Torneos

PGA: Koepka (-8) sufrió pero ganó su cuarto Major. Johnson (-6), segundo. Cabrera (+12) acabó el 71

Brooks Koepka (-8), sufrió para ganar su cuarto Grande, el PGA Championship que finalizó el domingo 19 de mayo en
el Black Course (par 70), del Bethpage State Park, en la localidad de Farmingdale, Nueva York.

El norteamericano, nacido hace 29 años en Florida y catapultado hacia la fama del golf desde el Challenge Tour Europeo, estuvo a punto de no festejar su victoria, debido a sus 74 golpes de la última jornada. Una vuelta de seis bogeys -cuatro consecutivos del hoyo 11 al 14-, con solo dos birdies, estuvo a punto de costarle el triunfo. En la segunda parte de su último recorrido, Koepka
(63, 65, 70 y 74), veía como se reducía la ventaja de siete golpes con la que inició la vuelta, hasta terminar con solo dos de ventaja sobre Dustin Johnson. El hasta el domingo 19 figuraba como líder mundial del golf, cedió su corona a Koepka, nuevo número 1. Jonshon (69, 67, 69 y 69) fue mucho más regular pero, al final, con su -6, terminó segundo y pasó a esa misma posición en el Ranking Mundial.

Koepka, que se agranda en los Grandes, valga la redundancia, hizo valer su estratosférico 63, siete golpes bajo el par del campo, en la vuelta inicial del jueves, que igualaba la mejor tarjeta registrada en el complicado recorrido neoyorquino; el viernes, con 65 golpes, su resultado de -12 ya dejó sin posibilidades a la mayoría de los jugadores.

El sábado, Koekpa no pudo aumentar la distancia que le separaba de los segundos clasificados, ya que «solo» firmó el par, pero tampoco sus rivales dejaron buenas tarjetas en la Casa Club, con lo que su liderazgo no solo no sufrió, sino que siguió igual. La última ronda, fue la peor, con cuatro sobre par, pero sus dos primeras jornadas le sirvieron para ganar el torneo.

CABRERA (+12) ÚNICO SUPERVIVIENTE ESPAÑOL

De los cinco españoles que iniciaron el PGA Championship (16 -19 mayo) en el que es el segundo Major de la temporada, adelantado en el calendario ya que hasta el pasado año se disputaba en agosto, solo uno pasó el corte. Rafa Cabrera (+4) empataba en el puesto 68, después de dos jornadas, con un nutrido grupo de jugadores, hasta un total de 82, que pasaron el corte del viernes.

Con sus cuatro tarjeras de 75, 69, 74 y 74 golpes, el canario (+12) terminó a ¡¡¡20 golpes!!! del vencedor. Al menos, Cabrera puede contarlo, ya que sus cuatro compañeros se tuvieron que volver a casa antes del fin de semana.

Después de cuatro jornadas solo 6 jugadores han podido ganar al terrible recorrido negro, el Black Course (par 70), del Bethpage State Park, en la localidad de Farmingdale, Nueva York. El recorrido es tan difícil que a la entrada del campo hay un letrero que dice, más o menos, que “debido a lo extremadamente complicado del recorrido, se recomiendo no jugar a los golfistas que no tengan un hándicap bajo”.

CUATRO ESPAÑOLES Y TIGER, FUERA DEL CORTE

Cuatro de los cinco españoles que empezaron la prueba, se quedaron fuera del fin de semana. Jon Rahm, que jugó las dos primeras rondas con Dustin Johnson y Jordan Spieth, firmó dos tartjetas (70, 75) que acumularon un +5, que le dejó a las puertas del corte del viernes, situado en +4. Igual registro (+5) tuvieron otros dos españoles, Sergio García (74, 71) y Adrián Otaegui (73, 72), que acabaron empatados a las mismas puertas del corte con, nada más y nada menos, que Tiger Woods (73 72).

El que peor fortuna tuvo fue Jorge Campillo, que se estrenó en el PGA con un acumulado de +10, que le hizo volverse a España antes de tiempo.

TIGER, DE GRANDE EN GRANDE

Tiger Woods, que no ha vuelto a jugar desde su victoria en el Masters, hace un mes -cada uno juega donde quiere y cuando quiere, como dice Rafa Nadal y como hace Tiger Woods, porque ellos lo valen, por supuesto-, tenía como compañeros de partido las dos primeras rondas a Brooks Koepka, ganador del torneo el año pasado, y Francesco Molinari, vencedor del Open Championship 2018. Los resultados lo dicen todo, Koepka (-12), Molinari (+3) el 39 y Tiger (+5) fuera del corte. En esta ocasión eso de jugar de mes en mes y de Grande en Grande no le ha salido bien al Tigre.

Una curiosidad: como es tanta la cantidad de dólares que se reparte en premios, hasta los norteamericanos, a los que les gusta mucho hablar de dinero, tienen reparo en poner la cantidad en el calendario de su propia web. Eso sí, lo que se sabe es que el pasado año, Koepka se embolsó 1.980.000$, cantidad alrededor de la cual estará el el premio de este 2019. Y este año ya han llamado a su banco para que les abra el domingo por la tarde para hacer un ingreso similar.

No es posible comentar.