Torneos

JJ.OO: Rose, oro; Stenson, Plata; Kuchar, bronce. Rafa, quinto y Sergio, octavo, diplomados

 

Ver leaderboard del torneo de los JJ.OO

 

(En la imagen, Justin Rose, en el centro; Henrik Stenson, a la izquierda y Matt Kuchar, a la derecha, muestran sus medallas olímpicas conseguidas en Río de Janeiro).

 

 

Enorme final sin premio para Rafael Cabrera-Bello (-8), quinto clasificado, y Sergio García (-7), octavo, en el Campo Olímpico de Reserva de Marapendi, donde por unos minutos la medalla de bronce llevó el nombre del golfista canario. Ambos jugadores pusieron buen golf y esfuerzo en la tarea, logrando al menos un diploma olímpico que reconoce su notable desempeño.

 

Justin Rose (-16) obtuvo la medalla de oro, Henrik Stenson (-14) la de plata y Matt Kuchar (-13) la de bronce. Los dos primeros merecieron la presea por su regularidad en la excelencia, mientras que el tercero se hizo acreedor a ella por su explosivo final.

 

La jornada destiló sensaciones positivas. Ese precioso final plagado de emoción y de juego de alto nivel por parte de Sergio García, Henrik Stenson, Justin Rose, Rafael Cabrera-Bello… sumará seguro para consolidar al golf como deporte olímpico. El abundante público presente no se pudo aburrir. Imposible.

 

El canario fue uno de los jugadores que más empeño puso en no dejar indiferente a los neófitos en este deporte. Jugador normalmente templado y seguro, se desató desde el principio para tratar de acercarse a la zona caliente de la clasificación, la de las medallas. Y lo logró con un gran eagle al 5.

 

Un par de birdies al 9 y al 10 le situaron provisionalmente en la parte alta de la tabla con -9. Fue el momento mágico de la vuelta, en el que Manuel Piñero veía factible la medalla después de tantas vicisitudes en las jornadas previas. Fue una sensación hermosa, pero efímera, ya que Matt Kuchar dijo basta.

 

El norteamericano puso la directa a base de birdies, cogiendo el testigo de sus compatriotas Rickie Fowler y Bubba Watson, erráticos en las dos primeras jornadas y sublimes en la tercera ronda. Los aciertos de Kuchar y los bogeys de Rafael Cabrera-Bello en el 12 y el 14 acabaron con las opciones de medalla del español. Un birdie al 18 aupó al canario a una fenomenal quinta plaza.

 

Espectacular ronda de Sergio García

 

Cuando un jugador como Sergio García habla, conviene escuchar. Dijo al término de la tercera jornada que muy probablemente en los hoyos 13 y 14 (recordemos, doble bogey y bogey tras un extraordinario comienzo de ronda) se le habían escapado los Juegos Olímpicos. Pues bien, no le faltaba razón.

 

Sergio García lo dio todo de salida en esta cuarta manga, arrollando con un juego agresivo, al límite en muchas ocasiones. Dijo que iría a por todas y así lo hizo, firmando birdies sin error en los hoyos 1, 5, 8, 9, 10 y 16. Ese -6 no era suficiente para optar a la medalla, aunque sí para rondar la cuarta plaza.

 

Y como un ganador lo es siempre, el castellonense decidió que había que ir a por todas en el 17 y 18. Fue a bandera de una forma casi suicida, pero tocó cruz. Cayó a bunker y la jugada acabó en bogey y, de paso, aniquiló sus opciones. Siete bajo para al total para un Sergio García que en Río de Janeiro ha sido todo valentía. Y sí, tenía razón, ese tramo gris de la tercera ronda finiquitaron sus opciones. Octavo puesto final para el castellonense.

 

Duelo por el oro para dignificar un deporte

 

Como antes quedaba reseñado, una de las mejores noticias del día fue la preciosa imagen del golf que dejó la jornada. Con mejores condiciones climatológicas que en fechas anteriores y con la obligación por parte de los golfistas de ir a por todas, el espectáculo fue sublime.

 

Matt Kuchar colaboró con su 63, claro, como también lo hicieron los dos españoles con su ambición sin premio, pero mención aparte merecen Justin Rose y Henrik Stenson, cuyo duelo ya forma parte de la historia del golf. El inglés y el sueco mantuvieron un excelente mano a mano que se resolvió en el hoyo 18.

 

Un bogey de Henrik Stenson, que debió arriesgar para compensar el sensacional approach de Justin Rose, finiquitó un duelo precioso, a la altura de unos Juegos Olímpicos. Ciento doce años de espera no merecían otro final.

 

CLASIFICACIÓN FINAL

1.- Justin Rose (ENG) 268 (67+69+65+67) MEDALLA DE ORO

2.- Henrik Stenson (SWE) 270 (66+68+68+68) MEDALLA DE PLATA

3.- Matt Kuchar (USA) 271 (69+70+69+63) MEDALLA DE BRONCE

5.- Rafael Cabrera-Bello (ESP) 276 (67+70+71+68)

8.- Sergio García (ESP) 277 (69+72+70+66)

Declaraciones y anécdotas de las jornadas de juego de la competición masculina de golf de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 201Leer [+]

 

 

CRONICA DE LA TERCERA JORNADA

Difícil, pero no imposible. A falta de 18 hoyos, Rafael Cabrera-Bello es la principal baza española para conseguir una medalla en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Siete golpes le separan del oro y cuatro del bronce en el Campo Olímpico de Reserva de Marapendi (par 71), que este domingo debe ser un recinto mágico para el canario.

 

Rafael Cabrera-Bello (67+70+71) y Sergio García (69+72+70) protagonizaron vueltas complicadas en esta tercera jornada de juego en Río. El insular, una vez más, se repuso de un inicio gris, mientras que el castellonense se impulsó con una fantástica remontada que se quebró en los hoyos 13 y 14.

 

La vuelta de Rafael Cabrera-Bello fue una montaña rusa de la que salió perjudicado. Esta vez no se pudo aferrar a los tres birdies consecutivos que habían endulzado sus dos rondas anteriores. Un doble bogey en el hoyo 4 le puso a remar, tal y como ocurriese el viernes, si bien entonces fue un triple bogey en el hoyo 3 lo que nubló su inicio.

 

Desde ese momento, el canario compaginó birdies y bogeys para acabar al par, un resultado insuficiente para sumarse al trío de cabeza pero válido para creer en la remontada este domingo.

 

El hecho de compartir partido con Justin Rose, un jugador al que le salió todo hoy –incluidos dos eagles que le han llevado al liderato–, tampoco ayudó a un Rafael Cabrera-Bello que volvió a tener garra y serenidad suficiente para contener la hemorragia en los momentos delicados.

 

Vuelta agridulce de Sergio García

 

La vuelta de Sergio García fue ilusionante, pero acabo con sabor agridulce. El castellonense, cumpliendo lo que había prometido en la previa, se lanzó en busca de un 65 que le dejase con claras opciones de medalla en la fecha definitiva. Nunca se arrugó.

 

Sus birdies al 3, 5, 9 y 10, sin error hasta ese punto, fueron consecuencia de su gran juego de tee a green y de un manejo óptimo del putt. Incluso se permitió el lujo de dejarse algún birdie por el camino.

 

Con -5 al total mediada su vuelta y mirando hacia arriba con descaro, Sergio García tropezó en el 13, doble bogey, y el 14, bogey, una pesada losa que le deja muy lejos de la lucha por las medallas. Lo intentó de todas las formas posibles en los hoyos finales, pero no pudo ser. El levantino saldrá, vigésimo segundo, con -2 en el ‘leaderboard’ este domingo.

 

Rickie Fowler lidera la reacción norteamericana

 

Esta tercera jornada ha estado marcada, principalmente, por la reacción de los representantes estadounidenses, de los que se esperaba mucho y que hasta el momento se estaban mostrando algo erráticos.

 

Ha liderado esta furiosa reacción un Rickie Fowler sencillamente espectacular: 64 golpes se ha apuntado, con siete birdies y un eagle. Su gran golf ha incendiado la jornada y ha servido de inspiración para sus compañeros. Así, Bubba Watson resurgió con un -4 que le deja en la cuarta plaza con -6.

 

Ahora el norteamericano es uno de los principales aspirantes a desbancar a los tres jugadores que, provisionalmente, están en puestos de medalla. Lidera Justin Rose con -12, con Henrik Stenson en la segunda plaza con -11 y Marcus Fraser en la tercera con -9.

CLASIFICACIÓN TERCERA JORNADA

1.- Justin Rose (ENG) 201 (67+69+65)

2.- Henrik Stenson (SWE) 202 (66+68+68)

3.- Marcus Fraser (AUS) 204 (63+69+72)

7.- Rafael Cabrera-Bello (ESP) 208 (67+70+71)

22.- Sergio García (ESP) 211 (69+72+70)

 


JJOO Día 3: declaraciones de los jugadores españoles en Río de Janeiro y anecdotario 

Declaraciones y anécdotas de las jornadas de juego de la competición masculina de golf de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. (noticia en proceso de actualización a lo largo de los próximos minutos)

 

CRÓNICA DE LA SEGUNDA JORNADA

Ni la lluvia ni un desafortunado triple bogey en su tercer hoyo del día; nada puede con Rafael Cabrera-Bello. El canario ha terminado su segunda jornada en el Campo Olímpico de Reserva de Marapendi con 70 golpes (-1), saliendo victorioso otra vez de un duelo al que aún quedan dos asaltos. De momento, es sexto con -5 al total, a tres golpes de los metales, mientras que Sergio García es vigesimosegundo con -1.

 

Esta segunda jornada ha presentado dificultades diferentes a las de la primera, mucho más ventosa y menos lluviosa que esta. La suerte quiso que los primeros partidos, entre ellos el de Sergio García, circulasen pasados por agua durante muchos hoyos, pero esto son los Juegos Olímpicos y hay que lidiar con lo que toque.

 

Lo hicieron con energía y fenomenal actitud tanto Rafael Cabrera-Bello como Sergio García, aun con suerte algo dispar. El primero de ellos salió airoso gracias a un gran final que le deja muy bien situado de cara al fin de semana.

 

Rafael Cabrera-Bello es un ejemplo de actitud y de serenidad. Su triple bogey en el hoyo 3 puso a prueba esa virtud: de salida fue el agua, dropó, fue a bunker, de ahí a otro bunker, la sacó de segundo golpe y metió el putt. Siete golpes que hubiesen destemplado al más pintado. De -4 a -1.

 

Pero el insular siguió a lo suyo. Firmó un buen birdie al 10, vio cómo se escapaban un par de birdies en los hoyos siguientes y repitió el excepcional final de la primera jornada: birdie al 16, birdie al 17 y birdie al 18. Y sacando puño con la rabia de quien ha sobrevivido a una situación realmente complicada, ahora el canario mira nuevamente para arriba, ya que las medallas están a solo tres golpes.

 

Jornada complicada para Sergio García

 

Consuelo para los dos españoles puede ser pensar –y no es nada extraño– que lo peor ha pasado. Y es que la jornada fue especialmente cruel con jugadores como Sergio García, que debió soportar una insistente lluvia durante 12 hoyos y falló más de lo habitual con el putt. Con 36 hoyos por delante, el castellonense tendrá su ocasión.

 

Esta segunda ronda no fue su día pese a que comenzó de la mejor forma, con un buen birdie, otra vez, en el hoyo 1 gracias a un putt de unos dos metros que prometía buenos momentos en la mañana de Río.

 

Pero en el tee del 2 comenzó a arreciar la lluvia: traje de agua para todos y a lidiar con unas condiciones muy diferentes a las de la primera jornada. En ese momento Sergio García pareció sentirse menos cómodo que en sus primeros 18 hoyos, sufriendo más de lo habitual en él con el juego corto.

 

Se le escapó un putt para birdie en el 3 y los bogeys sobrevinieron en los hoyos 4 y 8, dos pares 3. Un birdie al 10 equilibró su tarjeta antes de que sendos bogeys en el 12 y 13 encendiesen las alarmas. Un birdie en el 17, también par 3, dejó su vuelta en 72 golpes y le permite seguir viviendo en negativo (-1) de cara a la recta final del torneo.

 

Marcus Fraser resiste y Henrik Stenson se acerca a la cabeza

 

La jornada dejó momentos de gran golf, especialmente cuando la lluvia amainó y dejó paso a los primeros rayos de sol. Un extraordinario eagle de Bubba Watson en el 3 –hierro a 50 metros de bandera con backsping– y el impresionante approach de Henrick Stenson en el 2 para embocar desde fuera de green alegraron la jornada a los asistentes.

 

Mantiene el liderato un sólido Marcus Fraser, que con un buen 69 (-2) se afianzó en cabeza con -10 al total. Eso sí, asoman por detrás dos jugadores que huelen a medalla, como son el joven belga Thomas Pieters (-9) y el propio Henrick Stenson (-9), posiblemente uno de los hombres más en forma del momento. En esta segunda manga se le escaparon algunos birdies.

 

Por detrás, leve reacción de golfistas importantes como Patrick Reed o Bubba Watson en un día que dejó una lección que no conviene olvidar: en el golf, como en el deporte en general, todo cambia en momentos. La tercera jornada, el conocido ‘moving day’, dejará un puñado de momentos importantes que, por qué no, podrían favorecer a Rafael Cabrera-Bello y Sergio García.

CLASIFICACIÓN SEGUNDA JORNADA

1.- Marcus Fraser (AUS), 132 (63+69)

2.- Thomas Pieters (BEL), 133 (67+66)

3.- Henrik Stenson (SWE), 134 (66+68)

6.- Rafael Cabrera-Bello (ESP), 137 (67+70)

22.- Sergio García (ESP), 141 (69+72)

Declaraciones y anécdotas de las jornadas de juego de la competición masculina de golf de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

 

CRÓNICA DE LA PRIMERA JORNADA

Si no ha sido el inicio soñado, muy, muy poco ha faltado. Ese puede ser el resumen de la histórica jornada que se ha vivido este jueves en el Campo Olímpico de Reserva de Marapendi, donde Rafael Cabrera-Bello (T4, -4) y Sergio García (T11, -2) han brindado un debut en los Juegos Olímpicos tremendamente ilusionante.

 

Menos de la mitad de los 60 participantes consiguieron acabar bajo el par de un campo en el que el viento, cuando sopla, es capaz de poner en muchos apuros al más pintado.

 

Así, en este estreno, sucumbieron Bubba Watson (+2) o Rickie Fowler (+4), pero no los dos golfistas españoles. Ambos vivieron de todo en sus vueltas, pero su balance acabó por ser ampliamente positivo.

 

Especialmente el de Rafael Cabrera-Bello, que se anotó 67 golpes (-4) en una ronda que empezó de forma fantástica, se torció y se enderezó con energía con tres birdies consecutivos en los hoyos 16, 17 y 18. Final feliz.

 

El jugador canario desafió al fuerte viento, ese que tanto le gusta encontrar cuando practica su hobby preferido lejos de los campos, el surf. Se subió a la tabla y comenzó a firmar birdies con la constancia de un reloj y la precisión de un cirujano.

 

Sí, constancia porque se fueron sucediendo con regularidad, y precisión porque utilizó el putt con la misma concentración y firmeza con la que se debe emplear un bisturí. Su primera vuelta fue sencillamente un manual de gran golf, siempre desde la serenidad que le acompaña desde que era un amateur prometedor.

 

Sus putts de unos diez metros en los hoyos 2 y 4 –tremendamente parecidos a ojos del telespectador– le permitieron templar cualquier tensión lógica por la relevancia del momento. No todo los días se es olímpico. Ese magnífico inicio le lanzó directo al Top 10 provisional, siempre comandado por un Marcus Fraser espectacular.

 

Otro par de birdies en los hoyos 5 y 7 hacía prever una gran jornada: cuatro bajo por la primera vuelta era un resultado ciertamente ilusionante. Pero en el hoyo 11 la ronda de Rafael Cabrera-Bello se torció con un inesperado doble bogey al que acompañó un bogey en el 15.

 

Con ese escenario más de uno hubiese perdido la calma en los tres últimos hoyos, pero no Rafael Cabrera-Bello, que volvió a subirse a la tabla de los birdies para pasar por encima del viento y de las dificultades planteadas por el diseño de Gil Hanse. El puño que sacó en el 17 y en el 18 anuncia buenas cosas para estos días.

 

Un eagle en el hoyo 18 alegró el estreno de Sergio García

 

Sergio García, por su parte, vivió en una montaña rusa en la que convivieron sus grandes aciertos con otras acciones en las que fue penalizado en exceso. Su juego de tee a green fue generalmente sólido, pero el putt funcionó a ráfagas.

 

Sus dos fenomenales birdies en el 1 y en el 3, con sendos putts muy finos, no excesivamente largos, encendieron la mecha del castellonense, que cuando coge la buena racha es capaz de sumar muchos birdies. Pero un bogey en el 4, tras pisar bunker, le cortó las alas… provisionalmente.

 

Sergio García volvió a subir el -2 al ‘leaderboard’ en el hoyo 9 con un birdie tras approach antes de encarar el peor momento de su vuelta: bogeys al 12 y 14 para perder el colchón y quedarse al par.

 

Fue entonces cuando salió el genio que Sergio García lleva dentro, el de los golpes inverosímiles. Con uno de ellos desde fuera de green, que acabó en corbata –el eagle se escapó de milagro– tocó birdie, perdió esa exigua renta con un bogey al 17 y maravilló con un eagle, esta vez sí, al 18 que mereció el albatros. La dejó a un palmo en un segundo golpe desde 207 metros en uno de los mejores de la jornada.

 

Su gran final, unido al de Rafael Cabrera-Bello, dejó un fantástico sabor de boca a la delegación española, que de momento tiene a sus dos activos entre los primeros puestos. Una batalla superada, pero la guerra no acaba hasta el domingo.

 

Debut imperial de Marcus Fraser

 

El australiano Marcus Fraser fue el gran protagonista del día en la Reserva de Marapendi. Salió en el cuarto partido del día y dibujó una ronda redonda y prácticamente impecable de 63 golpes (-8) fruto de nueve birdies y un solo bogey. Cinco aciertos en los seis primeros hoyos para el oceánico.

 

Marcus Fraser domina la clasificación con tres golpes de ventaja sobre el canadiense Graham Delaet y el sueco Henrik Stenson (-5), y cuatro sobre un quinteto en el que está Rafael Cabrera-Bello con -4.

 

El hoyo en uno de Justin Rose en el 4, el primero en el torneo olímpico, o los crespones azul marino y blanco que lucieron Sergio García, Rafael Cabrera-Bello y Manuel Piñero en recuerdo de Severiano Ballesteros –un fantástico detalle que no pasó desapercibido–, dieron color a una jornada que ya forma parte de la historia del golf.

 

Este viernes, en la segunda jornada, se repiten los mismo partidos pero con diferentes horarios. Sergio García entra en acción a las 13:25 hora española y Rafael Cabrera-Bello lo hará a las 14:14. El segundo asalto está servido.

CLASIFICACIÓN PRIMERA JORNADA

1.- Marcus Fraser (AUS) 63

2.- Graham Delaet (CAN) 66

+.- Henrik Stenson (SWE) 66

4.- Rafael Cabrera-Bello (ESP) 67

11.- Sergio García (ESP) 69

Declaraciones y anécdotas de la primera jornada de juego de la competición masculina de golf de los Juegos Olímpicos 2016. Rafael Cabrera-Bello (4º, 67 golpes) “He jugado muy bien. Me he sentido cómodo, he disfrutado por el campo y todas mis opciones siguen abiertas
No es posible comentar.