Torneos

PGA Championship: Tiger (-14), segundo, cruzó el Missouri. Rahm (-11) fue cuarto y Cabrera (-9), décimo

 

 

(En la imagen, Brooks Koepka con el trofeo Wanamaker, con el que se premia al ganador del PGA Championship, denominado así en homenaje a Rodman Wanamaker, uno de los personajes que hizo posible la creación de la PGA norteamericana (Asociación de Profesionales de Golf).

 

 

 

Ver leaderboard del PGA Championship

 

Como se recuerda en un clásico del Western, el forastero no debía cruzar el Mississippi, rio con reputación de lobo, aunque lleve la piel de cordero en ocasiones. Esta  vez, no fue el Mississipi, sino su primo, el Missouri, el que no dio problemas al californiano, que venía de lejos, y que se permitió la hombrada de hacer caso omiso a los peligros de la corriente, y estuvo a punto de darle un susto al joven Koepka (69, 63, 66 y 66), criado a los pechos del Challenge Tour Europeo, y que ya suma Grandes en plural.

Brooks Koepka (-16) levantó el trofeo Wanamaker, pero Tiger Woods (70, 66, 66 y 64) se quedó (-14) a dos golpes… El otrora número 1 demostró que los del que le enterraron en su día, no taparon bien la fosa, ya que, aunque sufriendo, por el calor, la presión del gentío y el cansancio, supo mantener en vilo al público y al joven Koepka, hasta el último hoyo del Bellerive C.C.(par 70), en St. Louis, Missouri, donde el domingo 12 de agosto finalizó el PGA Championship.

Sus partidos arrastran multitudes y siguen levantando pasiones y si, al final, el resultado acompaña, la espera no habrá sido en vano. Por lo pronto, el californiano es ya el 26 del mundo y un claro componente del equipo norteamericano de la Ryder Cup, tanto por los méritos adquiridos hace tiempo, como por los demotrados en el campo de juego.

Al final, Koepka se llevó, con el trofeo Wanamaker, 1.710.125 €, de los 10.500.000$ que se disputaban -el European Tour juega con las dos divisas, una para el montante en premios, que va en dólares, y otra con los euros, para las cifras que ganan los jugadores. Ellos sabrán el por qué.

Woods, por su parte, ha vuelto a las cifras millonarias, y su segunda plaza, en solitario, le ha reportado 1.026.075 €. ¡Más combustible para su yate y su avión!.

Si la espalda, las rodillas y su salud en general, incluyendo la mental que parece estar en buenas manos, le responden, habrá que seguir pensando en Tiger como perseguidor, y quizás, cazador, de los cuatro trofeos que le faltan para igualar al mito Nicklaus.

La tercera posición fue para Scott Adam (-13) que desde que ha vuelto al putt largo y a pegar la mano al cuerpo -la pega, seguro que la pega, igual que hace Bernhard Lander, aunque ninguno de los dos “ancla” el mango al cuerpo- ha vuelto a meterse en los puestos de cabeza. Cuartos, empatados (-11), fueron Jon Rahm y Stewart Cink .

RAHM (-11) Y CABRERA (-9), EN EL TOP TEN

De los cinco españoles que iniciaron el torneo, el jueves 9, tres pasaron el corte y otros dos se quedaron fuera. Más que notable fue la actuación de dos de ellos, que acabaron en el top ten.

Jon Rahm (68, 67, 66 y 68), como casi siempre estuvo entre los mejores; acabó (-11), en la quinta posición, mientras Rafa Cabrera (70, 68, 69 y 64) tuvo un final arrollador y firmó, junto al propio Tiger Woods y a Tyrrel Hatton, seis golpes bajo el par del campo, con los que empató (-9), en la décima posición.

SERGIO Y CAMPILLO, FUERA DEL CORTE

Una vez más, Sergio García (+1) se quedó fuera de un corte que se estableció al par y que superaron 80 jugadores. Es una lástima: el castellonense no anda fino y lo malo es que su juego está sufriendo en la peor época de un año Ryder, cuando apenas falta mes y medio para el enfrentamiento en París de Europa y Norteamérica.

Es una lástima, porque el equipo del Viejo Continente le necesita y si no se clasifica por sus méritos, no se si el Gran Danés le va a elegir a dedo, cuando hay novatos que vienen pegando fuerte.

Jorge Campillo, el quinto de los españoles que estuvieron en el tee de salida del Bellerive C.C. tampoco pasó el corte (+12) y no estuvo a la altura de las circunstancias: nervios, falta de preparación… o que el PGA y los Majors, concretamente -tampoco pasó el corte en el pasado Open. le vienen todavía algo grandes… Y nunca mejor dicho.

 

EL ÚLTIMO MAJOR DEL AÑO

El PGA Championship, cuarto y último Grande de la temporada, se disputa (9 – 12 agosto) en St. Louis, Missouri, con cinco españoles en el tee de salida. El torneo, como los otros tres Majors, está dotado con 10.500.000$

Como es natural, en el Bellerive C.C. están los mejores jugadores del mundo, incluido Tiger Woods, que repite tras su irregular actuación la semana pasada en el WGC Bridgestone de Ohio. Tiger busca en Missouri dar la talla que esperan todos sus seguidores y, aunque no lo consiga, sus admiradores seguirán llenando los campos en los que juegue.

También los tres españoles que no brillaron en Ohio intentarán sacarse la espina: Rafa Cabrera, Jon Rahm y Sergio García, citados por su puesto en la clasificación final de la semana pasada, tienen que superar sus últimas actuaciones, sobre todo de cara a la Ryder Cup, ya que está muy difícil entrar en el equipo europeo.

Sergio García tendrá como compañeros a los norteamericanos Gary Woodland y Kevin Kisner, y Jon Rahm conformará un interesante partido con Jordan Spieth y Justin Rose.

Hay otros dos españoles que se han colado en la lista final de participantes: Jorge Campillo y Adrián Otaegui. El extremeño tiene como compañeros de viaje al argentino Emiliano Grillo y al norteamericano Ted Porter Jr, y el vasco, a los norteamericanos Brendan Steele y Kevin Na.

No es posible comentar.