Noticias

El beso de Sergio y Katharina, presagio de un triunfo Mayor

 

 

Sergio García estaba radiante después de ganar con autoridad (ver crónica en esta misma página), el Thailand Open Championship. «Estoy muy contento. Ha sido fantástico, una semana increíble y además la última del año, cuando ya no había posibilidades de conseguir una victoria en 2013… Además la he ganado con Katharina Boehm (su novia) de caddie».

 

 

El castellonense parece haber encontrado en la joven alemana, que se estrenaba con la bolsa de su novio, la tranquilidad que le hacía falta en el campo y que, en ocasiones, no terminaba de encontrar: «no solo me tranquiliza, sino que me anima y me entretiene. Me quita tensión y me siento menos presionado. Ella va más relajada que yo», añadió García.

 

Al analizar su partido con Stenson, al que venció por cuatro golpes y con el que luchó, como si fuera un match play por la victoria, aseguró: «sabía que Henrik iba a hacer que fuese difícil para mí. Ha estado jugando de forma increíble, y lo volvió a hacer. Tras mi bogey en el 7 salvé un par en el 9, aunque lo cierto es que tuve mala suerte con el approach. Después hice tres birdies seguidos que me dieron un colchón». Cuando llegamos a los hoyos finales la victoria era prácticamente mía, después del bogey del sueco en el 16″.

 

¿Ha llegado la hora de Sergio García?. Se le han resistido los Grandes, pero ya tiene  ocho victorias en el Circuito Americano, trece en el Circuito Europeo y, con ésta, tres en el Circuito Asiático. Un palmarés impresionante al que hay que añadir su contribución a la victoria en el Seve Trophy 2000 y en cuatro Ryders Cups (2002, 2004, 2006 y 2012). Este año, además, no ha fallado ni un solo corte.

 

Esperemos que su relación con Katharina le sirva para mejorar ese palmarés citado, lo cual es difícil, pero no imposible. Rory McIlroy no ha asimilado muy bien, por lo que ha demostrado profesionalmente en este 2013, su relación con la tenista Caroline Woznyaki, pero en el caso de Sergio las circunstancias son distintas, porque los compromisos profesionales de Rory y de Caroline les dificultan sus relaciones personales.

No es posible comentar.