Torneos

Dustin Johnson (-21) arrasó en México. Sergio García (-10), sexto. Tiger Woods (-8), décimo

(En la imagen, bajo estas líneas, un aspecto del Club de Golf Chapultepec, en la Ciudad de México).

Ver leaderboard del WGC de México

Dustin Johnson (-21) arrasó en el WGC México Championship y ganó con 5 golpes de ventaja sobre McIlroy. El norteamericano (64, 67, 66 y 66), líder del principio al fin, no tuvo rivales en la última ronda en la que Rory McIlroy, su único rival, sucumbió con un bogey en el hoyo, par 5, después de que le negaran un alivio junto a un árbol, y no pudo levantar cabeza. La victoria de Johnson le ha hecho ascender hasta la segunda posición del ranking mundial y ya es octavo de la FedEx Cup. Su victoria, en un torneo que repartía 10.250.000$ le reportó 1.538.801$.

La tercera posición(-11), en el Chapultepec G. C. (par 71), en la Ciudad de México, fue para Ian Poulter, Paul Casey y Kiradech Aphibarnrat.

Sergio García (-10) acabó en sexta posición (69, 66, 69 y 70), empatado con Patrick Cantlay y Cameron Smith.

Rafa Cabrera (-5) terminó en el puesto 19. El canario (76, 69, 66 y 68) ha ido de menos a más y acabó empatado en el top 20 con otros cinco jugadores.


Los otros dos españoles, dos vascos, que iniciaron el torneo no tuvieron su mejor torneo y finalizaron sobre el par 71 del campo: Jon Rahm (+1) terminó el 45 y Adrián Otaegui (+98), el 60.

 

García fue el único de los cuatro participantes que tuvo opciones, sino de victoria, debido a la lección de golf que fue el juego de Johnson, al menos de terminar entre los diez primeros, como así hizo.

Rafa Cabrera también terminó bajo par en un campo al que solo ganaron 38 de los 72 participantes, y que, a pesar de ser un campo construido a principios del siglo pasado, se defendió muy bien, a pesar de no ser muy largo. La altura de la ciudad de México y las calles estrechas, con muchos árboles y la velocidad de los greenes crearon muchos problemas a los jugadores.

Rahm, que jugaba un campo que no le va a su juego largo y agresivo, peligroso para un recorrido estrecho, con muchos árboles y greenes pequeños y rápidos, no pudo ser más regular, en todos los sentidos de la palabra. Cuatro tarjetas, tres 72 y un 69 final, uno sobre par cada día y dos bajo el par en la última jornada, para un +1 acumulado que le dejó en una posición demasiado baja para lo que nos tiene acostumbrados.

Por su parte, Otaegui, que ha jugado seis semanas seguidas – terminó segundo en el Super6 de Australia y tuvo la oportunidad de entrar en la lista mexicana, al fallar algunos de los jugadores que tenía por delante. Adrián, que llegaba a México después de un largo viaje -en el que, además de la distancia tuvo la mala suerte de perder uno de los enlaces que retrasó aún más su llegada- bastante ha hecho con aguantar el tirón, incluso ha ido de menos a más. Sus cuatro tarjetas de 77, 74, 71 y 70 golpes, así lo atestiguan. El domingo, en la última ronda, consiguió ganarle al campo, con lo que no solo se va de Mexico a disfrutar de un merecido descanso, sino que se embolsó más de 45.000€ por los que ha merecido la pena darse tal paliza.

TIGER AL PAR Y MICKELSON +8

Solo el número 1, Justin Rose, que no ha querido competir con la altura de México y prefirió descansar para el Swing de Florida, a nivel del mar, y el 11, Jason Day, por enfermedad, faltaron de los treinta primeros del ranking mundial en el WGC México Championship el primero de los Campeonatos del Mundo de la temporada, que finalizó el domingo 24 en el Chapultepec G. C. (par 71) mexicano, y en el que el total en premios es de 10.250.000$.

Naturalmente Phil Mickelson, que el pasado año rompió su sequía ganadora con un triunfo en esta prueba, por el que obtuvo 1.700.000$, intentaba defender el título, pero con sus 79 golpes de la primera jornada, y su puesto penúltimo (+8), no parecía tener posibilidades de victoria, por no decir ninguna. Los 65 golpes de la segunda ronda mejoraron su posición, pero el 72 de la tercera le relegó hasta el puesto 51; en la cuarta ronda, un 68 le llevó, al par definitivo, a la plaza 39.

Tiger Woods (71, 66, 70 y 69), que también acudió a la cita, era otro candidato a dar la sorpresa, al menos, su primer día, al par. Tras la segunda vuelta, Tiger era octavo, pero su solitario golpe bajo el par de la tercera ronda, le mantenía en el top ten, puesto que conservó, ya que terminó (-8), noveno, empatado con otros tres jugadores. (-6), pero a diez golpes del líder.

Tiger sigue y sigue; y ya se sabe, el que la sigue…

No es posible comentar.