Gastronomía

De mi afición por la cocina a las “brochetas de cordero gozao”

Como las cosas no suelen ocurrir por casualidad, tuve la fortuna de poder disfrutar, como otras muchas personas, los platos caseros de las abuelas, cada una de ellas con su propio estilo. En mi caso, también pude apreciar los excelentes guisos de mi madre y de mi madrina.
Siempre he sido bastante observador, por tanto, cuando tenía la oportunidad de verlas cocinar, más bien los fines de semana o en las celebraciones familiares, asociaba la elaboración de los platos que preparaban con la degustación de los mismos, así pues, tenía la sensación de comer dos veces. No estaba nada mal, ¿verdad?
Igual que la mayoría de los aficionados, empecé cocinando la bien conocida tortilla francesa, los huevos estrellados con puntillitas, las patatas fritas…, hasta que me decidí con la tortilla de patata, uno de mis platos predilectos desde niño. Hoy en día, según parece, mi tortilla de patata es famosa entre mis muchos amigos, lo cual no es de extrañar, pues, ni yo mismo se cuántos cientos de ellas habré hecho a lo largo de los años.
La tortilla de patata o española es deseada por la gran mayoría de las personas y, cuando está bien hecha, se convierte en plato exquisito y preferido, especialmente a media mañana o en nuestras excursiones al campo…Es difícil que los buenos aficionados a la cocina no se vanaglorien de ser maestros en su preparación. Unos dicen que, una vez cuajada, lo importante es que la patata y el huevo estén sueltos y otros, todo lo contrario. Personalmente entiendo que la tortilla debe estar cuajada, aunque jugosa, que no suelta. El corte, de unos tres centímetros, nos permitirá ver el huevo y la patata mezclados, como en láminas. Es evidente que necesitamos que la patata, los huevos y el aceite de oliva virgen de baja acidez, sean de buena calidad pero, lo que es definitivo, es saber cuajarla. Lo explicaré con más detalle cuando publiquemos su receta.
Mis buenos amigos y mi familia, al final de cada agasajo culinario, me preguntaban por la elaboración de los platos servidos y, sobre manera, cuándo iba a darles las recetas que les había prometido. Como pasaron bastantes años desde mi primera promesa, el recetario se fue incrementando, por consiguiente, del simple cuadernillo que pensaba entregarles, pasé al libro publicado hace dos años, el cual sólo contiene una cuarta parte de las recetas de los platos que cocino en la actualidad.
Con los años, mi tendencia natural me predispuso a pasar de los guisos típicos a una cocina más moderna y elaborada, producto de la experiencia adquirida a través de infinidad de almuerzos y cenas de negocio celebrados en los mejores restaurantes de nuestro país. Creo que mis relativos conocimientos gastronómicos empezaron a exigirme algo más, en consecuencia, trabajé con la idea de ampliar y mejorar mi repertorio gastronómico. No obstante, nunca abandoné los platos tradicionales de siempre, si acaso, intenté transformar alguno de ellos sin olvidarme de su estructura básica.
Pues bien, antes de la Navidad de 2007, sale a la luz el libro “entre fogones y amigos”, con el apoyo de mi esposa e hijos. También participaron en el diseño y elaboración intelectual del mismo, mis amigos y colaboradores  de siempre, ajenos al mundo de la cocina, caso de Rosa María Ramos y José Lorite con su excelente equipo. En menos de dos meses el libro estaba listo para entrar en imprenta. En ocasiones fue necesario emplear muchas horas de trabajo fuera de la jornada habitual, además de fines de semana. Este esfuerzo  ímprobo, sólo pudo ser superado gracias al interés y la ilusión puesta por todos ellos en este trabajo.
El único premio que recibieron, aparte de mi incondicional agradecimiento, fue degustar los platos que cociné en distintas ocasiones para cada sesión fotográfica, pese a que llegaban a la mesa fríos, dado que se había priorizado el trabajo profesional.
En la presente y sucesivas publicaciones en “golfinone.es”, relacionadas con el golf, los viajes y la buena mesa, se acompañarán fotos y recetas de mi libro.
Espero que estas recetas, como suelo decir a mis amigos, se conviertan en otro utensilio más de las cocinas de todos los lectores, lo que significará una gran satisfacción personal.
El plato de hoy, “brochetas de cordero gozao (Pascual)”, no suele encontrarse en la cartade los restaurantes que visitamos habitualmente, así pues, espero que la receta que se acompaña sea de interés para los lectores de golfinone.es, básicamente, para las personas que cocinen en sus casas. 
Hagamos cocina y hasta pronto.
 ——————————-

Receta

Brochetas de cordero gozao (pascual)

Se corta el cordero en dados de 3 cm.

En mortero se majan los ajos, la sal y el orégano, y se añade el aceite, el pimentón, el vino y la pimienta, moviendo y ligando todo ello.

En bol de cristal se pone la carne sazonada con sal y con el adobo del mortero se remueve hasta ligar todos los ingredientes.

Se reposa en el frigorífico durante 24 ó 48 horas.

Luego se pinchan en brochetas de madera unos 6 trozos adobados en cada una, se hacen a la plancha o a la parrilla y se sirven 2 brochetas por persona.

Se puede añadir, al gusto de cada uno, una salsa de pimientos, mostaza, nata líquida y coñac.

NOTA

• Es un buen plato que no se suele encontrar en las cartas españolas.

 

Ingredientes

( para 6 personas)

– 1 pierna de cordero pascual sin piel y deshuesada.

– ½ dl. de aceite de oliva.

– ½ cucharada de pimentón dulce.

– Orégano.

– 3 dientes de ajo.

– Pimienta.

– 1 copa de vino blanco seco.

– Sal.

 

 

Oscar García Fernández
Presidente de Proibinsa Grupo
(Las fotos de la brocheta y de la portada del libro "entre fogones y amigos" son de Pepe Lorite).

OSCAR GARCÍA FERNÁNDEZ

La sección de Golf y Gastronomía vuelve a contar con la firma de un empresario de prestigio, buen golfista, gran cocinero y mejor persona. Les hablo de Oscar García Fernández, presidente de Proibinsa Grupo. Oscar, al que me enorgullece calificar de amigo, suma a sus cualidades profesionales, fuera de toda duda, las de ser un golfista con handicap de doble dígito, pero que podría ser de uno solo con un poco más de dedicación que la que su trabajo le permite; un excelente cocinero -aficionado, como él puntualiza siempre- y, además, un sobresaliente comunicador, como podrá comprobar el lector de golfinone.es.
Autor del libro “Entre fogones y amigos”, en el que ofrece solo una muestra de su arte culinario, con propuestas y recetas que se podrán conocer en esta web, junto con otras inéditas, Oscar García Fernández inició su colaboración con golfinone.es con un artículo sobre Galicia y, en concreto, sobre la Isla de la Toja, su paisaje, la gastronomía de la zona y, por supuesto, el Club de Golf, que fue destacado en la página de google. Y su primera colaboración con golinone.es fue solo un aperitivo. De ahora en adelante, Oscar seguirá escribiendo "a la carta". ¡Que ustedes saboreen sus artículos! Basilio Rogado.
No es posible comentar.