Noticias

El golf amateur de capa caída. Casi 24.000 licencias se han perdido desde principios de 2013

 

 

A pesar del ligero incremento producido durante el mes de junio -un 0.48%-, las licencias federativas del golf amateur no paran de caer desde el año 2011. En esta ocasión son casi 24.000 las licencias que se han perdido sin que la RFEG reaccione de alguna forma para intentar acabar con esta sangría. Las distintas acciones realizadas por el organismo federativo, que preside Gonzaga Escauriaza, según parece sin demasiada eficacia, no han servido para nada. Tanto el bautismo de golf, como la presencia del golf en los colegios, en las playas o en las ciudades, han sido experimentos fallidos que no han dado los resultados esperados. A fecha del primero de julio de 2013, ésta es la situación, según datos de la propia RFEG:

 

 

RECUENTO DE LICENCIAS

 

 

Número de licencias amateurs a 1 de julio de 2013:290.319

Número de licencias amateurs a 1 de junio de 2013:288.922

Incremento mensual:1.397 (+0.48%)

 

Número de licencias amateurs a 1 de enero de 2013:313.885

Decrecimiento desde primero de año:23.566 (– 7.50%)

 

Distribución de licencias por Federaciones Autonómicas JULIO 2013

 

Evolución de licencias de golf (últimos 20 años)

 

Año     Federados      Incremento    %                Año       Federados      Incremento      %

1994    81.021             7.285               9.9 %          2004      241.618           19.418               8.7 %

1995    89.737             8.716               10.8 %        2005      258.081           16.463               6.8 %

1996    98.876             9.139               10.2 %        2006      279.660           21.579               8.4 %

1997    109.592           10.716             10.8 %        2007      300.047           20.387               7.3 %

1998    122.681           13.089             11.9 %        2008      318.331           18.284               6.1 %

1999    137.752           15.071             12.3 %        2009      333.818           15.487               4.9 %

2000    154.857           17.105             12.4 %        2010      338.588           4.470                 1.4 %

2001    177.409           22.552             14.6 %        2011      333.013           – 5.545               – 1.6 %

2002    199.516           22.107             12.5 %        2012      326.905           – 6.108               – 1.8 %

2003    222.200           22.684             11.4 %        2013      315.301           – 11.604             – 3.5 %

 

Nota: Cifras 1 de enero de cada año.

 

 

LA CRISIS EN EL SECTOR

 

Y si la crisis de federados debería preocupar a los responsables federativos, más problemas aún van a causar los campos de golf, tal y como está la situación. Ya hay algunos cerrados como el emblemático Golf Santamarina, en Cantabria, un diseño de Severiano de Ballesteros, precisamente en el corazón del golf español, que tuvo que echar el cierre a sus instalaciones a finales del pasado 2012. Muchos han tenido que despedir a parte de su personal y otros luchan por la subsistencia aunque ven el porvenir negro.

 

 

EL GOLF PROFESIONAL CON UN  FUTURO INCIERTO

 

En cuanto al golf profesional, las cosas no van mejor. Al margen de Sergio, que sigue en su línea regular pero que cada vez tendrá más dificultades, por la edad y la competencia, en conseguir grandes resultados, la lesión de Miguel Ángel Jiménez nos ha dejado sin la posibilidad de victoria en el European Tour, donde la bandera de España no ha ondeado este año en ninguna entrega de premios.

 

Álvaro Quirós, recién casado, intenta volver a ser el que fue durante alguna temporada y Gonzalo Fernández Castaño busca emigrar al Circuito Americano, “porque en España/Europa no hay quien viva”, o similar.

 

Pablo Larrazábal, Rafa Cabrera, Alejandro Cañizares… están ahí, consiguen mantener la tarjeta cada año… pero sus posibilidades de lograr triunfos se ven cada vez más lejanas. Y Chema Olazábal parece que quiere, pero que no puede; al menos su premio Príncipe de Asturias es un alivio para la pesada losa antisocial que padece el golf y de la que tampoco sabe desprenderse la RFEG.

 

En cuanto al Challenge Tour, las cosas no van mejor este año: mediada la temporada, solo dos jugadores están entre los quince primeros: Agustín Domingo es decimosegundo y Jordi García Pinto, que consiguió un triunfo al comienzo del año pero que ha ido perdiendo gas según avanzaba 2013, es decimotercero.

 

 

LOS SENIORS EN ALZA

 

En cuanto al Circuito Senior Europeo, en el que solo Juan Quirós brillaba de vez en cuando, se ha animado con la llegada de Santi Luna, Pedro Linhart, Miguel Ángel Martín, José Manuel Carriles… pero con ser un motivo de satisfacción, no aporta ninguna solución al golf hispano.

 

 

LAS CHICAS SÍ PUEDEN

 

 

Afortunadamente, donde las cosas van mejor es en el golf femenino, tradicionalmente dejado de la mano de Dios… y de los hombres/mujeres responsables del tema. La llegada a los tees de rojas -es un decir porque para las profesionales es solo una referencia- de Carlota Ciganda, ganadora del ranking europeo 2012, en su año de rookie/novata y de jugadoras como Azahara Muñoz, Beatriz Recari o Belén Mozo… –por no hacer la lista interminable-, las tres con tarjetas del Circuito Americano femenino, son un aliciente para las nuevas jugadoras y un espejo en el que deberían mirarse los jóvenes profesionales masculinos.

No es posible comentar.