Torneos

Rory McIlroy (-14): en Wentworth triunfó el desamor

 

 

 

(En la imagen, Rory McIlroy con el trofeo que le acredita como ganador del BMW PGA Championship 2014. Bajo estas líneas, Thomas Bjorn,  líder destacado durante las tres primeras jornadas. Más abajo,Matteo Manassero, ganador en 2013, que no pasó el corte en esta edición. Más abajo, aún, portada del libro de Basilio Rogado, «El retorno de los cuerpos»). 

 

 

Ver leaderboard del BMW PGA Championship

 

 

Romper su relación con Caroline Wozniaki y vencer en Wentworth, fue todo uno. Rory McIlroy acabó con su racha de sequía y ganó (-14) el BMW PGA Championship. Por la cabeza del golfista, que es el primer norirlandés que gana en Wentworth, debió pasar la película de su vida sentimental y los momentos de ruptura, tan solo unos días antes de su victoria:

 

-Caroline, hola, soy tu Rory.

-Dime cariño, ¿que pasa?

-Nada, nada… es que ya no voy a ser tu Rory…

-¿Qué me dices?

-Pues que me parece… que no estoy preparado para el matrimonio…

-¿Y te das cuenta ahora, cuando ya hemos mandado las invitaciones a todos los amigos y a la familia?

-Ya, pero es que…

-¡Si hasta tengo el vestido de novia encargado…!

-Si, pero es que…

-Y entonces, ¿qué hacemos?

-Nada, lo que tú digas…

-Pues que a lo mejor lo tenemos que pensar más…

-Bueno, eso sí, claro…

-Claro ¿qué? ¿Lo dejamos o no lo dejamos?

-Lo que tú digas, cariño…

 

Y así ad infinitum… Dicen que la distancia es el olvido y aunque durante dos años los novios Rory y Catherine no concibieron esa razón, al final, se han dado cuenta de que sus carreras deportivas no son compatibles con el matrimonio. Sí con un noviazgo apasionado y de juventud, con encuentros esporádicos a tiro de avión privado, pero no con la idea de casarse y pensar en la creación de una familia, donde la mujer y los hijos, como es el caso de muchos golfistas, esperen horas y horas en el tee del 18 para, en caso de victoria, acudir a besar al ganador o, en caso contrario, como es lo normal, aguardar la llegada del perdedor y aguantarle el mal humor, al menos durante esa noche.

 

UNA VICTORIA BIEN VALE UNA RUPTURA

 

Con cuatro tarjetas de 68, 71, 69 y 66, para un acumulado de -14, McIlroy, que salía a siete golpes de distancia del líder durante tres jornadas, Thomas Bjorn, fue capaz de remontar y firmar seis bajo par en la tarde del domingo 25 de mayo, para hacerse con una victoria inesperada, y no por eso menos justa, y con los 791.660 € que tenía el ganador como premio, al margen del trofeo y del prestigio del torneo emblema del European Tour.

 

Rory que tiene seis títulos del Circuito Europeo, no ganaba desde 2012, cuando consiguió la victoria en DP World Championship en Dubai. Esta victoria es una buena noticia para el equipo europeo de la Ryder. ¿Será verdad que el problema del norirlandés era su amor/desamor con la tenista danesa?

 

Al final, McIlroy terminó con solo un golpe de ventaja sobre otro irlandés, pero este del Eire y no del Norte, Shane Lowry, que había compartido liderato con el danés Bjorn durante buena parte del torneo. Lowry (-13) acabó con un putt de más de veinte metros, que debió saberle a gloria, a pesar de haberle costado 250.000 €, la distancia económica que separa la bolsa del primero, de la del segundo, que fue de 527.770 €.

 

La tercera posición (-12) fue para el citado Thomas Bjorn y el inglés Luke Donald, reaparecido de entre los juigadores que se pierden en la clasificación cuando empiezan a cambiar sus movimientos de swing. Parece que, afortunadamente, Donald ha vuelto

 

LA VETERANÍA ES UN GRADO, POR LO MENOS

 

A sus 43 años, el danés Thomas Bjorn era claro favorito, a falta de una jornada en el BMW PGA Championship. Thomas Bjorn, sigue demostrando su gran momento de forma y a falta de una jornada, no solo seguía ostentando el liderato del torneo estrella del Circuito Europeo que finalizó el domingo 25 de mayo en Wentworth, con sus quince golpes bajo par, sino que era el rival a batir, aunque sus perseguidores lo tenían muy difícil.

 

Con tres tarjetas de 62, 72 y 67, Bjorn llevaba cinco golpes de ventaja sobre Luke Donald, segundo clasificado, y seis sobre el tercero, el irlandés Shane Lowry. Bjorn, que salía con -10 como líder en la tercera ronda sabatina, terminó con 37 golpes, dos sobre el par 35 de la primera vuelta de Wentworth, pero en la segunda parte del recorrido se salió del campo. Par en el diez y en el diecisiete… y siete birdies, del 11 al 16 y en el 18. Total, quince bajo par, que podían y debían valer un título y un sitio en el equipo europeo de la Ryder.

 

thomas bjorn

 

 

Pero pocos contaban con Rory McIlroy, aislado de sus problemas personales y sin presión sentimental alguna, que ocupaba la cuarta posición, empatado (-8) con Joost Luiten y a siete golpes de la cabeza. Y, al final, sí hubo que contar con sus aciertos  y con los fallos de sus rivales, especialmente de Bjorn.

 

PABLO LARRAZÁBAL, PRIMER ESPAÑOL

 

Pablo Larrazábal (69, 71, 69 y 71) con -8 acumulado, fue el primero de los españoles y acabó en séptimo lugar, empatado con Thomas Aiken, Francesco Molinari, Marcel Siem y Henrik Stenson, todos jugadores de primera, lo que dice mucho de la buena semana del catalán, que llegó a estar a dos golpes del líder a mitad de la segunda vuelta del domingo.

 

Rafa Cabrera Bello, que terminó su primera vuelta con 65 golpes, que sumados a los 73 de la segunda, le dejaban en la tercera plaza (-6), no pudo con la presión, o con el campo, y descendió con su tarjeta sabatina de 73 golpes y con la dominical de 71, con un total de (-6), a la decimosexta posición.

 

SERGIO, RETIRADO

 

Retirado Sergio García (ver más información en esta misma página), con problemas en una rodilla, los otros españoles que pasaron el corte, al margen de los citados Larrazábal y Cabrera Bello, dan unos la de cal y otros la de arena. Miguel Ángel Jiménez, que no ha tenido su torneo por las causas que sean, no pudo ser más regular (72. 72, 72) en sus tres primeras tarjetas, pero eso no le servía de mucho. En la cuarta jornada empezó mal, pero como el Pisha no se rinde nunca, al final firmó un 71 que le dejó, uno bajo par, en el puesto 35.

 

Eduardo de la Riva (+1), acabó en el puesto 46 y es el siguiente español. En el 54, Carlos del Moral (+2); Álvaro Quirós (+3), fue el 57 y empatados en el 63, finalizaron Jorge Campillo y Adrián Otaegui. El corte lo pasaron 74, y se estableció en +2.

 

Fuera del fin de semana se quedaron Chema Olazábal, Alejandro Cañizares y Nacho Elvira. Otros jugadores importantes que no pasaron el corte fueron Ernie Els, Darren Clarke, Paul McGinley…

 

Otro de los favoritos de los espectadores, ganador de la edición de 2013, Matteo Manassero, firmó ¡¡¡80 golpes!!! y con su +8 ocupaba, empatado, el puesto 145 y último tras la primera jornada. Sus 71 golpes del viernes no le sirvieron de nada y el sábado se pudo ir a su casa de Italia, a pensar en el siguiente torneo.

 

 

EL JUEVES, RECUERDO A IAIN MCGREGOR

 

El líder Thomas Bjorn, como todos sus compañeros y sus respectivos caddies, vistieron de negro y lucieron un lazo negro en su gorra, en homenaje a Iain McGregor, el caddie de Alastair Forsyth fallecido hace dos semanas en Madeira. Lo cierto es que el verdadero homenaje al caddie fallecido en plena competición, hubiera sido suspender el torneo, pero más vale tarde que nunca.  El danés, que no pasó el corte en el Open de España -donde se guardó un minuto de silencio en recuerdo del caddie de Zimbawe- la pasada semana, hizo una vuelta excepcional el jueves, aunque tuvo que interrumpirla por la amenaza de tormenta que se registró sobre Wentworth y que obligó a detener el torneo durante unas horas. A pesar de la lluvia, el veterano danés insistió en su buen juego y su tercer puesto le deja casi a punto para volver al equipo de la Ryder, en el que no juega desde 2002.

 

Los emigrantes europeos vuelven a Wentworth

 

Los mejores jugadores de Europa, muchos de los cuales han emigrado al Circuito de la PGA norteamericana, se dieron cita (22 – 25 de mayo) en Wentworth, cerca de Londres, para disputar el BMW PGA Championship, el torneo estrella del Circuito Europeo.

 

El retorno de los europeos no es precisamente por Navidad, sino en el mes de mayo, fecha tradicional de este torneo, que es algo así como el «Segundo Grande» del Viejo Continente, aunque se celebre, igual que el Open, que es el primero, en las Islas Británicas.

 

 

matteo manassero

 

 

El BMW PGA Championship, aparte del prestigio, reparte 4.750.000 € y en el tee de salida de Wentworth, un magnífico par 72, situado en Virginia Water, en el condado de Surrey, a media hora, más o menos, en tren de Londres, estarán los candidatos para acudir al equipo de la Ryder Cup que, en septiembre, se enfrentará, en Gleneagles, en Escocia, al equipo norteamericano dirigido por Tom Watson.

 

Esta ocasión de Wentworth es magnífica para que Paul McGinley tome nota: McIlroy, Stenson, Westwood, Roose, Donald, Dubuisson y, por supuesto, el joven italiano Matteo Manassero, ganador del pasado año… Esta semana competirán los mejores en la isla que es la cuna del golf, al margen de historias más o menos contrastadas. Y allí estarán también los más importantes jugadores españoles, con Sergio García y Miguel Ángel Jiménez -o debería escribirlo al revés, por respeto a las «canas»- a la cabeza, y con el resto de hispanos que intentarán conseguir un puesto, primero entre los que pasen el corte y luego, entre los que lleguen al domingo con posibilidades de top ten o, incluso, de ganar el torneo.

 

EL RETORNO DE LOS CUERPOS

 

el retorno de los cuerpos

 

Los golfistas emigrantes que vuelven a Europa lo hacen, en su mayoría, desde un lugar privilegiado en el mundo del golf. Los que tienen tarjeta del PGA Tour suelen estar bien colocados en el ranking mundial, con lo que eso tiene de positivo, tanto en sus vidas profesionales, como personales.

 

Por supuesto, no son emigrantes al uso, aunque la emigración, la vida fuera de la casa natal, de los amigos, del entorno de la infancia y de la juventud, suele ser, al margen de la economía, muy difícil.

 

Claro que las penas con pan son menos y en el caso de los golfistas que están en Wentworth -en un buen número, porque hay de todo, como en botica- sus problemas no pasan por los de los protagonistas de mi novela «El retorno de los cuerpos», que recibió el premio Provincia de Guadalajara, «Camilo José Cela», en 1989, que regresaban a España, invitados por el Gobierno español, porque después de 25 años como emigrantes, no habían podido reunir el dinero suficiente para regresar a su patria.

 

Y en la emigración, incluso en la que no tiene problemas con el dinero, no es oro todo lo que reluce. Esperemos que lo que brille en Wentworth tenga sonido español.

No es posible comentar.