Torneos

El 59 inútil: Hadwin, segundo, en California

 

 

 

Ver horarios de salida del Career Builder Challenge

 

Adam Hadwin (-19) acabó segundo en California, a pesar de sus 59 golpes de la tercera jornada. Una cifra extraordinaria que terminó siendo inútil para superar a Hudson Swafford (-20), ganador del Career Builder Challenge.

Una vez más se hizo realidad lo que yo llamo «el efecto margarita», es decir, un día sí, un día no; un hoyo sí, un hoyo no; un golpe sí, un golpe no… Es una consecuencia que, sobre todo, se da entre los amateurs, pero también les ocurre a los profesionales, sobre todo cuando se refiere al resultado concreto de un día y el siguiente.

Adam Hadwin, un canadiense de 29 años, volvió a hacer historia en un torneo oficial, al firmar 59 golpes en la tercera jornada, el sábado 21 de enero, del Career Builder Challenge, el primero de los torneos del Swing de California, que se disputa en tres campos del Resort de La Quinta -el PGA TPC West Stadium Course, La Quinta C.C. y el Nicklaus Tournament Course-, en formato Pro Am. Hadwin (-17) que jugaba su tercera ronda en el recorrido de La Quinta C.C. (par 72), firmó siete birdes en la primera parte de su vuelta, u otros seis en la segunda, para terminar 13 abajo y ese ¡¡¡59!!! que le hace pasar a la historia del golf.

Pues bien, como la flauta no suele sonar dos veces seguidas en el mismo tono, también para la mayoría de los profesionales, a ese 59 de la tercera jornada de Hadwin, le siguió una tarjeta de 70 golpes, dos bajo par del Stadium Course de La Quinta, donde se disputó la cuarta y definitiva jornada de este Career Builder Challenge.

Total, que el 59 sigue siendo histórico, aunque terminara siendo un  resultado inútil para la victoria final. El ganador, Hudson Swaford (-20), se conformó con ser más regular y firmar cuatro tarjetas de 65, 65, 71 y 67.

Phil Mickelson, que volvió a a jugar después de una intervención quirúrgica que le ha dejado fuera de la competición varias semanas, acabó (-11) vigésimoprimero.

RAHM, PASABLE; GONZALO, MAL

Dos españoles, Jon Rahm y Gonzalo Fernández Castaño, iniciaron la prueba, dotada con 5.800.000 $, entre los que no estaban los mejores del mundo -a excepción de Phil Mickelson-, pero sí muchos de los jugadores que intentan auparse al top 20 del mundo desde el Circuito Americano.

Rahm (71, 66, 70 Y 72) que abría su año en el PGA Tour, se quedó finalmente en el puesto 34 (-9), un resultado que no es ni bueno, ni malo, sino todo lo contrario para las expectativas del vasco que, quizás, sean demasiado optimistas. Habrá que seguir esperando. Quien no puede esperar más para mejorar sus prestaciones es Gonzalo Fernández Castaño; el madrileño no pasó el corte del sábado -ya que se estableció en -5, después de jugar en los tres campos del Resort. Gonzalo terminó sus tres rondas al par y, una vez más, tuvo que volverse al hotel sin poder finalizar el torneo. Fernández Castaño deberá andarse con cuidado, porque tiene el futuro muy difícil en el PGA Tour, si no mejoran sus resultados.

Que la única imagen del golf que ofrecen los telediarios sea, precisamente, la de un Fernández Castaño, en calzoncillos, pegando una bola desde dentro del agua en uno de los lagos de La Quinta, dice poco en favor de la información sobre golf y mucho del esfuerzo de un Gonzalo que no termina de arrancar en esta su segunda oportunidad en el PGA Tour.

 

No es posible comentar.