Torneos

Patrick Reed (-4) «mató» al Blue Monster y ganó el WGC Cadillac de Miami. Jiménez (+3), decimotercero

 

 

Ver leaderboard del WGC Cadillac

 

Iba vestido con pantalón azul oscuro y polo rojo, era el domingo 9 de marzo, y había hecho birdie en tres de los cuatro primeros hoyos del recorrido… Sin embargo, por raro que pueda parecer, no estoy hablando de Tiger Woods, sino de Patrick Reed. Al norteamericano, de 23 años, (-4) no se le atragantó el Blue Monster y se impuso en el el WGC Cadillac Championship, con cuatro golpes acumulados en las cuatro jornadas, bajo el par 72 del campo, aunque solo con un golpe de ventaja sobre su compatriota Bubba Watson y el galés Jamie Donaldson. Los tres fueron los únicos que pudieron superar, después de cuatro jornadas, al nuevo y peligroso Trump National Doral, cuyos abundantes lagos se tragaron más de doscientas bolas, alimento necesario para el nuevo «monstruo» que ha renacido en Miami. Patrick Reed consiguió su tercera y mejor victoria en el Circuito Americano, segunda este año, después de conquistar el Humana Challenge, en la Quinta de California, el pasado enero. Entre los dos torneos, el joven Reed ha sumado más de 2.500.000 $. Antes, el joven tejano nacido en San Antonio, donde la gesta de El Álamo, profesional desde 2011 y en el Circuito norteamericano desde 2012, donde jugó con diversas exenciones e invitaciones, había conocido ya la victoria en el Wyndham Championship, ganando en play off, ni más ni menos, que a otra de las jóvenes estrellas de las nuevas generaciones del golf americano, Jordan Spieth.

 

Reed está casado con Justine Karain, que le ha hecho de caddie en muchas ocasiones, y llevaba a su cuñado Kevin con la bolsa de palos al hombro. El jugador explicó, al final, que se considera justo vencedor «porque he luchado mucho para llegar hasta aquí» y porque «he jugado muy bien toda la semana. Hay buenos jugadores que, al margen de Tiger, son muy buenos y en cuanto a mí, creo que estoy entre los cinco mejores del mundo», añadió Reed.

 

Al César lo que es del César, aunque parezca algo soberbio y poco humilde. Pero la verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero. Para conquistar la gloria mediática, a Reed ya solo le falta ir al gimnasio para bajar unos cuantos kilos y mejorar su aseo personal. El tejano mide 1.83 y pesa 91 kilos, pero parece que unos cuantos de menos no le vendrían mal.

 

LA CUARTA PLAZA, AL PAR

 

Ya al par, empatados en la cuarta plaza terminaron Richard Sterne y Dustin Johnson. Tras ellos, todos los demás con números rojos, es decir, sobre el par del Blue Monster, devorados por el Monstruo.

 

Tiger, que no había comenzado con buen pie, o buena mano, con dos tarjetas de 76 y 73 golpes, este segundo torneo de las series mundiales, que reparte 9.000.000 $, de los cuales 1.530.000 $ son para el ganador, volvió a ser el número 1 del mundo con una tarjeta de 6 golpes, seis bajo el par 72 del nuevo Blue Monster, en la jornada del sábado. Con un acumulado de -1, Tiger era uno de los cinco jugadores, de los 68 participantes, que le había podido ganar al Blue Monster y tenía intactas sus esperanzas de victoria en este Grande, aunque no sea Major. Sin embargo, en la cuarta y definitiva ronda, Tiger no estuvo fino. Sus gestos indicaban durante todo el recorrido, que su espalda no funcionaba bien -tuvo diversos espasmos musculares durante el recorrido, y el dolor sele notaba en el gesto, sobre todo, cuando se inclinaba a recoger la bola del fondo del hoyo. Una tarjeta de 78 golpes le hizo descender (+5) hasta el puesto vigesimoquinto, donde empató con Adam Scott y Rory McIlroy, entre otros.

 

 

MIGUEL ÁNGEL JIMÉNEZ, LA ESPERANZA DE LOS CINCUENTA

 

La buena noticia para los españoles es que Miguel Ángel Jiménez sigue siendo la gran esperanza cincuentona del golf hispano. A pesar de su mala vuelta de la cuarta jornada en la que firmó un75. Sus tres tarjetas anteriores, de 70, 77 y 69 golpes, con el par en el acumulado, le habían aupado hasta la sexta plaza, lo que había hecho concebir ciertas esperanzas a los aficionados españoles. Pero no fue el día del Pisha que tuvo que conformarse con ser el primero de los tres españoles al acabar (+3), en el puesto decimotercero. Menos mal que el malagueño no es supersticioso.

 

Lo malo para los aficionados españoles era que ni Sergio García, ni Gonzalo Fernández Castaño levantaban cabeza a lo largo del torneo. Sergio (74, 76, 73), había descendido al puesto 40 (+7); sin embargo, una vez más, tirando de casta, el castellonense firmó una última vuelta dominical de 69 golpes, lo que le envió como un cohete hasta el puesto decimosexto, con un acumulado de +4, para empatar con Phil Mickelson y Henrik Stenson, entre otros.

 

En cuanto a Gonzalo, el madrileño, en su línea de «regularidad negativa», firmó  tres tarjetas de 77 golpes cada una, lo que le ha hecho descender hasta los infiernos y ser cuarto (+15), por la cola. Pero también Gonzalo remontó el vuelo el domingo 9, firmó 70 golpes, con lo que le ganó al Blue Monster y se rebajó dos golpes (+13) que le llevaron hasta un digno puesto 54 final. 

 

EL MONSTRUOSO MONSTER, MAS FIERO QUE NUNCA EL VIERNES 7 

 

El renovado Blue Monster, en el Trump National Doral, en Miami, es realmente más «monstuoso» que nunca. Y más con las fuertes rachas de viento que tuvieron que soportar los 68 jugadores que disputan el WGC Cadillac Championship (6 – 9 de marzo), durante la segunda jornada del torneo, que se juega sin corte, el viernes 7 de marzo. La prueba de la dificultad del campo, en un día en el que los jugadores enviaron más de cien bolas al agua que entra en juego en la mayoría de los hoyos, es que solo 4 le ganan al campo y únicamente por un golpes bajo el par 72 del campo.

 

Esos cuatro colíderes (-1) bajo par, eran norteamericanos: Dustin Johnson, Patrick Reed, Matt Kuchar y Hunter Mahan. Los cuatro llevan un golpe de ventaja sobre otros cuatro jugadores, ninguno de ellos norteamericano, lo que no deja de ser curioso: Al par del campo están, en la quinta posición, empatados, dos norirlandeses, Rory McIlroy y Graeme McDowell, un italiano, Francesco Molinari y un galés, Jamie Donaldson. Para los británicos (con Irlanda del Norte considerada británica solo para efectos deportivo/golfísticos, sin que nadie lea con segundas intenciones), el viento no es tanto problema como para jugadores de otras tierras. Lo extraño es que un italiano como Molinari se maneje bien con la ventolera que sopla sobre Miami. 

 

JIMÉNEZ, PRIMER ESPAÑOL

 

De los tres españoles participantes, dos empezaron muy bien la primera jornada que no pudo acabarse por culpa de la lluvia que obligó a suspender la vuelta durante varias horas: Miguel Ángel jiménez y Sergio García, empataban (-1) en el puesto decimotercero, sin acabar su ronda. Cuando salieron al campo en la madru/mañana del viernes 7, Jiménez terminó sin cometer un bogey y, durante los siete primeros hoyos de la segunda vuelta, el Pisha siguió sin cometer errores y llegó a estar (-2), cuarto en la clasificación general.

 

Lástima que las cosas se torcieran en el hoyo 17, el séptimo para el malagueño que salió el viernes del tee del 10, donde cayó el primer bogey, seguido, y eso fue lo peor, del doble bogey del hoyo 18, par 4, que es el único que no se ha renovado en el cambio total del campo, quizás porque era complicado hacerlo más difícil. En la segunda parte del recorrido, los nueve primeros hoyos para el Pisha, un  bogey al dos y otro doble bogey en el hoyo 4, dejaron tocado al malagueño que supo, a pesar de todo, reponerse con dos birdies en el 5 y el 6.Total: 70 y 77, para un acumulado de +3, en el puesto 17, empatado con Tongchai Jaidee, Nick Watney y Richard Sterne.

 

Peor lo tuvo Sergio García que empezó su vuelta con un ¡¡¡9!!! en el hoyo 10, par 5 del que salía. Con esos cuatro golpes de más sobre sus espaldas, Sergio siguió luchando, a sabiendas de que en este campo y con estos vientos, todo puede pasar.Y así fue: firmó dos birdies, en el 15 y el 17, pero tuvo que apuntarse un bogey en el difícil 18. Total, 39. Y podría haber sido mucho peor. En su segundo recorrido, todos pares, menos un bogey en el siete: 39 y 37, 76, que sumados a los 74 de la primera jornada dejan al castellonense en el puesto 34 (+6), empatado con otros diez jugadores y a «solo» siete golpes de los líderes.

 

En cuanto a Gonzalo Fernández Castaño, las cosas le van todavía peor. Después de dos rondas, el madrileño (+10) está en el puesto 57. Para su consuelo, empata con Lee Westwood y está a solo un golpe de Victor Dubuisson, el francés revelación del año. Lo cierto es que no será por falta de regularidad porque Gonzalo ha firmado dos vueltas de 77 golpes. Ahora, solo queda mejorar.

 

LOS TRES TENORES

 

Tiger Woods, Adam Scott y Henrik Stenson, los tres primeros del ranking mundial, los tres tenores que jugaron juntos las dos primeras rondas del WGC Cadillac Championship en el nuevo Blue Monster de Donald Trump, difícil donde los haya, con mucha agua en el suelo y, en la primera ronda, con mucha agua, también caída del cielo, y el viento que les complicó aún más el juego. ( Ver información sobre el campo en esta misma página). 

 

Después de dos rondas, Adam Scott es el mejor clasificado de los tres, en el puesto 21 (+4); mientras que Tiger y Stenson (+5), empatan en el puesto 25.

 

Este torneo, perteneciente a las Series Mundiales, reparte 9.000.000 $ entre los participantes. Igual que el Accenture pero con la diferencia de que el de Miami se juega medal play y no match play, con la participación de sesenta y nueve jugadores, de los cuales, Jason Day causó baja por problemas en un dedo de la mano. 

 

TIGER, RECUPERADO DE SU LESIÓN EN LA ESPALDA

 

Tiger Woods no encontró su mejor forma en el Honda Classic que terminó el domingo 2 de marzo en Palm Beach Gardens, en Florida. El número 1 del mundo, que pasó el corte por los pelos, al par y en el pelotón de cola, mejoró notablemente el viernes día 1 de marzo, con una tarjeta de 65 golpes, 5 bajo el par del campo Champion, rediseñado por Jack Nicklaus, y se colocó en el puesto 17.

 

Sin embargo, el domingo las cosas no le iban nada bien a Woods que, con problemas de espalda, se retiró cuando iba cinco golpes sobre par en la cuarta ronda dominical del Honda Classic en Florida. Tiger abandonó en el hoyo 14, un hoyo antes de llegar a la «Trampa del Oso», formada por los hoyos 15, par 3; 16, par 4 y 17, par 3. El comienzo de la ronda de Tiger no había sido bueno, con un doble bogey y dos bogeys en sus primeros cuatro hoyos.

 

El Honda Classic era sólo su segunda aparición en un torneo en esta temporada 2013-14 del PGA Tour. En su anterior comparecencia había empatado en el puesto 80, en el Farmers Insurance Open, en el mes de enero, donde no pasó el corte secundario, establecido el sábado en la tercera ronda.

 

Woods que parece recuperado plenamente de sus «problemas de espalda» dominicales, agravados por una tarjeta con cinco golpes sobre el par del campo, sigue en tratamiento esta semana y cuando termina su vuelta acude a visitar a los fisios. Lo malo es que su problema no solo está en la espalda, sino en los greenes del nuevo Blue Monster.

 

(Ver más información del nuevo Trump Doral, en Miami, en esta misma página web).

No es posible comentar.