Torneos

Kevin Stadler (la morsita), le «regaló» su segundo Open de Francia a Graeme McDowell

 

 

 

Ver leaderboard del Alstom Open de Francia

 

Al salir en el partido estelar del Alstom Open de Francia, el domingo 6 de julio, Kevin Stadler (-9), tenía cuatro golpes de ventaja sobre sus inmediatos seguidores, el tailandés Tongchai Jaidee y el francés Victor Riu. Al terminar la jornada dominical, «la morsita», el hijo de Craig Stadler, apodado «la morsa», por sus kilos de más y sus enormes bigotes, pudo forzar un play off con Graeme McDowell, que esperaba tranquilamente en la Casa Club con sus cinco golpes bajo par, después de las cuatro jornadas reglamentarias. Cuando el norteamericano estaba a punto de patear su, en teoría, putt de un metro para par, en el hoyo 18, el norirlandés se iba a dar unas bolas antes del play off, cuando le dijeron. «No vayas que la ha fallado».

 

Un «¡no!» de incredulidad salió de los labios de McDowell que no se creía que el norteamericano, tres días seguidos líder destacado, le hubiera «regalado» el triunfo -al fallar un putt de un metro «casi dado»-, sin tener que luchar. Así McDowell logró conquistar París con su segundo Open de Francia consecutivo. El defensor del título firmó cuatro tarjetas de 70, 69, 71 y 67, para un total de 5 bajo el par 71 de Le Golf National de París, y su tarjeta del domingo, de cuatro bajo par, fue fundamental para su éxito final. En una jornada presidida por la lluvia que, a veces, era un torrente que caía del cielo, muy pocos jugadores bajaron del par y mientras el norirlandés firmaba números rojos, sus rivales, tanto Stadler, que hizo 76 golpes y vio su cómputo final rebajado a -4, uno detrás de McDowell, como Tongchai Jaidee (-4) que acabó con 72 golpes, empatado en la segunda posición con Stadler, tuvieron que conformarse con escoltar al vencedor.

 

Le Golf National enseñó los dientes el sábado 5 de julio y con el mal tiempo ha malogrado las vueltas de muchos jugadores, hasta el punto de que solo once de ellos estaban bajo par, después de tres rondas. Y la cuarta fue peor aún con todos los males caídos del cielo en forma de fuerte lluvia, lo que provocó que solo siete jugadores le ganaran al campo, preparado casi como para un Major. De los favoritos, Martin Kaymer resistió hasta la cuarta jornada, en la que un 77 le hizo descender hata la duodécima posición (+3).

 

Los dos españoles, Rafa Cabrera y Eduardo de la Riva que pasaron el corte en el Golf National de París, se hundieron al final. Cabrera acabó el 35 (+6) y De la Riva, el 66, cuarto por la cola, con catorce golpes sobre el par del campo. Mal fin de semana y bajonazo en la clasificación.

 

UN AMERICANO EN PARÍS

 

kevin stadler (1) 14

 

Pero, a pesar de su fallo en el último putt de un metro, en el hoyo 18, Kevin Stadler, un americano en París, ha sido el protagonista del Open de Francia. Stadler no es que siga los pasos de aquel otro americano, el actor Gene Kelly, protagonista de la magnífica película musical dirigida por Vincente Minnelli en 1951 y que nos ha dejado momentos inolvidables en el celuloide, pero ha demostrado con su juego durante las tres primeras jornadas, que no había ido a París a ver la torre Eiffel, sino a ganar uno de los torneos más prestigiosos del European Tour. El golfista americano, el único con un cierto renombre que está en la nómina de los profesionales que juegan en el Golf National de París y se ha convertido en el americano de moda, y no solo durante los tres primeros días, sino también la jornada final, aunque por motivos más tristes.

 

Ganadora de seis Oscars, «Un americano en París» cuenta la historia de Jerry Mulligan, un pintor bohemio en el bohemio París, en la postguerra de la segunda conflagración mundial, al que el amor le llega antes que el éxito. A Kevin Stadler, el hijo de Craig, apodado «la morsa», tanto por su oronda morfología, como por sus enormes bigotes, Europa le trae buenos recuerdos y ha querido venir al Open francés, aunque juegue normalmente en el Circuito Americano, del que los locales no quieren salir nunca, o casi.

 

Un_americano_en_Paris-

 

Kevin, que tiene una victoria en el PGA este mismo año, en el Waste Management Open, lo que le valió una plaza en el Masters 2014, en el que hizo historia al jugarla con su padre, ganador de una Chaqueta Verde, ha venido a Europa, no se muy bien si para quedarse hasta el Open británico, para el que está clasificado, o solo para estar en París y volverse a los Estados Unidos. Lo que si está claro es que Kevin no viene a pasearse y lo ha demostrado en la primera ronda del torneo francés, en el mismo campo, difícil a pesar de la buena climatología. Stadler, al que apodan «smallrus», es decir, la morsita, y que aunque está un poco pasado de kilos, como su padre, no luce enormes bigotes, tiene muchas papeletas para convertirse en un nuevo ganador en París.

 

PARÍS NO VALE UN OPEN (para Sergio, Gonzalo y Miguel Ángel)

 

En el Alstom Open de Francia que se está disputando en la capital francesa del 3 al 6 de este mes de julio, había nueve españoles, pero Sergio García, Gonzalo Fernández Castaño y Miguel Ángel Jiménez, por unas razones o por otras, no estarán en el tee de salida del Golf National, porque para ellos, «París no vale un Open».

 

Si el madrileño prefiere seguir buscando renovar su tarjeta en el Circuito Americano, y juega esta misma semana en The Greenbrier Classic, en West Virginia (ver información en esta misma página, Sergio García prefiere descansar porque lleva mucho trajín pasando el Charco, y el Open está a la vuelta de la esquina; y Jiménez, que siempre juega en París, donde ganó en 2010, también prefiere esperar a la Gira Británica para no recargar el calendario… y el cuerpo, que ya pasa de los 50 y hay que cuidarse.

 

Siete españoles, de los nueve que iniciaron el torneo, se quedaron fuera del fin de semana: Alejandro Cañizares, Jorge Campillo, Adrián Otaegui, Carlos del Moral, Nacho Elvira y Álvaro Quirós ya hicieron las maletas, igual que Chema Olazábal que tuvo que retirarse tras la primera ronda, por problemas físicos.

 

MUCHAS AUSENCIAS

 

En el recorrido Albatros, donde se juega el torneo, par 71, hay muchas ausencias, ya que los mejores jugadores europeos prefieren, o bien descansar hasta viajar a las Islas Británicas, donde esperan el Open de Escocia y el Open, propiamente dicho, que es el Británico. Ni Rory, ni Scott, ni Rose, ni Stenson… acuden a París porque ni para ellos, ni para los tres españoles citados, París no vale un Open.

 

Son muchos los franceses que, como es lógico, han acudido en bloque, y no solo por la «obligación» impuesta por el European Tour de acudir a los torneos nacionales que tienen los jugadores, sino por el chauvinismo francés y por el hecho de que es una competición de 3.000.000 € en premios, una de las mejor dotadas de la temporada regular, al margen de las finales en los Emiratos.

 

 

 

 

 

LE GOLF NATIONAL

 

El Alstom Open de Francia se disputa en Le Golf National, más cerca de Versalles que de París, donde se jugará la Ryder Cup 2018 a la que también optaba España y no pudo conseguirla. Le Golf National es un gran campo con dos recorridos, el Albatros, par 71, donde se disputa el torneo, y el Eagle.

 

Le Golf National Paris. 2

 

Le Golf National es un campo de golf, con dos recorridos de 18 hoyos, uno llamado Albatros y otro Eagle, y uno de nueve (Birdie) de pares tres, diseñados por los arquitectos Hubert Chesneau y Robert Von Hagge en colaboración con Pierre Thevenin . Se encuentra en Saint-Quentin-en-Yvelines , muy cerca de París, la capital francesa. Fue inaugurado el 5 de octubre de 1990 por Roger Bambuck , Ministro de Juventud y Deportes de Francia. Le Golf National, fue ya el escenario en 1991 del Open de Francia , el abierto nacional más antiguo de Europa continental , y se ha celebrado todos los años desde entonces, salvo en dos ocasiones. Ha sido seleccionado como sede de la Ryder Cup en 2018. El recorrido puede albergar hasta 80.000 espectadores. (Fuente Wikipedia).

No es posible comentar.