Torneos

Un fenomenal Jon Rahm (-33), segundo en el Torneo de Campeones de Hawai, a un golpe de Cameron Smith

(En la imagen, el putt de birdie de Jon Rahm, en el hoyo 18 del The Plantation Course, que le sirvió para coliderar el torneo, tras la tercera ronda).

Ver leaderboard del Sentry Tournament of Champions

A pesar de su magnifica actuación, Jon Rahm (-32) acabó segundo en el Sentry Tournament of Champions, en Hawai, a un solo golpe del australiano Cameron Smith. Con cuatro vueltas de 66, 66, 61 y 66 golpes, para un acumulado de 33 golpes bajo el par 73 en The Plantation Course, en la isla hawaiana de Maui, el español tuvo un fantástico retorno a la competición después de 80 días fuera del Circuito, pero su gran actuación no pudo culminarse con la victoria debido, sobre todo, a la buena forma de Cameron Smith, el australiano de 28 años, que no falló ni una sola vez (65, 64, 64 y 65) en la cuarta y última ronda del torneo y que terminó con un acumulado de 34 bajo par, el resultado más bajo de la historia reciente del PGA Tour.

Tercero fue, contra todo pronóstico, el veterano australiano, de 42 años, Matt Jones (70, 67, 62 y 61) que acabó (-32) en la tercera posición, tras igualar el record del campo, con 61 golpes (-12) que habían superado la jornada anterior Justin Thomas y el propio Rahm.

UNA TERCERA VUELTA PARA RECORDAR

Con una tercera vuelta de -12, Jon Rahm (-26) colidera el Sentry Tournament of Champions, en Hawai y se jugará el título, el domingo 9, con el australiano Cameron Smith. Un fantástico Rahm (66, 66, 61) logró el sábado 8 de enero, no solo remontarle tres golpes al líder desde la primera ronda, sino igualar el récord de The Plantation Course (par 73), con una vuelta de ¡¡¡doce golpes!!! bajo par, que horas antes había firmado Justin Thomas para batir el récord de -11 que estaba en poder de Ernie Els.

En la tercera jornada del torneo de Campeones, Rahm jugó maravillosamente de tee a green y, además, embocó los putts que se le habían negado en las dos primeras rondas. En especial, el putt de casi diez metros en el hoyo 17, el más difícil del campo, y, sobre todo, el que le permitió firmar un último birdie en el hoyo 18 de poco más de dos metros, mientras Smith tenía que conformarse con el par y ver como el vasco le igualaba en lo alto de la clasificación.

El título de este Sentry Tournament of Champions se decidirá, con casi toda probabilidad, en un match play entre el australiano y el español, ya que ambos tienen cinco golpes de ventaja sobre el tercer clasificado, Daniel Berger (-21) y cuatro sobre otro norteamericano, Patrick Cantlay, que se vino abajo al final del recorrido, empatado en la cuarta posición (-20), con el coreano Sungjae Im y el también australiano Matt Jones.

En todo caso, lo de Rahm excede cualquier tipo de previsión. Ya se sabe: siempre está ahí, en los puestos de cabeza. Gane o no, es el verdadero sucesor de Rafa Nadal y, gracias a él, a su esfuerzo, a su categoría y a su buena cabeza, el deporte español sigue arrasando por el mundo, aunque los medios de comunicación, ni siquiera los deportivos, le den la importancia que se merece, al ser el golf un deporte denostado por tantos ignorantes que lo desconocen.

UNAS VACACIONES BIEN APROVECHADAS

Después de tomarse casi tres meses de vacaciones, merecidas por cierto, tras un un año agitado, con problemas con el Covid que le impidieron ganar The Memorial, en junio y el triunfo en su primer Major, el US Open, en California, quince días después, Jon Rahm ha vuelto a la competición con renovados bríos y muchas ganas, tal y como se pudo comprobar tras la primera ronda en The Sentry Tournament of Champions, la prueba que reune a los ganadores del PGA Tour en la pasada temporada que se disputa en The Plantation Course (par 73), en Kapalua, en la isla hawaiana de Maui.

El español, que conserva el liderato mundial, con Colin Morikawa y Dustin Johnson pisándole los talones, es uno de los 38 jugadores -ausentes Dustin Johnson, Rory McIlroy y el australiano Cameron Champ, positivo en Covid a última hora-, que luchan en Kapalua, por un montante en premios de 8.200.000$, de los cuales el ganador, que el año pasado fue Harris English, se llevará casi un millón y medio de dólares.

Jon demostró desde el primer hoyo del jueves seis que sus vacaciones no han sido solo de descanso, ya que regresa en forma y no ha permanecido inactivo durante los ochenta días en los que no ha competido, precisamente desde su último torneo, en Valderrama, donde no pasó el corte.

RAHM, SEGUNDO, EN EL PARTIDO ESTELAR DEL SÁBADO

Tras la primera ronda del jueves, el líder (-8) en un campo blando por la lluvia caída en días anteriores y con los greenes lentos y húmedos, es el australiano Cameron Smith que firmó una tarjeta de 65 golpes. Smith acabó con uno solo de ventaja sobre sus tres perseguidores que empatan (-7) en la segunda posición, y entre los que se encuentra el español. Jon Rahm pudo incluso llegar a ponerse líder con nueve bajo par, pero dos putts fallados por muy poco en los hoyos 15 y 16 le dejaron en esa magnífica posición, tras demostrar que su prolongado descanso de final de año le ha venido estupendamente. El de Barrika empata, en esa segunda plaza, con los norteamericanos Daniel Berger y Patrick Cantlay.

Durante la segunda jornada, el viernes siete, el Plantation Course volvió a mostrarse benévolo con los jugadores y se dejó tantos birdies como para que ninguno de los 38 participantes terminara las dos primeras rondas sobre par. Es más, el líder de la primera jornada, el joven Smith, de 28 años y con tres victorias en el PGA Tour, firmó una tarjeta de 64 golpes, nueve bajo el par 73 del recorrido hawaiano, con lo que su acumulado de -17 no solo le sigue dejando líder, sino que, además iguala el record de 36 hoyos en el torneo, que estaba en poder de Ernie Els. Y eso tras empezar con dos bogeys en los hoyos uno y dos.

En cuanto a Rahm, que era segundo (66-66), después de firmar dos tarjetas de siete golpes bajo par cada una, para un acumulado de -14, empataba con el norteamericano Daniel Berger (66,66), pero sería el compañero de Cameron Smith en el partido estelar del sábado, el día del movimiento, en el que se esperaba a un Jon Rahm igual de bueno de tee a green, pero con un poco más de suerte en los greenes. Y así fue, tal y como estaba previsto.

El español podría haber firmado el viernes una vuelta espectacular, ya que pateó practicamente para birdie en todos los hoyos, pero no tuvo suerte o no supo acertar con la velocidad de los greenes -lentos debidos a las lluvias caídas durante los días previos al torneo- y «solo» terminó con siete golpes bajo el par del campo, tanto en su primer recorrido del jueves, como en el del viernes.

Este de Hawai es un torneo tradicional que abre el año y en el que participan los mejores jugadores del mundo, es la decimosegunda prueba de la temporada 21/22 del PGA Tour. El golf profesional tiene continuidad en Hawai porque la próxima semana se disputa el Sony Open, en Honolulu.

En lo que se refiere al Sentry Tournament, entre los 38 jugadores no está Sergio García, que sí estuvo el pasado año por haber sido ganador en 2020, en el cuarto de los torneos del PGA Tour, el Sanderson Farms, disputado en Mississippi.

Comentar