Torneos

Adam Scott (-12) ganó en Doral. McIlroy (-10), tercero. Sergio García y Rafa Cabrera (-3), undécimos

 

 

 

 

 

Ver leaderboard del WGC Cadillac Championship

 

Adam Scott (-12) repitió triunfo tras ganar la pasada semana en Palm Beach, logró la victoria en el WGC Cadillac Championship; McIlroy (-10) acabó tercero y Sergio García y Rafa Cabrera (-3) acabaron undécimos.

El australiano Scott (68, 66, 73 y 69) que, por lo que se ha visto y con lo bien que patea con el putt corto, no debería haber cambiado nunca al putt largo, venció con un golpe de ventaja sobre Bubba Watson y dos sobre Danny Willet y Rory McIlroy que acabó con una tarjeta de 74 golpes, dos sobre el par del campo y que perdió el liderato que tenía tras la tercera jornada.

Ya sin la compañía de Steve Williams, el neozelandés multiimillonario que fue caddie de Tiger Woods durante muchos años, Scott ha jugado como en sus mejores tiempos y, sobre todo, ha pateado como si fuera Jordan Spieth, lo que demuestra que lo del putt es todo -o casi todo- de cabeza. Scott ha ganado, con su victoria, además de colocarse primero en la FedEx Cup y embolsarse 1.620.000 $, de los 9.500.000 $ que se repartían en premios, subir hasta la sexta plaza del ranking mundial, donde todavía sigue siendo líder Jordan Spiett, segundo Jason Day y tercero Rory McIlroy, que si hubiera ganado en Miami, se habría colocado a la cabeza del golf mundial.

Rickie Fowler, que firmó un ocho en el hoyo 3, un par cuatro, en la jornada del sábado, acabó octavo (-5) y Jordan Spieth y Jason Day, se convirtieron en las dos grandes decepciones del torneo. El número 1 del mundo (69, 72, 73, 73) acabó en el puesto 17 (-1), y Jason Day, al par, en la plaza 23.

LOS ESPAÑOLES, CASI TOP TEN

Los dos españoles que participaron en el WGC de Doral, Sergio García t Rafa Cabrera Bello, han hecho un buen torneo en el par 72 del Trump National Doral, el conocido Blue Monster, renovado y convertido en más monstruo si cabe que el anterior. Su resultado ha sido curioso y con trayectorias paralelas. Sus cuatro tarjetas de 73, 71, 67 y 74, les dejaron con empate en las cuatro jornadas. Llegaron hasta la ronda final con cinco golpes bajo el par del campo, tras firmar las dos mejores tarjetas (-5) del sábado, y desde la séptima posición salieron juntos en el cuarto partido antes del encuentro estelar, el domingo 6 de febrero. Y, más curioso todavía, los dos firmaron 74 golpes, dos más del campo, lo que les dejó undécimos (-3), a punto de llegar al top ten, lo que para Cabrera hubiera supuesto tener plaza asegurada para el próximo torneo del PGA Tour. Lástima. En todo caso, su puesto les ha hecho ganaar 145.000 ~$ a cada uno, lo que para el canario puede suponer, con un poco de suerte, la posibilidad de conseguir la Tarjeta del PGA Tour para el próximo año.

LA CAÍDA DE RORY

A falta de una ronda en el WGC Cadillac Championship, Rory McIlory (-12), con tres tarjetas de 71, 65 y 68, tenía tres golpes de ventaja sobre Adam Scott y Dustin Johnson, defensor del título, y cinco sobre Phil Mickelson, que está jugando bien pero que no ha superado su trauma con el putt en los nueve hoyos finales de la segunda jornada, el viernes 5. El norirlandés jugó tan bien el sábado, como «mal» lo hizo el domingo, al firmar un tarjeta de 74 golpes (+2) y perder cinco golpes con Scott, por lo que terminó en la tercera plaza, empatado con un Willet que, cada vez, está más cerca de los títulos.

Finalmente, Mickelson (-9) fue quinto en solitario, después de haber sido líder en la segunda jornada y dejarse todas sus posibilidades en tres putts de alrededor de dos metros en los últimos nueve hoyos de la ronda del viernes.

RORY, EL MEJOR… HASTA LA CUARTA JORNADA

Parecía que el número 3 del mundo no andaba fino con el putt, tras haber cambiado la posición de las manos y decidirse por colocar la derecha sobre la izquierda. Eso parecía, digo, después de verle firmar un 71, uno bajo el par del Trump Doral, en la ronda inicial del torneo, el jueves 4 de febrero. Sin embargo, sus dos rondas siguientes de 65 y 68 golpes, han acabado con todas las dudas acerca de la nueva forma de patear del norirlandés.

«Es una práctica -aseguró Rory- que he estado ensayando durante un tiempo. Es algo que voy a seguir haciendo, con independencia de cuál sea el resultado mañana, la semana que viene, o más adelante».

Con tres golpes de ventaja sobre sus dos inmediatos seguidores, y tal y como está jugando, no solo pateando, sino buscando banderas permanentemente con su juego agresivo de siempre, Rory es favorito, no solo para ganar el primero de los cuatro torneos del Campeonato del Mundo, sino para desbancar del número 1 del mundo a Jordan Spieth, que no ha empezado el año con buen pie en el PGA Tour. Claro que empezó el año ganando en Hawai y siendo segundo en Singapur, durante su corto periplo fuera de los Estados Unidos, para abrir boca en 2016, pero hace dos semanas se quedó fuera del corte en California, hace dos semanas, y en esta ocasión en Doral, sus tres tarjetas de 69, 72 y 73 (-2), le llevan al puesto 17, empatado con otros cinco jugadores entre los que se encuentran Andy Sullivan, Paul Casey y Jimmy Walker.

 

TRUMP, GOLF Y POLÍTICA

Este es el primero de los cuatro Campeonatos del Mundo que se disputan a lo largo de la temporada, Tiene un montante de premios de, nada más y nada menos, 9.500.000 $, de los cuales, 1.620.000 € serán para el ganador, que el pasado año fue Dustin Johnson.

La competición se disputa en el campo propiedad del hombre de negocios Donald Trump. Para algunos de sus rivales políticos, donde ahora se ha metido el multimillonario norteamericano, el asi seguro rival de la casi segura Hillary Clinton, también es un monstruo, aunque no sea Barba Azul. En fin, el próximo noviembre los norteamericanos irán a votar y ellos sabrán lo que hacen. (Ver más información en esta misma página).

Este es el primero de los cuatro Campeonatos del Mundo que se disputan a lo largo de la temporada, Tiene un montante de premios de, nada más y nada menos, 9.500.000 $, de los cuales, 1.620.000 € serán para el ganador, que el pasado año fue Dustin Johnson.

De los 66 jugadores participantes, los mejores del mundo, solo dos son españoles… y gracias. Con Sergio en el tee de salida, lo cual es normal en el de Castellón porque es duodécimo del mundo, después de su segundo puesto la pasada semana en el Honda Classic, estará Rafa Cabrera Bello.

El partido estelar de las dos primeras rondas será el formado, como no podía ser de otra manera, por los tres primeros del ranking mundial: Jordan Spieth, Jason Day y Rory Mc.Ilroy. Delante de ellos, el otro trío que también apunta hacia el triunfo y que también comparte partido: Justin Rose, Dustin Johnson, que busca repetir título, y Adam Scott, ganador la semana pasada, en Palm Beach Gardens, muy cerca de Miami, donde se disputa este primer WGC del año.

LOS DOS ESPAÑOLES 

Sergio García juega las dos primeras rondas, con Patrick Reed y Branden Grace, en lo que se figura un buen partido, mientras Rafa Cabrera Bello lo hace con Marcus Fraser, reciente ganador en el Circuitro Europeo y Soren Kjeldsen.

 

No es posible comentar.