Noticias

Manolo Piñero se «jubiló» en Woburn

 

 

(En la imagen, Manolo Piñero, en Woburn; bajo estas líneas, Piñero con Seve, José María Cañizares y Pepín Rivero, cuatro españoles que colaboraron al triunfe de Europa en la Ryder Cup 1985).

 

Manuel Piñero recibió el homenaje del European Senior Tour, al finalizar Travis Perkins Senior Masters, décimo torneo de la temporada oficial del Senior Tour, en el que el jugador español se despidió de la competición oficial.

Según los responsables del Circuito Europeo Senior “la palabra “leyenda” referida a la figura del jugador español, se queda pequeña, dada la longevidad de la carrera de un jugador de golf y la rica historia asociada con su juego”.

Piñero, de 64 años recién cumplidos, nacido en Badajoz, pero con raíces en Marbella, donde se le puede encontrar siempre que se le necesita para cualquier cuestión golfística, exactamente igual que sucedió hace unos meses, cuando la RFEG le nombró capitán del equipo español en los pasados JJ.OO. brasileños, tiene unas estadísticas y unos resultados incontestables, que tienen mayor significado en esta hora de su despedida como profesional.

Más de 600 apariciones en los europeos y Senior Tours, con nueve victorias en el Tour Europeo (incluido el Campeonato de la PGA y la Copa Mundial en colaboración con su gran amigo Seve Ballesteros) son un aval suficiente para que la despedida de Piñero no sea sin pena ni gloria, y se le organice un homenaje que recuerde sus estadísticas impresionantes, como profesional, como persona… y como integrante de una Generación de Oro como la que tuvo a Severiano Ballesteros, desgraciadamente fallecido, como estandarte del golf español, europeo y mundial.

Piñero, al igual que muchos jugadores españoles, comenzó su vida en el golf como caddie y rápidamente se enamoró de este deporte.

El extremeño, que llegó al golf por casualidad, colaboró a escribir la historia del golf europeo, junto con los nombres más reconocibles como el citado Ballesteros, Faldo, Langer, Lyle, Woosnam y Torrance, que pusieron puso fin al dominio de los Estados Unidos en la Ryder Cup, y convenció a los futuros golfistas europeos sobre su capacidad para vencer al gran gigante americano.

«Me siento muy afortunado de haber podido jugar al golf», sonrió Piñero después de firmar su última tarjeta de puntuación Senior Tour en Woburn”, que, por cierto,  no fue tan buena como hubiera deseado. (Ver más información en esta misma página).

«Cuando empecé como caddie, a los 11 años -después de ir con mi abuela al Club de Campo de Madrid, a buscar algún trabajo en las canchas de tenis, desde donde me enviaron al campo de golf-,  no sabía nada acerca de este gran juego, pero ahora 45 años después puedo mirar hacia atrás y recordar una vida maravillosa dentro de un deporte que me ha llevado, además, a conocer a tantas personas increíbles.

«Desgraciadamente, nos falta el más grande de todos los que formamos esa Generación de Oro, Seve, que fue mi gran amigo y con el que disfruté tantos buenos momentos, como ganar la Copa del Mundo y la Ryder Cup.

«Pero también recuerdo ahora a Antonio Garrido, Faldo, Langer, Woosie, Torrance y James, por nombrar sólo unos pocos. Nos convertimos en una familia y haber sido parte de ella me ha dado muchas satisfacciones».

LA RYDER CUP 1985

Piñereo, Seve, Cañi y Pepín Ryder 1985

El papel de Piñero en la Ryder de 1985 la Copa Ryder no pudo ser mejor, seis años después de que el continente europeo fuera incluido como equipo, junto a los jugadores británicos. Inspirados por Seve, bajo la capitanía de Tony Jacklin, la Ryder Cup de 1985 fue el comienzo del fin de la hegemonía americana.

Puede que no fuera el jugador más conocido en el equipo, pero Piñero se convirtió en la estrella de Europa esa semana, al ganar cuatro puntos de cinco posibles, para ayudar a la brillante victoria del equipo europeo por 16 ½ – 11 ½.

El español jugó contra Lanny Wadkings, el peor de los rivales con el que le tocaría, si salía en primer lugar, cosa que él pidió hacer, y logró un gran triunfo (3 & 1) que hizo que sus compañeros siguieran la senda victorios marcada por Manolo.

«En 1985, tuvimos una semana especial. Cuando hablamos del orden de juego, Tony me preguntó si creía que podría ganar el punto si jugaba como número 1. Yo le dije que sí… y tuve la fortuna de ganar ese primer punto, que era muy importante”.

«Aquella  victoria de1985 fue tan importante que lo cambió todo. El golf europeo despegó después de aquello, y creció y creció hasta convertirse en lo que hoy somos. Hemos sido el mejor equipo de la Ryder Cup desde entonces y los jugadores que están saliendo de Europa están ganando Majors y los mayores torneos de forma regular».

No es posible comentar.