Torneos

J.B. Holmes (-14), un secundario ganó en Hollywood. Jon Rahm (-7), noveno. Spieth (+10), hundido

Ver leaderboard del Genesis Open

J.B. Holmes (-14), un actor secundario en el mundo del golf, fue el ganador del Genesis Open, a los pies de Hollywood. Segundo, a un golpe, en este torneo
plagado de aplazamientos debido a la lluvia, fue Justin Thomas (-13).

En cuanto a los tres españoles que participaban en el Riviera C.C. (par 71), el club de los actores de Hollywood, de los clásicos y de los actuales, Jon Rahm (-7) fue, como casi siempre el primero de ellos y acabó noveno (67, 70, 69, 71), dentro de un top ten del que el vasco no suele apearse nunca. Rafa Cabrera (-5) acabó en el puesto 25 y Sergio García (-2), terminó, el 37 muy lejos de la cabeza.

A pesar de las fuertes lluvias caídas sobre el centro de California, concretamente sobre la zona de Los Ángeles, donde también cae agua a cántaros -decía la canción que era en el sur del estado donde no llovía nunca-, el torneo pudo finalizarse aunque el domingo tuvieron que jugarse prácticamente las dos últimas rondas, con los 76 jugadores que pasaron el corte al par, jugando a destajo.

Entre esos participantes, Sergio García (75, 67) pasó el corte, al par 71 del Riviera C.C. californiano, en el grupo que cerraba la clasificación al final de la segunda ronda, empatado en el puesto 63. Al final, con otras dos vueltas de 69 y 71, García acabó (-2), empatado, entre otros, con Phil Mickelson.

El castellonense volvía a la competición, después de su «actuación» y posterior descalificación en Arabia Saudí, y lo ha hecho, compitiendo con los mejores del golf mundial, precisamente en Hollywood, donde las estrellas brillan más que el sol, sobre todo en las dos primeras rondas donde no paró de llover torrencialmente.

Sergio ha probado esta semana con un putt más largo de lo normal y apoyado en el brazo izquierdo, como hace Bryson DeChambeau. Y no parece que le haya ido ni bien ni mal, sino todo lo contrario.

Rory McIlroy (-11) acabó cuarto, y fue de menos a más. En la decimoquinta posición acabaron (-6) varios jugadores, entre ellos Tiger Woods, que luchó hasta los últimos hoyos del recorrido por un puesto en el top ten, Bubba Watson -ganador del pasado año-y Bryson DeChambeau.

Además de la victoria de J. B. Holmes, un trabajador del golf que se superar en situaciones complicadas y se lleva por delante a los mejores del mundo, destaca en esta prueba recién finalizada, la debacle de Jordan Spieth. El texano llegó a ser líder provisional durante la primera jornada y luego estuvo todo un día sin jugar, debido a los horarios disparatados que tuvieron que poner los organizadores, al tener que aplazarse las dos primeras rondas.

Spieth (64, 70, 70 y 81) declaró el mismo sábado, que su juego estaba mejorando mucho y que pronto se veía al mismo nivel de cuando ganaba Grandes uno detrás de otro. Sin embargo, el domingo, firmó un 81, diez más sobre el par 71 del campo y acabó, el 51, con un acumulado de +10, lo que puede dejarle tocado un cierto tiempo.

EL CAMPO DE HOLLYWOOD

La prueba tiene como escenario al Hollywood de toda la vida, ya que el Genesis Open (14-17 febrero) se disputa en el Riviera Country Club, un club de golf, en Pacific Palisades, una zona privilegiada, situada a 20 minutos del centro de Los Angeles, a orillas del Pacífico y junto a las montañas de Malibú. El campo de golf es considerado por las estrellas de Hollywood, las de celuloide, como «su hogar».

A este escenario de lujo y glamour cinematográfico acudieron, como no podía ser menos, todas las estrellas del golf mundial, incluido Tiger Woods, para disputar un torneo que repartía 7.400.000$ y que el año pasado ganó Bubba Watson, que se embolsó 1.296.000$.

RIVIERA COUNTRY CLUB

El Riviera Country Club ha sido sede de los torneos de golf más prestigiosos, incluido el Open USA de 1948, los Campeonatos de la PGA de 1983 y 1995, el Open de 1998 y el Aficionado de los Estados Unidos de 2017. En la próxima década, el club escribirá un nuevo capítulo en ese libro de oro, ya que será la sede del golf en los Juegos Olímpicos 2028. Además de su historia deportiva, Riviera es el club de golf al que las grandes estrellas de Hollywood consideran «su hogar». Durante la edad de oro de Hollywood, fueron socios del club, Charlie Chaplin, Mary Pickford, Walt Disney, Howard Hughes, Humphrey Bogart y muchos más. Y esa tradición continúa hasta hoy.

No es posible comentar.