Torneos

Inbee Park, oro en los JJ.OO. Azahara Muñoz y Carlota Ciganda se quedaron lejos de las medallas

 

 

Ver leaderboard del torneo olímpico femenino

 

Azahara Muñoz y Carlota Ciganda han concluido su primera experiencia olímpica en los puestos 21 y 39, una cita para la historia tanto para ambas como para el resto de las 58 jugadoras de esta competición celebrada en Río de Janeiro, que han conformado la primera participación del golf femenino en una cita olímpica.

 

La mejor parada de esta histórica experiencia ha sido la coreana Inbee Park, merecedora de la medalla de oro tras exhibir ese juego metódico pero tremendamente efectivo que le ha llevado a dominar el torneo casi de principio a fin tras adquirir con solvencia el liderato en la segunda jornada.

 

Una última ronda de 66 golpes para un total de 268 constituyó un muro infranqueable para todas sus rivales, incluidas la neozelandesa Lydia Ko y la china Shanshan Feng, que consiguieron las medallas de plata y bronce tras acumular 273 y 274 golpes, respectivamente.

 

Un birdie decisivo de Lydia Ko en el último hoyo le valió para hacerse con la presea de plata en una ronda donde asimismo brilló con especial intensidad la rusa María Verchenova, autora de una tarjeta de 9 bajo par repleta de aciertos, entre ellos un hoyo en 1 en el par del hoyo 4.

 

La participación española generó grandes expectativas tras la primera jornada, momento en el que Carlota Ciganda y Azahara Muñoz llegaron a liderar el torneo al mismo tiempo tras un arranque espectacular. Sin embargo, la cuarta y séptima plaza obtenida entonces constituyó un tesoro imposible de retener a pesar de los repetidos esfuerzos de ambas por mejorar sus prestaciones en las siguientes tres rondas, donde los errores superaron a los aciertos.

 

Azahara Muñoz, con un tono general más regular, con pocos fallos pero al tiempo pocas ocasiones concretadas de birdie, exhibió en la última ronda la garra y la calidad que le caracteriza durante la primera vuelta, resuelta con un esperanzador 2 bajo par que en un momento determinado le situó a un golpe de la medalla de bronce y, en un  periodo de tiempo más amplio, en zona de diploma olímpico.

 

No obstante, un doble bogey en el hoyo 13 y dos bogeys consecutivos en el 15 y 16 –una recta final donde había arañado golpes al campo en anteriores jornadas–, apenas compensados por un birdie en el 17, llevaron su tarjeta por encima del par, 72 golpes que le condujeron a la vigésimo primera plaza final.

 

Carlota Ciganda, por su parte, exhibió dos caras completamente opuestas, una primera jornada brillante, desplegando ese juego que le ha llevado a lo más alto, y tres siguientes rondas en donde sendos inicios repletos de hondas dificultades marcaron su destino.

 

Esa fatalidad se reprodujo en la última jornada cuando, tras culminar el cuarto hoyo, registraba una vez más 4 sobre par. Luego luchó, peleó y lo intentó. De hecho, no volvió a inscribir más errores en su tarjeta, pero la losa era excesiva como para mejorar significativamente ese puesto 39 final.

 

A ambas les queda, eso sí, una experiencia única, la conciencia del brillante trabajo realizado durante muchos años para llegar hasta aquí, una labor que seguro tendrá continuidad y que ya ha sido premiada con el registro en los anales de la historia del deporte español: las primeras golfistas en participar en unos Juegos Olímpicos.

 

CLASIFICACIÓN FINAL

1.- Inbee Park (COR) 268 (66+66+70+66) MEDALLA DE ORO

2.- Lydia Ko (NZE) 273 (69+70+65+69) MEDALLA DE PLATA

3.- Shanshan Feng (CHI) 274 (69+67+68+69) MEDALLA DE BRONCE

21.- Azahara Muñoz (ESP) 282 (68+69+73+72)

39.- Carlota Ciganda (ESP) 290 (67+72+78+73)

 

Declaraciones y anécdotas de la última jornada de juego de la competición femenina de golf de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

 

CRÓNICA DE LA TERCERA JORNADA

A falta de una ronda en los JJ.OO, aunque con la tercera jornada sin terminar, las españolas Azahara Muñoz (-3) y Carlota Ciganda (+4), que han ido de más a menos, sobre todo en el caso de la navarra, se han despedido de las medallas, aunque todavía les queda una ronda en Río de Janeiro. Inbee Park sigue liderando el torneo.

 

Azahara Muñoz y Carlota Ciganda no han encontrado el camino de la victoria durante la tercera ronda del torneo olímpico femenino de golf que se disputa en Río de Janeiro, una ronda fundamental para definir expectativas en la que ambas españolas volvieron a ceder posiciones en la clasificación general.

 

Decimoquinta y trigésimo novena a falta de 18 hoyos para la conclusión, las golfistas malagueña y navarra se encuentran lejos de las medallas, que por el momento acaricia, en su calidad de oro, la coreana Inbee Park, la mejor tras las tres primeras rondas de competición.

 

Tanto Azahara Muñoz como Carlota Ciganda salieron al campo con la intención de recuperar las sensaciones que les llevó a protagonizar una ronda inicial vibrante en la que, inmersas dentro del Top 10, llegaron incluso a liderar el torneo.

 

La dinámica, sin embargo, se torció antes de lo esperado. Azahara Muñoz volvió a basar su juego en la regularidad, cediendo en muy pocas ocasiones pero, a cambio, arañando golpes al campo también en menos puntos de lo que necesitaba para ascender puestos de forma significativa en la tabla.

 

La malagueña acabó la primera vuelta con dos impactos por encima del par, una trayectoria rota en el hoyo 10 con su primer birdie de la jornada, una inspiración momentánea seguida de nuevos problemas que no reflejan la calidad que lleva dentro en el marco de una jornada muy ventosa que dificultó las acciones de todos. Dos bogeys y un birdie en la recta final de su recorrido le llevaron a plasmar 73 golpes en su tarjeta, insuficiente para mejorar posiciones.

 

Carlota Ciganda, por su parte, reprodujo los problemas que le atosigaron durante la segunda jornada. Al igual que el día anterior, sus primeros contactos con el recorrido brasileño fueron muy complicados, sin llegar al drama de 24 horas antes, si bien la navarra no pudo evitar dejarse tres golpes en los cuatro primeros hoyos.

 

Luego reaccionó con dos buenos birdies en los hoyos 5 y 7, aunque su ruta ascendente se truncó en el hoyo 10, un doble bogey que dio paso a mucho más sufrimiento del esperado. Luchó, lo intentó, pero no salió –setenta y ocho golpes, 7 sobre par– en un día aciago.

 

Por la parte de arriba de la clasificación, la coreana Inbee Park, la neozelandesa Lydia Ko y la estadounidense Gerina Piller llegan a la última jornada mejor posicionadas para asaltar las medallas en juego.

 

La robótica Inbee Park atesora una renta de dos golpes sobre la neozelandesa Lydia Ko y la estadounidense Gerina Piller, si bien exhibió en esta tercera jornada su lado más humano, dejándose cinco errores en el camino que han provocado que la jornada final esté rodeada de incertidumbre.

 

CLASIFICACIÓN TERCERA JORNADA

1.- Inbee Park (COR) 202 (66+66+70)

2.- Lydia Ko (NZE) 204 (69+70+65)

+.- Gerinas PIller (USA) 204 (69+67+68)

15.- Azahara Muñoz (ESP) 210 (68+69)

39.- Carlota Ciganda (ESP) 217 (67+72+78)

Declaraciones y anécdotas de la tercera jornada de juego de la competición femenina de golf de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

 

CRÓNICA DE LA SEGUNDA JORNADA

Azahara Muñoz y Carlota Ciganda ocupan los puestos 13 y 22, respectivamente, después de las dos primeras rondas en Río de Janeiro.

 

. Gran recta final de Azahara Muñoz, con 3 birdies en los últimos 4 hoyos que generan esperanza de cara a las dos rondas que restan de competición

 

. Carlota Ciganda levantó a base de garra un cuádruple bogey en el hoyo 2 que marcó su vuelta

 

Azahara Muñoz y Carlota Ciganda han echado mano de todos sus recursos golfísticos para enfrentarse con bravura al drama en el que por momentos se convirtió la segunda jornada del torneo olímpico que se celebra en el Campo de Reserva de Marapendi, donde, alcanzado su ecuador, la coreana Inbee Park ha pasado a liderarlo.

 

Brillantes, incluso descollantes, durante la primera jornada, las dos españolas cedieron terreno en una ronda muy trabajada para Azahara Muñoz y especialmente tempestuosa para Carlota Ciganda, unidas por una recta final chispeante, concretando en ambos casos sendas reacciones que hacen concebir esperanzas de cara a las dos jornadas que restan de competición.

 

De séptima a decimotercera, de cuarta a vigésimo segunda, Azahara Muñoz y Carlota Ciganda se encuentran a cinco y siete golpes de la nueva líder, una distancia asequible que exige, eso sí, actuaciones fulgurantes como las que han llevado a cabo la citada coreana o la estadounidense Stacey Lewis, la otra gran protagonista de la jornada.

 

Carlota Ciganda, integrada en el segundo partido del día, se internó en un abismo de proporciones majestuosas nada más comenzar la ronda, sepultando en apenas dos hoyos la brillante actuación cincelada a base de garra y coraje de la primera vuelta.

 

La expectación generada por su 4 bajo par del día anterior se transformó en un abrir y cerrar de ojos en una tenebrosa tiniebla. Su golpe inaugural, a bunker, constituyó el presagio de una pesadilla que se dilató durante dos hoyos en apariencia interminables.

 

Y es que un bogey en el hoyo 1, tras errar un putt de dos metros, dio paso a sensaciones habitualmente ajenas a la golfista navarra, relacionadas en este caso con el temor, la angustia y el desasosiego.

 

Su segundo golpe de salida, como el primero, también acabó en la arena, en esta ocasión en ese rough movedizo que conforma el límite de las calles, poblado de siniestros matojos que, como es el caso, recogió con sus tentáculos la bola de Carlota Ciganda.

 

Golpe de corte defensivo para solventar la situación de segundo, un tercer golpe a la derecha del green, un cuarto a bunker –tras pasarse el green–, una salida de la trampa de arena y tres putts –el último con corbata incluida– constituyen el tétrico relato de una situación que hubiese hundido en la miseria a cualquiera que no tenga, como caracteriza a la golfista española, una garra y una determinación a prueba de bomba para superar las situaciones más comprometidas.

 

Lastrada por una pesada losa de 5 sobre par en apenas dos hoyos, Carlota Ciganda resurgió de las cenizas y remontó con esa actitud guerrera inquebrantable tan suya que le hizo soltar el puño hacia arriba a imagen y semejanza del Rafael Nadal que tanto admira.

 

El hoyo 5, como en la primera jornada, ejerció de talismán para la remontada, un birdie en este par 5 que dio paso a otra de las claves de la jornada de la navarra, en este caso en clave positiva, dos nuevos birdies consecutivos, en los hoyos 8 y 9, que propiciaron la lenta pero continua ascensión de Carlota Ciganda desde los abismos de la clasificación.

 

Y es que, si bien un bogey en el 13 encendió de nuevo las alarmas, su recta final, marca de la casa, con birdies en los hoyos 16 y 18, pusieron de manifiesto que la navarra nunca se rinde.

 

Mucho más tarde, en el penúltimo partido del día, construyó su actuación Azahara Muñoz, enfrascada desde el primer minuto en arrebatarle golpes al campo y ascender posiciones en la tabla.

 

La empresa, harto complicada a pesar de la innegable calidad de la malagueña, chocó por si fuera poco con problemas puntuables durante la primera parte de la vuelta, concretados en sendos bogeys en los hoyos 2 y 7 que le hacían resbalar varios puestos en la clasificación general.

 

De poco servía abrazarse al hoyo talismán, el 5, donde rubricó eagle en la primera jornada y birdie en la segunda, porque las nuevas oportunidades de arañarle golpes al recorrido brasileño se iban esfumando conforme pasaban los hoyos.

 

Aferrada con contundencia al par, Azahara Muñoz dejó para el final lo mejor del tarro de sus esencias golfísticas, tres birdies en los cuatro últimos hoyos que le permitieron recuperar posiciones e instalarse en lo que todavía es la zona noble del torneo, 69 golpes (2 bajo par) para la esperanza.

 

Más arriba, coronando la competición, la coreana Inbee Park volvió a construir una actuación sumamente solvente, humanizada por un bogey en el hoyo 7 que constituye por el momento su único error en 36 hoyos. Su doble ronda de 66 golpes es incluso insuperable para Stacey Lewis, que demostró que se pueden hacer muy pocas en este campo.

 

La norteamericana rubricó 11 birdies –compensados mínimamente por un bogey y un doble bogey– en una vuelta de infarto que le llevó a inscribir sólo 63 golpes en su tarjeta, objetivo, comerse el campo, con el que ahora sueñan todas las participantes, incluidas Azahara Muñoz y Carlota Ciganda.

 

CLASIFICACIÓN SEGUNDA JORNADA

1.- Inbee Park (COR) 132 (66+66)

2.- Stacey Lewis (USA) 133 (70+63)

3.- Charley Hull (GBR) 134 (68+66)

+.-  Brooke Henderson (CAN) 134 (70+64)

13.- Azahara Muñoz (ESP) 137 (68+69)

22.- Carlota Ciganda (ESP) 139 (67+72)

Declaraciones y anécdotas de la segunda jornada de juego de la competición femenina de golf de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

 

CRÓNICA DE LA PRIMERA JORNADA

 

Carlota Ciganda y Azahara Muñoz han dotado a los Juegos Olímpicos de un ritmo de swing español, a las primeras de cambio, en una jornada histórica que situó a ambas en la parte de arriba de la clasificación, cuarta y séptima tras 18 hoyos donde las emociones y el espectáculo adquirieron durante mucho tiempo color rojigualda.

 

Ambas golfistas españolas, junto a sus 58 rivales, revindicaron con juego solvente y certero la presencia de mujeres, por primera vez en la historia, en unos Juegos Olímpicos, un honor que recayó si cabe con mayor fuerza en la brasileña Miriam Nagl, la irlandesa Leona Maguire y la malaya Kelly Tan, las primeras en salir al campo.

 

Un poco más tarde, a las 09:03 hora local, la malagueña Azahara Muñoz se convirtió en la primera golfista española en golpear la bola en unos Juegos Olímpicos, un impacto certero que repitió media hora después, a las 09:36, la navarra Carlota Ciganda.

 

Ambas, destacada punta de lanza de una generación de golfistas españolas que han crecido desde su más tierna infancia adhiriendo a sus actuaciones el calificativo de gesta, salieron a lo loco, con bravura, un ciclón golfístico perfectamente controlado que situó a las dos en la parte más alta de la tabla antes incluso de que alcanzaran la mitad del recorrido del Campo Olímpico de Reserva de Marapendi.

 

Era pronto, faltaba mucho y las rivales –vaya calidad se acumula en este torneo femenino de golf– ni por asomo asistían impávidas al torrente golfístico español, pero tanto Carlota Ciganda como Azahara Muñoz ya daban severas muestras de sus intenciones ganadoras.

 

Ambas con birdie en el hoyo 1 adornando sus respectivas tarjetas, la navarra repitió acierto en el 3 antes de rubricar un espectacular eagle en el 5, una hazaña replicada miméticamente por Azahara Muñoz en ese mismo punto.

 

Semejante acumulación de aciertos llevó a las dos españolas a la primera plaza provisional, mantenida durante varios hoyos a base de serena eficacia, plantando incluso cara a las propuestas de la coreana Inbee Park –número 3 del Ranking Olímpico–, 5 bajo par en una vuelta de 66 golpes en la que, atención a navegantes, no cometió error alguno.

 

La perfección de la golfista asiática redobló las conocidas ansias de lucha de Carlota Ciganda, que en una nueva demostración de acierto encadenó, rabiosa, dos birdies consecutivos en los hoyos 11 y 12 para presentar por enésima vez su candidatura a la primera plaza.

 

La navarra, un torbellino que ha incluido desde siempre el riesgo en su ADN de golfista, se topó sin embargo con el hoyo 15, el único punto del recorrido que lejos de amabilidad ofreció su cara más amarga.

 

Un doble bogey tras pasar por la arena y un arbusto dio paso a un hoyo 16 donde, de nuevo en el alambre, se fue como en el anterior a uno de los numerosos matojos que pueblan la zona limítrofe de las calles, una zona imposible antes de salvar el hoyo a base de loable garra, un exceso de adrenalina al que asimismo hubo de recurrir en el 18 para salvar el par y asegurarse una cuarta plaza desde donde seguir aspirando a todo.

 

Casi en paralelo, la malagueña Azahara Muñoz gestionó con eficacia una segunda vuelta manchada únicamente por un bogey en el hoyo 11, un leve tropiezo que le hizo perder algo de fuelle antes de echar mano de experiencia y veteranía para completar el recorrido con 68 meritorios golpes, que le sitúan en la séptima plaza.

 

Más arriba, ejerciendo por ello de faro de todas sus rivales, la robótica Inbee Park y su rostro impasible, incluso cuando sus acciones se ajustan como en este caso a la perfección, tenía una auténtica legión de combatientes sobrepasada a velocidad de vértigo por Ariya Jutanugarn.

 

La tailandesa, ganadora este año de cuatro torneos en el Circuito Americano, de las últimas en salir a jugar, puso de manifiesto una devastadora facilidad para rubricar birdies –hasta 7, acompañados por si fuera poco de un eagle– que superaron con creces sus escasos errores para acabar primera, con 65 golpes, una ronda inaugural para la historia del golf femenino mundial en donde Carlota Ciganda y Azahara Muñoz han generado una irresistible ilusión en su estreno olímpico.

 

CLASIFICACIÓN PRIMERA JORNADA

1.- Ariya Jutanugarn (TAI) 65

2.- Inbee Park (COR) 66

+.-  Seiyoung Kim (COR), 66

4.- Carlota Cigana (ESP) 67

7.- Azahara Muñoz (ESP) 68

Declaraciones y anécdotas de la primera jornada de juego de la competición femenina de golf de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

 

CRÓNICA PREVIA

Motivación, ilusión, garra, lucha y esperanza son los conceptos que emanan de las componentes del equipo español de golf, Carlota Ciganda y Azahara Muñoz –ambas capitaneadas por Marta Figueras-Dotti– a pocas horas del inicio del torneo olímpico femenino, que tiene lugar entre el 17 y el 20 de agosto en el Campo Olímpico de Reserva de Marapendi, en Río de Janeiro.

 

Carlota Ciganda, con la motivación por montera

 

La navarra Carlota Ciganda lo tiene muy claro. “Es el torneo que más motiva. Tengo muchas ganas de representar a España y ojalá pueda conseguir una medalla el sábado”, asevera antes de reconocer que “estoy muy contenta de estar aquí y vivir esta experiencia. Ver a tantos deportistas, presenciar al equipo español de basket, ver a Rafa Nadal ganar el oro con Marc… es increíble, una auténtica locura”.

 

Carlota Ciganda, número 20 del Ranking Olímpico Femenino, con un bagaje profesional sobresaliente a pesar de su juventud, asegura que llega a Río “tranquila ya que el trabajo está hecho. Ahora me queda conocer mejor el campo y hacerlo lo mejor posible. Es un buen diseño, con greenes pequeños, un par de ellos en la segunda vuelta que hay que leerlos muy bien”.

 

Conocida por su extraordinaria motivación desde que era una joven promesa del golf español, la jugadora navarra reconoce que las rivales a batir son numerosas y de gran calidad. “Siempre hay que tener en cuenta a Lydia Ko, a las norteamericanas, a Petersen, a Nordqvist… Hay mucha gente buena y obviamente fácil no va a ser, pero nosotras estamos a tope, con muchas ganas”.

 

Azahara Muñoz, la culminación de un gran sueño

 

La malagueña Azahara Muñoz, número 23 del Ranking Olímpico, asimismo con una trayectoria profesional sensacional, cuenta las horas para el inicio de la competición. “Llevo toda la vida esperando este momento y estar aquí es una pasada. Poder participar en unos Juegos Olímpicos y convivir con los mejores deportistas del mundo es algo increíble”, reconoce con una ilusión que se refleja en su rostro.

 

“Es un gran honor poder representar a tu país y más en una cita como ésta. La preparación del torneo en sí es como si fuera uno más, las mismas rutinas y entrenamientos, no hay que hacer nada especial, aunque sí reconozco que estoy un poco más nerviosa que en una semana normal, porque éste es un momento histórico”, argumenta la golfista malagueña.

 

Azahara Muñoz vaticina que “vamos a ver un gran espectáculo. Hasta aquí han venido las mejores golfistas del mundo y el nivel es altísimo. Estoy bien de forma, los últimos dos meses me he preparado muy bien y estoy confiada de cara a este torneo. A ver si podemos llevarnos una medalla para España”.

 

Marta Figueras-Dotti, canalizadora de energías

 

A los mandos de ambas jugadoras, en función de capitana, Marta Figueras-Dotti –otro icono de la historia del golf femenino español–, se esmera en canalizar la enorme energía que desprenden Carlota Ciganda y Azahara Muñoz ante el inminente inicio de la competición.

 

“Las chicas están viviendo unas experiencias increíbles, están haciendo historia aunque aún no sean muy conscientes de ello. Por eso me empeño en transmitirles que han estado haciendo un durísimo trabajo durante muchísimos años, que han llegado aquí por esa razón y que den lo mejor de sí mismas, que se liberen, que disfruten…”, manifiesta asimismo con contagiosa ilusión la capitana del equipo olímpico español de golf femenino.

 

“No quiero hablar de expectativas, quiero hablar de sueños, porque va a ser difícil, lo hemos visto con los chicos. Tenemos enfrente a cuatro coreanas que son muy, muy buenas, y muchas más, rivales de todo tipo porque aquí, de las jugadoras top, han acudido todas menos la sudafricana lee Anne Pace, así que están las mejores del mundo”, reivindica Marta Figueras-Dotti, que ha seguido muy de cerca la trayectoria deportiva de las dos golfistas españolas desde que tenían 10-12 años de edad.

 

“Siempre han tenido una actitud muy buena, y aquí se multiplica porque en Río hay más intensidad, más adrenalina. Tienen un nivel de intensidad y de deseo tan alto que se palpa en todo lo que hacemos”, transmite quien al tiempo reconoce que los Juegos Olímpicos constituyen una enorme oportunidad para el deporte del golf.

 

“Creo que viendo la respuesta que se ha producido en Río, con todas las entradas de golf vendidas, nuestro deporte seguirá en los Juegos a pesar de los quince jugadores que se han retirado… La gente se está volcando, la organización es estupenda y hay muchísimos espectadores por todo el recorrido. Estamos asombrados, la verdad, y va a ser muy bueno para el futuro del golf”, concluye Marta Figueras-Dotti.

No es posible comentar.