Torneos

Adrián Otaegui (-9), decimosegundo en Turquía

 

 

(En la imagen, bajo estas líneas, una vista del Regnum Carya Golf & Spa Resort, en Antalya, Turquía)

 

 

Ver leaderboard del Turkish Airlines Open

 

Adrián Otaegui (-15) acabó tercero, a dos golpes de la cabeza, en el Turkish Airlines Open. El vencedor fue Justin Rose que ganó, en play off a Li Haotong, tras el primer hoyo -el 18- de desempate, donde el chino falló un putt de medio metro para forzar un segundo hoyo de play off. La prueba, primera de las Series Finales del European Tour, que tenía 7.000.000 $ en premios, finalizó el domingo 4 de noviembre, en el Regnum Carya Golf & Spa Resort (par 71), en la localidad turística de Antalya, situada a orillas del Mediterraneo, al sudoeste del país- con otros cinco jugadores.

El inglés recupera el número 1 del mundo tras esta victoria, gracias al 1.025.132€ que acumuló a su lista de ganancias del año.

Otaegui (68, 65, 71 y 65), que era decimosegundo al comienzo de la cuarta y última ronda, firmó una cuarta tarjeta de seis golpes bajo par, la mejor de la jornada, e igualó en esa tercera plaza final con el belga Thomas Detry, con el que también empató el domingo a 65 golpes.

Lo otros cuatro españoles que iniciaron el torneo, en el que participaron 78 jugadores y no hubo corte, quedaron así: Pablo Larrazábal (-10), decimoctavo; Jorge Campillo (-6), el 35; Nacho Elvira (+2), el 68 el 72.

EL VIAJE INTERMINABLE

El European Tour presume de globalización, lo que está muy bien, ya que el Circuito persigue la senda del dinero. Pero una cosa es la expansión por todo el mundo y otra la locura de las Series Finales que se disputan durante las tres primeras semanas de noviembre.

La primera de estas pruebas, dotada, como la segunda, con 7.000.000$ se juega en Turquía. El Turkish Airlines Open (1-4 noviembre) tiene como escenario el Regnum Carya Golf & Spa Resort.

Son 78 los jugadores que participan en el torneo, que el pasado año ganó Justin Rose, y que es uno de los tres clasificados (décimo) en el top ten de La Carrera hacia Dubai, que estará en el tee de salida. Los otros dos son otro inglés, Tommy Fletwood, que es el segundo, y el danés Thorjborn Olesen, séptimo.

MILES DE KILÓMETROS DE VIAJES INTERMINABLES

Los demás se reservan para lo que viene, o no. El caso es que por muy poderoso que sea el Caballero don Dinero, no parece de recibo que al final de una larguísima temporada, se jueguen tres torneos seguidos en Turquía, Sudáfrica y los Emiratos Árabes. Miles y miles de kilómetros para unos cuerpos cansados de tanto trajín. De ahí que sean muchos los jugadores que se retraigan y se lo piensen más de dos veces antes de disputar los tres torneos y, posiblemente sean muchos los que vayan solo a uno: la Gran Final de los Emiratos Árabes, donde si estarán los sesenta primeros de la Carrera hacia Dubai.

Y para el próximo año, las cosas siguen igual… o mejor/peor. El Circuito Europeo se muestra orgulloso de su calendario, y no es para menos: serán para la temporada 18/19, 48 torneos, en 31 países y en los cinco continentes… Ahí es nada.

Pero son tales las distancias que tienen que recorrer los jugadores, que los mejores estarán reticentes a viajar a algunos de esos torneos que tienen un montante en premios, casi tan importante como los de la PGA de los Estados Unidos. Por ejemplo, se anuncia un torneo que se añade a los pertenecientes a los de la Rolex Series: será en Abu Dhabi, a mediados de enero, y tendrá también 7.000.000$ en premios.

Todo eso está muy bien. Pero ¿hasta cuando van a seguir los patrocinadores poniendo millones de dólares para ver que cuando llega el torneo a su país -como en el caso de Turquía que nos ocupa esta semana- solo acuden tres de los diez primeros del ranking, y entre los 78 paraticipantes, muchos de ellos no están entre los 60 primeros que llegan a la Gran Final?

Hasta las gallinas saben que llega un momento en que deben dejar de poner huevos, sobre todo si son de oro.

Comentar