Torneos

The Open: Molinari (-8), la victoria; Tiger (-5), la esperanza; Spieth (-4), la decepción en Carnoustie

 

 

 

 

 

Ver leaderboard en The Open Championship

 

(En la imagen, bajo estas líneas, un aspecto del Barry Burn, el riachuelo que recorre, canalizado,varios hoyos del campo, especialmente los dos últimos, y que se convierte en trampa mortal para muchos jugadores).

 

Francesco Molinari (-8) fue el brillante ganador en Carnoustie, de la 147 edición de The Open. Tiger Wood (-5), sexto, abrió la puerta a la esperanza y Jordan Spieth (-4) defraudó de nuevo. Rafa Cabrera (+8) acabó en el abismo.

El italiano, que lleva como caddie al español Pello Iguarán, lleva una magnífica temporada y su victoria en The Open le eleva a la categoría de primera figura del golf mundial. En un partido complicado, en el que tenía como compañero a Tiger Woods, Francesco (70, 72, 65 y 69) no se arrugó en ningún momento y supo afrontar su recorrido con un recorrido sin faltas hasta llegar al hoyo 14; al tran tran, como se dice en el mus, el italiano aprovechó el par 5 de la segunda vuelta del domingo, para firmar su primer birdie, refrendado con otro birdie para ganar en el hoyo 18, donde la victoria es más rotunda y donde el público asistente -se batió el record de espectadores con más de 170.000 en toda la semana- lo disfruta mejor.

TIGER, LA BUENA NOTICIA

Tiger, el compañero de partido del vencedor, es la otra buena noticia de este Open, en el que los españoles brillaron por su ausencia, aunque Rafa Cabrera pasó el corte, que solo le sirvió para darse dos paseos por Carnoustie y acabar en el puesto 74, el sexto por la cola.

El que fuera número uno del mundo demostró que hay que volver a contar con él; en esta ocasión no ha podido hacerse con su decimoquinto Grande, pero parece que está a punto.

Tiger (71,71, 66 y 71) demostró una regularidad encomiable, superada por esos cinco golpes bajo el par 71 de Carnoustie, en la jornada del miércoles. El domingo, acabó al par del campo, pero al final de los nueve hoyos era líder gracias a sus dos birdies en los hoyos 4 y 6. Tuvo mala suerte en la segunda parte del recorrido, cuando el viento que había dado una tregua, se puso a soplar de nuevo sin ninguna contemplación. Claro que el problema era para todos, pero a Tiger le sorprendió con un doble bogey en el 11, y un bogie en el 12. A partir de ahí solo un birdie en el 14, par 5, le sirvió para acabar sexto (-5), empatado con Eddie Pepperell y Kevin Chappell.

DIECISEIS NORTEAMERICANOS EN EL TOP 20

Está visto que con una tarjeta final de cinco golpes sobre el par del campo, es imposible ganar un  torneo. Y eso le sucedió a Jordan Spieth. El norteamericano (72, 67, 65 y 76) que salía empatado (-8) con su compatriota Xander Schauffelle, en el partido estelar, acabó defraudando una vez más en su último recorrido. Se esperaba más del defensor del título, sobre todo después de haberle visto en plena forma durante la tercera ronda, pero no pudo ser y acabó (-4) empatado en la tercera posición con Matt Kuchar y Tony Finau.

Hay que destacar la presencia de 16 nortemericanos entre los 23 primeros, lo cual no está nada mal para unos jugadores que no pisan un link nada más que una vez en la temporada.

Veintisiete juugadores terminaron la prueba ganándole al campo, entre ellos el veterano Phil Mickelson y el sesentañero Bernhard Langer que empataron (-1) en el puesto 24.

SPIETH, FAVORITO AL FINAL DE LA TERCERA RONDA

Con una tarjeta de 65 golpes, el norteamericano Jordan Spieth (-9), defensor del título, colidera, con sus compatriotas Xander Schauffele y Kevin Kisner, el 147 Open Championship, a falta de una jornada en Carnoustie.

Spieth (72, 67, 65) firmó una tarjeta de ciinco golpes bajo el par del campo, igual que el italiano

Los tres de cabeza tienen dos golpes de ventaja sobre otro norteamericano -los estadounidenses acaparan protagonismo en este Open-, Kevin Chappell (-7) que es cuarto, y tres sobre el primer europeo, el italiano Francesco Molinari, que es quinto (-6).

En la sexta plaza aparece -para regocijo de todos los aficionados al golf, Tiger Woods. Con tres tarjetas de 71, 71 y 66 golpes, ha ido mejorando desde la primera ronda, y empata (-5) en esa privilegiada sexta posición, con un grupo de siete jugadores, entre los que se encuentran Rory McIlroy y Tommy Fletwood.

Rafa Cabrera (+7), el único español que pasó (+3) el corte del viernes, no tuvo su mejor día, aunque no empezó mal. Sus tres tarjetas de 74, 70 y 76 golpes, confirman que no ha llegado a Escocia en su mejor momento; tanto es así que, después de sus cinco golpes sobre el par 71 de Carnoustie el sábado, comparte el farolillo rojo con otro norteamericano, Beau Hossler.

SERGIO, RAHM Y CAMPILLO, FUERA DEL CORTE

De los cuatro españoles que pasaron el corte, solo el citado Cabrera pudo pasar al fin de semana. Sergio García (+4), Jon Rahm y Jorge Campillo (+5), que se quedaron fuera de la prueba.

Especialmente dolorosa fue la caída de Rahm (69, 78), que terminó (-2) octavo la primera ronda, pero que con sus 7 golpes sobre el par del campo, el viernes 20, descendió a los infiernos de los links para quedarse (+5) fuera del torneo.

Aunque en el golf es difícil encontrar explicaciones para un mal día, lo cierto es que, tras irse fuera de límites en la salida del hoyo 7, el vasco empezó a entrar en picado y solo le sonrió un birdie en el hoyo 18, cuando era totalmente inútil para su clasificación.

Sergio García (74, 71) no está en su mejor momento y con su +4 acumulado se quedó fuera de la competición. Su reacción cuando le preguntaron si estaba perdiendo la ilusión por jugar, contestó con un lacónico “no lo se”.

Lo que sí se sabe, o se intuye, es que Sergio no estuve nunca a gusto en el campo; esperemos que vuelva pronto a sentir las buenas sensaciones que su juego le ha proporcionado durante tanto tiempo.

RAFA CABRERA, CONTENTO

A pesar de sus dos tarjetas de 74 y 70 golpes, y de su acumulado sobre par (+2), Rafa Cabrera se mostró muy contento con su juego y con haber pasado el corte del viernes: “después de tres semanas, ahora tengo ocasión de jugar el fin de semana!”, dijo sonriendo y con la actitud positiva que debe tener un profesional de golf, que sabe, mejor que nadie, porque lo sufre en sus propias carnes, lo difícil que resulta el día a día de este deporte. Lástima que su tercera ronda no le dejara tan contento como su permanencia en Carnoustie hasta el domingo 22.

En una segunda jornada en la que el campo no estaba tan seco como en la primera ronda, lo que dio pie al comentario de Tiger Woods, que se refirió al fairway diciendo que “las calles estaban más rápidas que los greenes”, en la que las condiciones no fueron muy distintas a las del jueves, a pesar de que llovió algo durante la mañana, los resultados siguieron siendo bajos y con solo una treintena de jugadores bajo par.

Jorge Campillo (+5), el cuarto de los españoles que iniciaron el torneo, también se quedó fuera del fin de semana, con sus dos tarjetas de 72 y 75 golpes. El corte se estableció en +3 y lo superaron 79 jugadores, entre ellos Phil Mickelson y Tiger Woods, que se encuentran, al par, hacia la mitad de la tabla.

Tiger Woods, ausente los tres últimos años del Open Británico -The One- le llaman ahora sus organizadores, terminó sus dos recorridos con 71 golpes, al par, cada día. Después de pasar el corte sin demasiados problemas, a pesar de que en su espalda luce unas tiras adhesivas de las que los fisios colocan a los deportistas en lugares con malestar o dolor, se enfrenta a un fin de semana que puede ser muy positivo para su confianza en el futuro inmediato..

LA PRIMERA JORNADA

En la primera jornada del 147 Open Championship, en el tee del uno de Carnoustie (par 71), el jueves 19 de julio, los cuatro españoles participantes, nombrados por orden cronológico de salida,  jugaron con los siguientes rivales: Rafa Cabrera con Phil Mickelson y el japonés Satoshi Kodaira; Jon  Rahm con Rickie Fowler y Crhis Wood; Jorge Campillo con Todd Hamilton y el amateur norteamericano Beau Hossler y Sergio García con el indio Shubhankar Sharma y el iconoclasta Bryson DeChambeau.

La jornada se inició a las 06.35 de la mañana, con el partido entre Martin Kaymer, el inglés Andy Sullivan y el veterano escocés Sandy Lile. Los primeros deberán estar en pie a las 04.00 o 04.30 horas, para poder estar en forma a hora tan temprana. Recuerde el lector que, en Escocia es una hora menos que en la España peninsular y balear, con lo que la hora de comienzo para los espectadores españoles será las 07.30, que es cuando conectará Movistar Golf 59.

Como es costumbre en The Open, todos los partidos salen del tee del uno y el último lo hará a las 16.16 horas, con tres ilustres desconocidos.

Tiger empezó el jueves con Matsuyama y Knox.Cuatro españoles estarán en el tee de salida del 147 Open Championship, el genuino. En Carnoustie (19-22), García, Rahm, Cabrera y Campillo, se enfrentarán a los mejores, incluido Tiger Woods.

El escenario no puede ser mejor, o peor, según se mire; un recorrido como el de Carnoustie, un links donde las cosas no van a estar tan fáciles como en el de la semana pasada en Escocia, donde se ganó con 20 golpes bajo el par del campo, va a hacer sufrir a la mayoría de los 156 participantes en la prueba, para muchos el más interesante de los cuatro Majors que se disputan al año.

The Open, en su 147 edición, se disputa por octava vez en el campo escocés, muy cercano a St. Andrews, y en esta ocasión ofrece un total en premios de 10.250.000 $. En la última celebrada en Carnoustie, en 2007, el vencedor fue Padraig Harrington. El irlandés derrotó en el último hoyo, en un final dramático, nada más y nada menos que a Sergio García.

Harrington ya no está para muchos trotes, pero Sergio, al que no ha debido gustarle mucho el emparejamiento con el indio Shubhankar y el norteamericano DeChambeau, sigue manteniendo su ilusión por ganar el Open británico… y este puede ser un buen momento para conseguirlo. La esperanza de los aficionados españoles están puestas en el castellonense… y en Jon Rahm. Claro que si sonara la flauta y el ganador fuera Cabrera, o Campillo, la alegría sería la misma.

En Carnoustie muchas esperanzas se han ido al traste, sobre todo al llegar a los últimos hoyos, donde el riachuelo, The Barry Burn, que, debidamente canalizado, atraviesa la calle poco antes de llegar al green, es un obstáculo mortal de necesidad,

2 comentarios

  1. rogelio garcia rodarr

    ha sido un torneo clasico de Escocia pero con excelente tiempo para lo que se da por alli y me alegro enormemente de que halla ganado Molinari ya venia avisando del gran momento que atraviesa y patea fenomenal

    • Basilio Rogado

      Estoy totalmente de acuerdo con su opinión. Molinari se lo merecía… y, además, lleva su bolsa un caddie español, Pello Iguarán. Gracias por el comentario. Basilio Rogado

No es posible comentar.