Torneos

Cuatro españoles (-4), segundos en el Andalucía Masters… pero barrió (-10) un sudafricano

(Bajo estas líneas, Jon Rahm en la tercera jornada; abajo, el emblemático hoyo 17 de Valderrama, durante la segunda jornada del Andalucía Masters. Fotos: Rafael Rollán, enviado especial de www.golfinone.es).

Ver leaderboard del Andalucía Masters

Adri Arnáus, Álvaro Quirós, Eduardo de la Riva y Jon Rahm (-4), acabaron segundos en el Andalucía Masters de Valderrama, donde ganó (-10), sin despeinarse, Christiaan Bezuidenhout.

Además de conseguir su primera victoria en el Circuito Europeo, el sudafricano, de 25 años, ha estado a punto ( 66, 68, 69 y 71) ha estado a punto de conseguir lo que nadie ha hecho desde 1988, poco después de inaugurarse Valderrama, hacerle cuatro vueltas al campo por debajo de los 70 golpes; en una cuarta jornada con altibajos, pero con mucha confianza en su juego, a pesar de haber firmado cinco bogeys, los mismos que había hecho en los tres días anteriores, el sudafricano de apellido impronunciable y problemático para los titulares de prensa, consiguió superar a todos sus rivales y terminar ganando con seis golpes de ventaja sobre sus cinco inmediatos perseguidores.

Bezuidenhout empezó la vuelta en el partido estelar, con cinco golpes de ventaja sobre Jon Rahm, su compañero de encuentro. Y lo hizo con dos birdies en los dos primeros hoyos, lo que parecía indicar que no había otro favorito que el sudafricano; sin embargo, cuatro bogeys, en los hoyos 3 al 7, le pusieron a Rahm soplándole en el cogote.

Sin embargo, el hoyo 8 fue determinante para el futuro de ambos jugadores, mientras a Rahm el putt de birdie le hacía una corbata increíble, que podía haberle puesto a uno o dos golpes del líder, el sudafricano firmó un par, que le salvó del naufragio. Rahm logró un birdie en el nueve, pero su rival también.

Al iniciarse la segunda vuelta, un bogey en el 10, frente a un birdie del sudafricano, que firmó otro birdie en el par 5 del 11, mientras Rahm no pasaba del par, dejaron el partido visto para sentencia. El español terminó con cuatro tarjetas de 69, 72, 69 y 72.

UNA INFANCIA TERRIBLE

Al margen del magnífico resultado de los cinco españoles que terminaron el Andalucía Masters entre los diez primeros, ya que, a los cuatro citados al comienzo de la crónica hay que añadir a Sergio García (-3), que acabó en el séptimo lugar, hay que dejar constancia del gran torneo que ha hecho el joven sudafricano de 25 años, líder de principio a fin, que buscaba su primer triunfo en el Circuito Europeo, después de haber encontrado en el golf una salida maravillosa para el problema que tuvo de niño, cuando se bebió un buen trago de matarratas porque confundió el recipiento con uno de refresco.

Total, las secuelas que le quedaron después haber visto afectado todo su sistema nervioso es un tartamudeo que bien vale toda una vida, después de haber sufrido tanto en su infancia. Luego tuvo problemas con las autoridades golfísticas que llegaron a sancionarle por dopaje, debido a los medicamentos que tomaba y, aunque después hubo ciertas rectificaciones, el jugador quedó tocado durante un tiempo. Esta victoria y el premio de 500.000€ logrados con su triunfo pueden significar el comienzo de una nueva vida personal y profesional para Bezuidenhout.

ADRI ARNÁUS, CON BILLETE PARA EL OPEN

Sin duda alguna, de los cinco españoles que han acabado en el top ten de Valderrama, hay que destacar a dos de ellos, Adri Arnáus (68, 70, 73 y 69), el rookie de este año y Eduardo de la Riva (71, 71, 69 y 69), que se quedó sin Tarjeta del Tour y tiene que seguir jugando en el Challenge.

Por supuesto, no hay que quitarles méritos a Jon Rahm, Álvaro Quirós y Sergio García, pero ellos tienen ya hecha su carrera, aunque la del gaditano con muchos altibajos, mientras los dos catalanes se juegan la vida, profesional, se entiende, en cada torneo: Adri para intentar colocarse entre los mejores, y Eduardo para volver a la élite del golf.

Ambos han conseguido, al empatar en la segunda posición con Rahm, Quirós y el francés Mike Lorenzo Vera, la nada despreciable cantidad de 180.666€ cada uno. Pero en el caso de Arnáus y Lorenzo Vera, el premio más gratificante es el billete al Open Championship que se juega este mes de julio en Irlanda del Norte, y al que también acudirá Bezuidenhout, ya que eran tres las plazas que se adjudicaban en el Andalucía Masters. El sudafricano como ganador y Arnáus y Lorenzo Vera, como mejor clasificados en el ranking mundial obtuvieron sus plazas, en detrimento de Álvaro Quirós y Eduardo de la Riva, cuya clasificación mundial está por debajo de Arnáus y Lorenzo Vera.

SERGIO NO ACERTÓ EN LOS GREENES

Sergio García, que defendía un título, en el torneo que auspicia su Fundación, y que había ganado dos veces consecutivas, no pudo pasar de la séptima plaza (-3), tras firmar cuatro tarjetas de 66, 72, 73 y 70, y no lograr su objetivo de victoria. Su fallo en los greenes, donde no pudo culminar su trabajo de tee a green, le dejó fuera de toda posibilidad de triunfo.

NUEVE ESPAÑOLES PASARON DEL CORTE

De los nueve españoles que pasaron el corte, los cuatro restantes, además de los citados acabaron en las siguientes posiciones: Jorge Campillo, al par, fue decimoquinto, puesto que le sirve para conservar su sexta plaza en la Carrera hacia Dubai. Pablo Larrazábal (3) fue el 26; Alejandro Cañizares (+7), el 53 y Samuel del Val (+9), el 59 de los 71 jugadores que pasaron el corte del viernes, establecido en +2.

CRÓNICA DE LA TERCERA JORNADA

Pues no, el viento no es el único elemento ajeno con el que se defiende un campo como el de Valderrama. Si el viernes sopló el viento y las mejores vueltas fueron dos de 65 y 66 golpes, el sábado, sin apenas viento, con calor y los greenes duros, el recorrido gaditano hizo honor a su fama y acreditó que no solo de viento se crean dificultades, ya que las vueltas más bajas del sábado, el día del movimiento, con apenas una ligera brisa durante toda la jornada, solo fueron dos, de 67 golpes, cuatro bajo el par 71 del campo, firmadas por Jon Rahm, que ascendió 21 puestos, hasta la segunda plaza (-5), empatado con el japonés Hideto Tanihara.

El otro 67 fue para el veterano y barrigudo Thomas Bjorn, que también le ganó por cuatro golpes al campo. El Gran Danés, que estuvo a punto de no pasar el corte, ascendió 49 posiciones y es sexto(-2).

JON RAHM EN EL PARTIDO ESTELAR

El caso es que Christiaan, el del apellido impronunciable e imposible para titulares de prensa, lleva tres rondas impecables, de 66, 68 y 69 golpes, y con solo cinco bogeys en los tres días de competición. Con su -10 tiene muchas posibilidades de victoria, pero en Valderrama, en la última jornada y con Jon Rahm soplándole en el cogote, todo puede suceder.

MAL DIA PARA SERGIO, ADRI Y ÁLVARO

Los que no han podido seguir la estela, no ya del sudafricano, sino de Rahm y el japonés Tanihara, con el que empata (-5) en la segunda plaza, el español, fueron Sergio García, Adri Arnáus y Álvaro Quirós, que empezaron la ronda del sábado empatados en (-4) y en la segunda posición, y que han acabado García y Arnáus (-2), sextos, empatados en un nutrido grupo en el que se han colocado también Eduardo de la Riva y Pablo Larrazábal; mientras, Álvaro Quirós (+1), cayó al puesto trigésimo.

CRÓNICA DE LA SEGUNDA JORNADA

Se levantó el viento y Valderrama fue otro campo; es verdad que si un recorrido de golf necesita el viento para defenderse, algún defecto tiene; el caso es que todos -o casi- los especialistas hablan maravillas del campo gaditano, de lo bien cuidado, de los maravillosos greenes, del maravilloso entorno… pero, el caso es que, si tras la primera jornada, sin viento, fueron 51 los jugadores que pudieron ganarle al campo, y se hicieron vueltas de 65 y 66 golpes, jugándole como par 71, después de dos jornadas, solo 25 están bajo par y solo ha habido dos tarjetas -las mejores- el viernes, de 68 golpes, firmadas por el sudafricano Christiaan Bezuidenhout y por el español Álvaro Quirós, natural de la zona.

Precisamente serán esos dos jugadores los que compartan el partido estelar del sábado. El sudafricano, de 25 años y apellido impronunciable, ha firmado dos tarjetas de 66 y 68 golpes y busca su primera victoria en el European Tour. El fin de semana comprobaremos si le ha sonado la flauta en las dos primeras rondas, o si de verdad está preparado ya para la victoria.

Para empezar, el sudafricano tiene cuatro golpes de ventaja sobre sus perseguidores, los tres españoles que empatan (-4) en la segunda posición, junto al galés Bradley Dredge, que se ha metido en esa segunda plaza en el último partido de la segunda jornada. Pero el problema de Christiaan es que uno de esos jugadores que acechan al líder es, ni más, ni menos, que Sergio García, ganador en las dos últimas ediciones de Valderrama y que conoce bien el campo. Con dos tarjetas de 66 y 72 golpes, Sergio, que no ha estado acertado en los greenes en esta segunda ronda, sí tiene capacidad suficiente para remontar durante el fin de semana.

También pueden hacerlo Álvaro Quirós (70, 68), el gaditano buen conocedor del campo, y Adri Arnáus (68, 70), que firmó un extraordinario eagle en el hoyo 17, el emblemático par 5 en el que Tiger se bañó en su día -su bola, claro-, embocando un putt desde el antegreen y a más de 20 metros.

Además del partido estelar, en el que aparece un jugador local como Álvaro Quirós, que atraerá mucho público, en el encuentro anterior jugarán juntos Sergio García, el veterano campeón y Adri Arnáus, el rookie que se situará en el tee del uno con la moral bien alta y a sabiendas de que tiene un buen, aunque difícil compañero de viaje. Será un buen día para comprobar la pasta de la que está hecho el catalán, pupilo en el madrileño Club de Somosagua, de Nacho Garrido, que estrenó Ryder, precisamente con victoria europea en Valderrama y con Seve como capitán.

UN PUTT VALIOSO ANTE OTRO PUTT INÚTIL

Si valioso y eficaz fue el magnífico putt de Arnáus, que le colocó (-4), cuando iba más uno en la vuelta, tras haber firmado tres bajo par en la ronda inicial, el jueves 27, igual de magnífico fue el putt de Gonzalo Fernández Castaño en el hoyo 18. Después de dar un mal approach de tercero y dejar la bola, también a unos 20 metros -a ojos de buen cubero-, embocó un putt pafa par, tan maravilloso como ínútil, porque le dejaba (+3) fuera del corte por un solo golpe. El madrileño se rio, por no llorar. Pero así es el golf… y la madre que le parió.

NUEVE ESPAÑOLES PASARON EL CORTE

De los 22 españoles que pasaron el corte, establecido en +2 y que superaron 71 jugadores, solo nueve estarán el fin de semana; eso sí, tres de ellos, los citados Sergio, Álvaro y Adri, con posibilidades de victoria, y otros tres, con alguna esperanza: Pablo Larrazábal (-2) es undécimo, después de fallar en la segunda parte del recorrido, con cinco bogeys, dos de ellos en los hoyos finales, y estropear unos estupendos nueve primeros hoyos, con tres birdies; los otros dos, Jon Rahm y Samuel del Val, empatan (-1) en el puesto 23. El vasco (69, 72) no jugó bien la primera jornada y lo achacó al jet lag; la segunda fue peor, y seguramente el viento fue el culpable; lo cierto es que Rahm no le tiene cogido el punto a Valderrama, un campo estrecho, no muy largo y con muchos árboles, donde los pegadores como Jon se muestran indefensos en muchos tees, sin poder hacer uso del driver. Con Rahm empata Samuel del Val, curtido en el PGA Latinoamérica, que está haciendo un buen torneo, pero que no parece tener muchas opciones a la victoria final.

Ya al par, aparece Eduardo de la Riva en el puesto 26 y en el 55, en un grupo de 17 jugadores que cierran (+2) la clasificación y le ponen número al corte, empatan Jorge Campillo, del cual se esperaba más, ya que es el sexto, y primer español, en la Carrera hacia Dubai, y Alejandro Cañizares.

CRÓNICA DE LA PRIMERA JORNADA

Como estaba previsto, tras la primera jornada, el 27 de junio, del Andalucía Masters, Sergio García (-5) es segundo, empatado con otros cuatro jugadores, a un solo golpe de Víctor Pérez, un joven de 26 años que busca su primera victoria en el European Tour, con apellido bien español, pero con pasaporte francés.

Sergio, que jugaba en el turno de mañana, firmó cinco birdies y no cometió un solo error. Quizás podría haber empatado en cabeza, pero un último putt no demasiado complicado, se lo impidió. Pero ahí está el castellonense, en un campo que parece hecho a su medida y en el que ha ganado en los dos últimos años.

Tras García, hay cinco españoles más -de los 22 que han iniciado el torneo-, que le han ganado a un Valderrama no tan fiero como lo pintan, por obra y gracia de la naturaleza. Sin viento, el campo gaditano se defiende peor de los ataques de los pros y la prueba es que, de los 156 participantes, 51 han terminado bajo el par 71 del bello recorrido.

Undécimos (-3) empatan Pablo Larrazábal y Adri Arnáus; Jon Rahm (-2), quejoso del jet lag y que jugó por la tarde, con los greenes más pisados y más rápidos, terminó en el puesto 21 y con la esperanza de mejorar en la ronda matinal del viernes. Y en el puesto 29, empatan (-1), Álvaro Quirós y Santiago Tarrío que, contra todo pronóstico aparece en números rojos, aunque sea solo por un golpe.

Al par, empatan en la posición 52, Eduardo de la Riva, Chema Olazábal, Alejandro Cañizares, David Borda, Eugenio López Chacarra, uno de los dos amateurs invitados por la organización, y Samuel del Val.

Ya sobre el par del campo, aparecen (+2) en el puesto 92, Jorge Campillo y Adrián Otaegui; y en el 111 (+3) empatan Nacho Elvira, Gonzalo Fernández Castaño -que no termina de empezar bien un torneo- Pedro Oriol, Pep Anglés y Alejandro del Rey, el otro amateur español participante.

En el puesto 130 aparece (+4) Alfredo García Heredia y en el 151, Iván Cantero (+7) con nulas posibilidades de pasar el corte.

MUCHAS AUSENCIAS EN VALDERRAMA

Se pueden poner todas las excusas que se quieran y afirmar, cosa que es cierta, que el éxito del Andalucía Masters, que se está disputando en Valderrama (par 71), del 27 al 30 de junio, está asegurado con la presencia de Sergio García y Jon Rahm, pero también es verdad que a este premio, adelantado en el calendario y en una buena fecha, y dotado con 3.000.000€ que no está nada mal en el European Tour, le faltan figuras europeas.

A sabiendas de que los norteamericanos no pisan Europa nada más que para jugar el Open Championship, un torneo que se juega en un campo como el de Valderrama, merecería una mayor presencia de jugadores del top veinte europeo.

Porque de los veinte primeros de la Carrera hacia Dubai, solo hay tres presentes en el campo gaditano; dos españoles, Jorge Campillo, que es sexto y primer nacional, Sergio García, que ocupa la vigésima posición, y el inglés Matthew Fitzpatrick, que es duodécimo en el ranking europeo y que ha empezado con mal pie (+3) en el puesto 111.

Vista la clasificación, de los 156 participantes, solo hay 14 clasificados para el Open Championship, lo que indica el bajo nivel -comparativamente hablando y teniendo en cuenta que hay buenos jugadores en Valderrama- del cuadro de participantes.

Pero es que el ranking del European Tour es engañoso. De los diez primeros, solo dos, el líder Matt Wallace y el sexto, Jorge Campillo, son jugadores habituales del Circuito Europeo; el resto están en el top ten porque sus resultados en los Grandes y los Campeonatos del Mundo, que suman en la Carrera hacia Dubai, les ha colocado en esa posición, pero sin jugar nada, o casi nada, en el Circuito Europeo regular. Es lo que hay.

VEINTIDOS ESPAÑOLES EN LIZA

A falta de esas otras figuras, en Valderrama hay una nutrida presencia de españoles -con otra ausencia, la de Rafa Cabrera Bello, que no juega tampoco esta semana en el PGA Tour-, que siempre tiran de la afición, a pesar de que la mayoría de los espectadores del Andalucía Masters sean extranjeros, como es lógico debida la presencia masiva de golfistas de otras nacionalidades en la Costa del Sol y añadidos.

Con los citados Sergio García -cuya Fundación es la anfitriona del torneo- Jon Rahm y Jorge Campillo, estarán el tee de salida de Valderrama, los clásicos del Tour, Adrián Otaegui, Nacho Elvira, Pablo Larrazábal, Álvaro Quirós, Fernández Castaño y Adri Arnáus.

A ellos se suman otros jugadores que aspiran a llegar al Circuito Europeo y algunos que han perdido la Tarjeta y buscan recuperarla afanosamente: Alejandro Cañizares, Pedro Oriol, Alfredo García Heredia, Pep Anglés, Samuel Val, Javi Colomo, David Borda e Iván Cantero.

Entre los españoles también hay diferencia generacional: en el tee estarán Chema Olazábal, que ya juega el PGA Tour Champions, y los amateurs Eugenio López Chacarra y Alejandro del Rey, que busca su futuro desde los greenes de Valderrama

No es posible comentar.