Torneos

Rory McIlroy (-18) ganó el Tour Championship y la FedEx Cup. Jon Rahm (-4) acabó decimosegundo

Ver leaderboard del Tour Championship

Jon Rahm (-4) acabó decimosegundo, empatado con Bryson DeChambeau, en el Tour Championship, último de los play offs de la FedEx Cup, a 14 golpes de Rory McIlroy (66, 67, 68 y 66) que terminó las cuatro jornadas con 13 golpes bajo el par 70 del East Lake G.C. de Atlanta, a los que hay que añadir los 5 que conseguía como handicap al empezar el torneo, igual que el líder de entonfes, Justin Thomas, lo hacía con diez golpes de ventaja.

Con esta victoria, el norirlandés, que gana la FedEx Cup por segunda vez, e iguala a Tiger Woods en victorias, sumó los 15.000.000€ y suma dos triunfos en un mismo torneo: el Tour Championship y la FedEx Cup.

Este sistema de handicap, que convierte a los profesionales en «aficionados» millonarios, parece que convence a los expertos y, sobre todo, a los propios jugadores, que se llevan mucho dinero, sea cual sea la posición en que terminen este Tour Championship.

Sin embargo, a mi, personamente, no me gusta, quizás porque no termino de entenderlo. Bien están los «bonus» económicos, pero salir del tee del uno -que es donde dicen los aficionados que se ganan los partidos, gracias a los puntos que se consigan de los rivales- con diez golpes de ventaja, como Justin Thomas, que era el primero, sobre Marc Leishman, que era el trigésimo, me suena absurdo. Quizás sea porque mi ignorancia sobre el asunto lleva mi opinión a un terreno baldío. A estas alturas, que los profesionales copien el sistema de handicap de los amateurs, me parece una incongruencia.

RAHM, DECIMOSEGUNDO

El caso es que parecía que Thomas llevaba todas las de ganar, con un handicap de diez golpes al iniciarse la prueba, pero finalmente solo pudo quedar tercero (-13), empatado con Brooks Koepka, el número 1 del mundo, ya que con sus tres golpes bajo el par totales, añadidos a los diez con los que salía al campo, no pudo llegar hasta los 18 de Rory, ni siquiera a los 14 de Xander Schauffele, que partía solo con tres de ventaja.

Jon Rahm, que finalizó al par del campo (68, 72, 68 y 72) al finalizar las cuatro jornadas, acabó (-4) en esa decimosegunda posición ya dicha, con los mismos golpes de handicap (4) con los que inició la prueba. Con ese puesto, además del dinero obtenido, conserva la sexta plaza en el ranking mundial y, desde luego, confirma todas expectativas que los aficionados españoles tenemos en su figura, como líder del golf hispano durante muchos años, con permisoc, claro está, de Sergio García, al que no hay que dar por derrotado de antemano, ya que son muchos los años que, esperemos, le quedan de figurar también entre los mejores del mundo.

En total fueron 30 los jugadores que participaron en esta prueba, que el año pasado ganó Tiger Woods, y que le reportó un premio en metálico de 1.620.000$. Este año han sido 15.000.000$ los que han ido a parar al bolsillo del ganador y mucho dinero, igualmente, al de los 29 restantes, que bien se lo han ganado durante el año.

Tiger no podíá repetir triunfo porque no estaba entre los 30 mejores, como tampoco Jordan Spieth, Phil Mickelson y otros profesionales de renombre, que no han tenido su mejor temporada.

FINAL DE CICLO

Con el Tour Championship finaliza la temporada 18/19 del PGA Tour norteamericano. Pero a rey muerto, rey puesto y en tan solo tres semanas, vuelve el circo a moverse. El día 12 de septiembre se inicia la tempora 19/20, con el Greenbrier de West Virginia, que este año se denomina A Military Tribute at the Greenbrier -que tiene como objetivo el homenaje a las Fuerzas Armadas norteamericanas, que se disputa en el The Old White TPC, en la localidad de White Sulphur Springs, el citado estado de Virginia Oeste. El pasado año lo ganó Kevin Na, sin la presencia de ninguno de los tres españoles, que se trasladan al Circuito Europeo, donde se celebran los más importantes torneo, y mejor dotados económicamente, como final de temporada en la Carrera hacia Dubai.

No es posible comentar.