Torneos

Rose (-21) venció en San Diego. Rahm (-14), quinto

Ver leaderboard del Farmers Insurance Open

Jon Rahm (-14) no pudo mantener su liderato de la primera jornada y tampoco tuvo un buen final, al par, en la última ronda del Farmers Insurance Open en San Diego, California, con lo que finalmente acabó quinto, empatado con Jason Day y Rory McIlroy. El español (62, 72, 68 y 72) terminó a siete golpes del ganador, el inglés Justin Rose (-21). La segunda posición fue para el australiano Adam Scott (-19).

Rose (63, 66, 69 y 69), mantuvo con cierta comodidad -ya se sabe que la facilidad está reñida con el golf, el número 1 mundial, y aunque empezó con ciertas dudas en la última ronda, el domingo 27 de enero, supo recuperarse y finalizar con tres golpes bajo el par y con una ventaja suficiente para no tener problemas en el último hoyo.

Rahm que terminó la ronda inicial, el jueves 24, con 62 golpes, diez bajo el par del campo Norte de Torrey Pines C.C. firmó diez golpes más, 72, en la jornada del viernes. Una explicación de este mal resultado podría deberse a la dificultad del campo Sur, donde disputó la segunda ronda, ya que era, en teoría, el más difícil de los dos recorridos en los que se disputó esta prueba.

El torneo era el segundo del Swing californiano; se jugó en la localidad californiana de San Diego, y la iniciaron 156 jugadores.

Los 68 golpes de la tercera vuelta del vasco, también en el Campo Sur, devolvieron la esperanza a los aficionados, aunque Rose se mostraba muy firme durante toda la prueba. Desgraciadamente, los malos pronósticos se cumplieron para Rahm, que no supo aprovechar las dudas iniciales de Rose y Scott porque el putt no le terminó de funcionar.

En cualquier caso, Jon, que ya ganó este torneo en 2017, lo que significó su primera victoria en el PGA Tour, al poco tiempo de debutar en el Circuito norteamericano, sigue estando en el top cinco, o en el top ten, cada vez que participa en un torneo; y eso, la regularidad que demuestra semana a semana, es fundamental para un deporte como el golf. No todo es ganar, y valorar las constantes actuaciones de Rahm, siempre en los puestos de cabeza, es muy importante.

Jordan Spieth (65, 72, 72 y 72), otro de los teóricos favoritos, a pesar de que no está en su mejor momento, acabó al par, igual que Rahm, la última jornada, también en el campo Sur, y abandonó el top ten al que le llevarón sus siete golpes bajo el par de Torrey Pines de la primera ronda, hasta finalizar en el puesto 35, con esos mismos -7, ya que firmó las tres tarjetas restantes al par.

Tiger Woods era uno de los grandes atractivos de este Open de San Diego, además de los jugadores ya citados, incluido Adam Long, el inesperado ganador de la pasada semana, cuando se inició el Swing californiano, y que acabó la primera jornada (-3), en el top 40, después de jugar el campo Sur.

En el caso de Tiger (70, 70, 71 y 67), su participación no ha sido buena, a excepción de la última jornada, con cinco golpes bajo par. Al final, gracias a ese sprint final, Woods acabó en el pueto vigésimo (-10), empatado con otros cuatro jugadores.

En cuanto a Adam Long, acabó (69, 73) con dos golpes bajo el par y no pudo pasar el corte, que se estableció en -3, y que superaron 77 jugadores. En el caso de Long, parece que la flauta que le sonó la pasada semana, tenía un agujero solo, como la de Bartolo.

En Torrey Pines se echó en falta, por primera vez en 28 años, a Phil Mickelson, nacido precisamente en San Diego, hace 48 años, y ganador en tres ocasiones en su tierra, que ha decidido no participar esta semana en la prueba, después de quedar segundo la pasada semana en La Quinta, y de tener previsto participar en el Waste Management Open, en Arizona, la próxima semana.

Una decisión que ha extrañado a muchos aficionados, sobre todo a los de su tierra natal.

No es posible comentar.