Torneos

Tiger juega en Bahamas… sin Mickelson

 

 

Después de la pachanga/desafío de Las Vegas, donde Phil MIckelson derrotó a Tiger Woods, para mayor gloria de los apostantes de todo el mundo, el ganador de 14 Grandes vuelve a jugar en otro torneo peculiar con 18 participantes, el Hero World Challenge, en Bahamas.

A puerta cerrada, y sin imagenes de televisión en España -Movistar Golf anunció a bombo y platillo un enfrentamiento que luego no pudo o no quiso emitir, por motivos económicos, al parecer-, el zurdo californiano, de 48 años, venció al también californiano y ex número del mundo, de 42, en lo que se denominó “The Match” y que se disputó a puerta cerrada, en Shadow Creek (Las Vegas), con 9.000.000$ en juego y con el soporte económico, no solo de las televisiones de casi todo el mundo -ya se ha dicho que en España no se pudo ver- y, sobre todo, con las enormes ganancias que dejaron las apuestas a las empresas de juego que debieron hacer su agosto, en pleno noviembre.

Al final, aunque el resultado era lo de menos, Mickelson logró la victoria, con luces artificiales, ya que se les hizo de noche al terminar empatados en el hoyo 18 y después de necesitar otros cuatro para finalizar.

Phil tomó ventaja en el hoyo 15, pero Woods empató con un fantástico chip en el 17 y Lefty -que comentó tras esta igualada: “no se porque me extraño si llevas toda la vida haciéndome lo mismo”, terminó llevándose el triunfo en los hoyos extra, cuando ya había caído la noche sobre Las Vegas y el partido transcurría bajo luces artificiales instaladas para la ocasión. Los tres últimos hoyos se jugaron en un par tres de 85 metros, iluminado “por si acaso”, hasta que Mickelson se impuso con un gran putt.

Total, Mickelson reconoció que le iba a venir muy bien decir que había ganado a Tiger “que sigue siendo el mejor golfistas de todos los tiempos”.

Algunos especialistas y jugadores criticaron esta competición que parecía más un acuerdo entre los dos protagonistas, la televisión y las casas de apuestas de Las Vegas, con los hoyos iluminados incluidos, que un verdadero partido a cara de perro.

Las críticas incluían los micrófonos colocados, tanto a jugadores, como a caddies, que hablaban durante todo el recorrido y comentaban sus propias apuestas: en el hoyo 1, Mickelson se jugó 100.000$ a que hacía un birdie para empezar y Tiger le dobló una apuesta que Phil, terminó perdiendo.

También en el hoyo 9 se jugaron un millón de dólares si alguno de los dos hacía un eagle.

En estos retos durante el recorrido se recaudaron 800.000$ para organizaciones benéficas, una buena excusa para el movimiento de dinero que supuso este enfrentamiento.

Ni Mickelson, que ha ganado alrededor de 88 millones de dólares en premios a lo largo de su carrera, con cinco Majors conquisados, ni Tiger, necesitaban enfrentarse en una prueba de estas características, pero el espectáculo debe continuar y en eso los norteamericanos lo tienen bien claro.

TIGER EN BAHAMAS

Y esta misma semana, Tiger Woods, que ganó en septiembre el Tour Championship de Atlanta, después de cinco años sin victorias, vuelve a disputar eun torneo, el Hero World Challenge, en Bahamas -ver más información en esta misma página- donde solo compiten 18 jugadores.

No es posible comentar.