Torneos

Sergio García (-7), sexto en el Saudi International, a 5 golpes de Graeme McDowell

Ver leaderboard del Saudi International

Siete de los nueve españoles participantes en el Saudi International, en Arabia Saudí, pasaron el corte en el Royal Grass & C.C, (par 70), establecido en +1 y que superaron 76 jugadores. Al final, el domingo 2 de febrero, el mejor fue Sergio García (69, 68, 70 y 66), como era de esperar, gracias a sus cuatro golpes bajo el par del campo en la última ronda.

A pesar de su buena actuación, el castellonense terminó a cinco golpes del ganador, el norirlandés Graeme McDowell (-12), empatado con otros cuatro jugadores, entre los que se encontraba el mexicano Abraham Ancer, uno de los varios jugadores habituales en el PGA Tour que acudieron a la cita arábiga.

La segunda posición fue para Dustin Johnson (-10) y en la tercer plaza empataron (-9) Phil Mickelson, el malayo Gavin Green y el belga Thomas Pieters.

El segundo español, tras Sergio García, fue Pablo Larrazábal que terminó (-5) en el puesto decimotercero. Esa posición, lograda a pesar de sus 74 golpes de la tercera ronda, le permite continuar décimo en la Carrera hacia Dubai, lo que le da derecho a participar en el WGC que se disputará (20-23 febrero), en Chapultepec (México).

SEBASTIÁN GARCÍA RODRÍGUEZ SE HUNDIÓ AL FINAL

El tercero de los españoles fue Adri Arnáus (-2) en el puesto 27; el catalán, que era tercero (-5) tras la primera jornada, pero su mala tarjeta de 74 golpes, del viernes 31 de enero, le hizo descender 35 posiciones y ya no levantó cabeza.

Bajo par (-1) acabó Adrián Otaegui y ya sobre par, terminaron Nacho Elvira (+1), el 52; Rafa Cabrera (+2), que no arranca bien el año, el 56 y Sebastián García Rodríguez, que terminó (+7) luego de un comienzo prometedor, fue el 74, a solo dos pue.

El madrileño, que firma con los dos apellidos, García Rodríguez, quizás para diferenciarse del castellonense, aunque el palmarés de Sergio no arroja ninguna duda, frente al del joven Sebastián -apodado «El Chino» por sus amigos, no aguantó la presión del fin de semana en un torneo con tantas figuras como el saudí. Sebastián (67,70, 78 y 72), que es rookie en el European Tour, al que ha llegado gracias a su clasificación en el Challenge de la pasada temporada, empezó en el top ten, con tres golpes bajo el par 70 del campo, el jueves 30 de enero; en la ronda del viernes pasó el corte con holgura (3 bajo par), pero sus dos últimas jornadas acabaron con sus ilusiones y le dejaron 74, a solo dos puestos del farolillo rojo.

El madrileño, que ha tenido que superar el reciente fallecimiento de su padre y ha vuelto a la competición en este torneo deberá quedarse con susdos primeras vueltas en esta prueba y la buena sensación de haber pasado el corte, aunque no sea un consuelo para ese mal resultado final. Fuera del fin de semana se quedaron Álvaro Quirós y Jorge Campillo, que no han empezado nada bien el año.

También se quedaron fuera del corte jugadores de tanto renombre como Patrick Reed o Lee Westwood.

UN CAMPO EN PLENO DESIERTO… POR AHORA

La prueba, dotada con 3.500.000$ se disputa en el Royal Grass G & C. C. King Abdullah Economic City (par 70), un campo situado en mitad del desierto, en lo que será, en el futuro, la Ciudad Económica King Abdullah, de Arabia Saudí. Por ahora, sin embargo, es un bello recorrido de 18 hoyos, rodeado de arena por todas partes y, eso sí, en medio de una nada parcelada para acoger viviendas no muy económicas e, imagino, una ciudad de rascacielos para hacer negocios desde los petrodólares.

El golf es el gran desconocido, tanto para saudíes como para turistas, porque en el caso de esta prueba de difícil nombre: «Saudi International powered by SoftBank Investment Advisers», e imposible para un titular de periódico, los aficionados brillan por su ausencia y han aparecido con cuentagostas en el hoyo 18 en la última jornada

Y eso, a pesar de la presencia de tres de los mejores jugadores del mundo, empezando por Brooks Koepka, número 1 del ranking, al que acompañaban Dustin Johnson, Patrick Reed y Phil Mickelson. Aunque no es muy normal que los mejores jugadores del PGA Tour salgan de los Estados Unidos, en esta ocasión, los petrodólares de Arabia Saudí, en forma de fijo, es de suponer, han sido más poderosos que los que podrían ganar en el Waste Management Open, que se celebra esta misma semana (30 enero – 2 febrero) en Phoenix, Arizona (ver más información en esta misma página web).

Aunque esta prueba del European Tour, ofrecía 3.500.000$ en premios, algo menos de la mitad que el Waste Management Open, los tres norteamericanos citados, además de Phil Mickelson y algún otro de menor categoría, han caído en Arabia Saudí al olor (tentación) de la rica miel de los petrodólares árabes; eso es lo que gana el European Tour y, por supuesto, todos los seguidores del golf europeo/mundial.

Para los «invitados» norteamericanos, las cosas han ido de diferente forma: el mejor clasificado, como queda dicho, fue Dustin Johnson (-10), segundo. Mickelson, que firmó 29 golpes en la segunda vuelta de la primera jornada, con un solo par, un bogey y siete birdies, acabó (-9), tercero; Brooks Koepka, el número 1 del mundo, no terminó de arrancar y empató (-4), en el puesto 17, con otros dos habituales del Circuito Americano: Ian Poulter y el venezolano Jhonattan Vegas.

Patrick Reed, el reverso de la moneda, hizo las maletas camino de los Estados Unidos, después de la segunda jornada.

No es posible comentar.