Torneos

Schwartzel (-15) ganó por cuarta vez en Sudáfrica

 

 

 

Ver leaderboard del Alfred Dunhill

 

 

Charl Schwartzel (-18) con cuatro tarjetas de 66, 67, 70 y 70 golpes, se coronó por cuarta vez rey del campo sudafricano de Leopard Creek Country Club, donde finalizó el domingo 29, el Alfred Dunhill Championship, primero de los torneos del European Tour 2016, anticipado a este final de 2015.

El sudafricano, favorito para la victoria, a pesar de su bajón de juego y de que no había ganado ningún torneo desde 2011, se alzó con la victoria con cuatro golpes de ventaja sobre el francés Gregory Bourdy, al que siguieron otros dos franceses: Benjamin Hebert, tercero (-10) y Sébastien Gros (-9), cuarto. Otro francés, de 27 años, Thomas Linard, acabó en quinta posición, lo que demuestra que los jugadores galos están en muy buena línea, en este comienzo de temporada y final de año.

Schwartzel, que se embolsó 237.750 € del 1.500.000 € que se repartían en premios, ya ganó este torneo, que se disputa tradicionalmente en el par 72 del bello campo de Leopard Creek, en la localidad sudafricana de Malelane, con maravillosas vistas al Parque Kruger, y con los animales salvajes al otro lado del río Cocodrilo, en los años 2005, 2013 y 2014. Su cuarto triunfo le ha hecho terminar entre los dos primeros, en ocho de las once veces que jugó esta prueba.

Los franceses que le han seguido en la clasificación no le han inquietado demasiado, también es verdad, porque Charl no jugó, ni en la tercera ronda del sábado, ni en la cuarta del domingo, con la autoridad que parecen darle los 18 golpes bajo par del resultado. El sudafricano ganó con dos últimas vueltas de 70 golpes, y solo Bourdy, que venía desde muy atrás le superó con 68, mientras los jóvenes Hebert y Gros, que deberían haberle inquietado más, terminaron con 72 y 73 golpes respectivamente,

El ganador terminó la primera vuelta de la jornada del domingo, con un golpe sobre el par del campo, pero se rehizo en la segunda y con tres birdies logró acabar con esdos 70 golpes que, al final, le sirvieron para la victoria.

RECORDS DE SCHWARTZEL

Schwartzel se convirtió en el primer sudafricano que ha ganado cuatro veces un torneo oficial del  Circuito Europeo cuatro veces, y en el Tour, en diez ocasiones, lo que le coloca por delante de sus compatriotas Ernie Els y Retief Goosen.

A sus 31 años, Schwartzel es el sudafricano más joven que ha conseguido diez victorias del Tour Europeo, ya que Els era un año mayor cuando ganó su décima prueba, el Dubai Desert Classic 2002.

LOS ESPAÑOLES REACCIONARON TARDE

Solo dos españoles, de los cinco que iniciaron el torneo, Pablo Martín Benavides y Jorge Campillo, terminaron un torneo en el que perdieron de vista a los líderes demasiado pronto. Mejor lo tuvo Martín Benavides  (69, 69, 75 y 69) que fue a firmar una desastrosa tarjeta en la jornada del sábado, precisamente cuando estaba jugando en el partido estelar con Schwartzel. El malagueño fue un aceptable rival hasta el hoyo 9. Allí, un ocho en la tarjeta del complicado y acuático par 4, le hizo descender hasta el puesto 25, con un acumulado de tres golpes bajo el par del campo, a diez de la cabeza, y sin otras opciones para el domingo que intentar mejorar posiciones y traerse el mayor premio posible en euros. Y menos mal que el domingo consiguió es objetivo de subir puestos: de nuevo firmó un 69 lo que le hizo recuperar 14 posiciones, para terminar en un honroso decimoprimer puesto (-6) y traerse para España, al menos 22.736 € que le pueden dar un respiro hasta que consiga una nueva invitación para jugar en el Circuito, ya que no tiene Tarjeta y su intento de recuperarla este año en la Escuela, le resultó, desgraciadamente, fallido. El malagueño, con nuevo look que incluye bigote y leve perilla, aunque no se sabe por cuanto tiempo, y sin patrocinador para su ausente gorra, ha sido dos veces ganador de este campeonato sudafricano, en 2010 y 2011 y con esa posición tan cerca del top ten, debe de haber recuperado algunas de esas buenas sensaciones que tenía cuando hizo historia como amateur al  ganar un torneo en Portugal, el Open de Estoril, en 2007.

Jorge Campillo parecía que iba a dedicarse a hacer turismo en las dos últimas rondas del torneo. Pasó el corte al par en el grupo que cerraba la clasificación de los 65 jugadores que jugaron el fin de semana. Sus tarjetas de 75, 69, 75, 69, dicen bien a las claras que el extremeño es una consecuencia del «efecto margarita» que se da en el golf, aunque especialmente en los golfistas amaterus: un día sí, un día no; un golpe sí, un golpe no; un putt si, un putt no… El caso es que sus 69 de la última ronda le llevaron hasta el par, en el puesto 41, después de ascender 21 posiciones y lograr traerse a España 9.450 €.

 

BORJA, ELVIRA Y OTAEGUI, PARA CASA

Una mala noticia, que son tres, es la ausencia del fin de semana de Borja Virto, Adriá Otaegui y Nacho Elvira. El tema de Borja Virto es mucho más doloroso si tenemos en cuenta que, tras la primera jornada, era quinto (-4) y todo eran esperanzas acerca de su presencia en Sudáfrica, en su debut en el Circuito Europeo.

Pero el sábado 27, al navarro le cayó un jarro de agua fría en forma de 80, que son los golpes con los que finalizó la segunda ronda, después de haber firmado un magnífico 68 en la primera. Dos dobles bogeys y cinco bogeys, contra solo un birdie, dieron con los huesos de Borja en el avión de vuelta. Ya se sabe: golf es golf y nunca puede uno distraerse lo más mínimo. Si de la experiencia se aprende, Borja Virto debe sacar sus consecuencias de cara al futuro.

Otras dos tristes ausencias son las de Adrián Otaegui, que ha luchado mucho para recuperar la Tarjeta perdida en la temporada que terminó la pasada semana, y recuperada con esfuerzo en la Escuela del European Tour, y que  (72, 77) perdió el tren del fin de semana con sus cinco sobre par de la segunda vuelta. Otra tarjeta traicionera para Otaegui que tendrá que perseverar, como lo ha hecho tantas veces.

Para Nacho Elvira es la tercera noticia negativa: el asturiano no termina de cogerle el tranquillo al Tour Grande, después de haber triunfado en el Challenge esta última temporada. Elvira, con dos vueltas de 76 y 80 golpes, acabó (+12), y deberá centrarse en hacer lo que le sirvió tan bien para ganar en el Challenge: divertirse con su juego y no presionarse aunque juegue con los Grandes.

El Circuito Europeo 2015, ha muerto: ¡Viva el de 2016! Sin solución de continuidad, el European Tour ha viajado de Dubai a Sudáfrica, donde ha comenzado la temporada 2016 con anticipación, como suele ser costumbre, y que tiene un calendario cargado de extrañas decisiones, como el hecho de este Alfred Dunhill que se juega en Sudáfrica. Está claro que los patrocinadores tienen la palabra, pero no parece normal que, tras este torneo sudafricano, los jugadores deban viajar a Australia, donde se juega la semana siguiente, y luego volver a Sudáfrica, país en el que hay torneos de golf las próximas tres semanas. ¡Doctores tiene la iglesia!

 

No es posible comentar.