scottish Open de la pasada semana, pasando por Rory McIlroy, Luke Donald, Justin Rose, Adam Scott, Bubba Watson… lucharán por conseguir el título del que, para muchos aficionados, es el más importante de los Cuatro Grandes que se celebran a lo largo del año.

 

Tiger jugará las dos primeras rondas, a las 14.45 (hora británica) con McDowell y Oosthuizen; Mickelson lo hará a las 9.44 con McIlroy y Matsuyama y García tendrá como rivales/compañeros, a las 14.01, a Westwood y Schwartzel.

 

Desde el domingo 14 de julio ya están entrenando en el campo de Muirfield, donde se celebró The Open en 2002, con la victoria de Ernie Els, la mayoría de los jugadores. Muirfield está situado al sur de Edimburgo y consta como lugar que se jugaba al golf ya en 1744. En 1891 se jugaron los 18 hoyos por primera vez y en 1920, Old Tom Morris diseñó el actual campo. Es un par 71 que estará condiciones de dificultad muy superiores a las del Castle Stuart donde acaba de finalizar el Scottish Open, aunque, como en Escocia, las previsiones del tiempo son buenas y el mayor enemigo de los jugadores en los links, que es el viento, parece que va a dejar competir en las mejores condiciones posibles.

 

El pasado domingo, Gonzalo Fernández Castaño («el campo está seco, los greenes duros y el rough difícil, aunque no imposible») y Rafa Cabrera jugaron 18 hoyos y en los segundos nueve se les unió Rory McIlroy.

 

El lunes 15, Jiménez jugó con De la Riva («para mí es un sueño estar en el Open») y el martes se espera ya a Álvaro Quirós, que llega directamente desde Aberdeeen, donde terminó en una posición regular, entre los treinta primeros, el Open de Escocia.

No es posible comentar.