Torneos

Álvaro Quirós (-6) acabó penúltimo en el Alfred Dunhill Links, en Escocia. Ganó (-22) el francés Víctor Pérez

(En la foto, un aspecto de los hoyos 1 y 18 de St. Andrews, vistos desde el emblemático bunker del hoyo 17).

Mala semana para la «Armada Española» que no había ido a Escocia a «luchar contra los elementos». El francés Víctor Pérez, con nombre español, ganó (-22) un torneo en el que Álvaro Quirós, único superviviente hispano de los ocho que iniciaron la prueba, acabó (-6) penúltimo.

Ni siquiera se puede achacar a los elementos, como pasó en el siglo XVI con el fracaso de la «Armada Invencible» que, en el siglo XVI, envió Felipe II a luchar contra los ingleses, la derrota de la «Armada Española» en los links escoceses de St. Andrews, Carnoustie y Kingsbarns. De los ocho españoles que acudieron al Alfred Dunhill Pro Am que finalizó el domingo 29 en el Old Course, solo uno se salvó del naufragio: Álvaro Quirós (-10) ocupaba el puesto 40, empatado con un nutrido grupo de jugadores, a diez golpes de los colíderes, sin embargo, el gaditano (70, 70, 66 y 76) con una malísima tarjeta el domingo en el Old Course, acabó (-6) empatado en la penúltima plaza y le dejó el farolillo rojo a un francés, Raphael Jacquelin (-4).

Un francés quedó el último y otro, Victor Pérez, que no es español, sino francés, nacido en Tarbes, muy cerca de la frontera con España, hace 27 años, fue el ganador en un día frio pero que terminó sin lluvia.

El corte se efectuó el sábado, después de que todos los jugadores (168 con sus parejas iniciaron la prueba) jugaran los tres campos en los que se desarrolla este torneo en formato Pro Am. Solo superaron el paso al domingo en St. Andrews, sesenta jugadores que acumularon el -9 en el que se cerró la clasificación.

Los otros siete españoles que acompañaron a Álvaro Quirós desde la primera ronda, se quedaron fuera de la última jornada y ni siquiera pueden achacar al mal tiempo -incluso salió el sol en la tercera ronda y el clima no fue tan crudo como otros años por estas fechas en Esocia- sus malos resultados que aquí quedan: Nacho Elvira y Rafa Cabrera (-8); Gonzalo Fernández Castaño (-7); Adri Arnáus (-5); Jon Rahm, que jugaba con su padre, (-4); Pablo Larrazábal (-3) y Adrián Otaegui (-2).

FLETWOOD Y PHIPPS (-39) GANARON EL PRO AM

De ellos, solo seis pueden volverse a España y empezar a preparar el Open del Club de Campo (3 – 6 octubre): Quirós porque jugó el domingo la prueba individual de profesionales, y Rafa Cabrera, que entró en la final del Pro Am, en la que se clasificaron 20 parejas. El canario y su compañero Dermot Desmond, un financiero irlandés, cuya fortuna está considerada como la novena de Irlanda, acabaron (-36) en la cuarta posición, a solo tres golpes de los ganadores Tommy Fletwood y Ogdan Phipps que empataron (-39) con los McIlroy, padre e hijo y que les vencieron por la mejor clasificación del inglés en la prueba individual. Fletwood acabó (-19) en quinta posición, mientras Rory fue (-15) vigesimosexto. El norirlandés acabó enfadado con la decisión de los jueces porque pensaba que se iba a decidir el desempate por la mejor tarjeta del domingo, con lo cual su padre y él hubieran sido ganadores.

EL CHALLENGE SE SUBE A LA PARRA

Después de dos jornadas en el Alfred Dunhill Pro Am que se disputa (26-29) en los links de St. Andrews, Carnoustie y Kingsbarns, dos jóvenes promesas, que encabezaban la clasificación del Challenge Tour, en su nueva «Carrera hacia Mallorca», después de la retirada de Omán, eran también los primeros en el torneo escocés.

El inglés Matthew Jordan (-14), de 23 años, era líder -y es quinto en el Challenge- y el escocés Calum Hill (-13), de 25, era segundo empatado con Lagergren y Southgate, que es el líder del Challenge Tour. Claro que la alegría dura poco en la casa del pobre y ambos jugadores descendieron, después de la tercera ronda, hasta la novena posición, donde empatan (-15) con otros tres jugadores.

En todo caso es savia nueva que llega al Tour Europeo cada año, igual que lo hace en el PGA Tour norteamericano, aunque en los Estados Unidos, como son más jugadores, son también más los jóvenes que destacan cada temporada.

Jon Rahm que no cesa de jugar está jugando en Escocia con su padre en esta prueba que se disputa en formato Pro Am y en la que el corte se establece el sábado 28, después de que todos los jugadores hayan jugado en los tres campos, St. Andrews, Carnoustie y Kingsbarns. Desgraciadamente al joven vasco (71, 68 y 73) no le ha ido nada bien y, por primera vez, creo recordar, ha dejado de pasar un corte en el European Tour, y precisamente cuando jugaba con su padre y, por primera vez, en el Old Course de St. Andrews.

Este tradicional torneo, en formato Pro Am, como queda dicho, tiene un montante en premios de 5.000.000$ y se juega en tres de los links más importantes de Escocia, durante las tres primeras rondas, con la jornada final, como no podía ser de otra manera, en St. Andrews.

Es una interesante prueba, que sustituyó al que se disputaba por equipos nacionales y que, en los últimos años, no atraía a los mejores jugadores del mundo, entre otras cosas porque en la zona, en esta época, suele hacer mucho viento, con frío y lluvia.

Todos los españoles presentes en Escocia, estarán también la primera semana de octubre en el CCVM para pelear por el Open de España, junto a Sergio García, que sigue sin jugar en Gran Bretaña, disconforme con la forma de cobrar los impuestos que tienen en las islas.

No es posible comentar.