Torneos

Koepka (+1) repitió en el US Open. Cabrera (+13), top cuarenta

 

 

 

(En la imagen, bajo estas líneas, el yate Privacy, en el que Tiger Woods llegó al campo neoyorquino donde se celebra el US Open, y que le sirve de alojamiento… quizás solo hasta el viernes 15).

 

Brooks Koepka (+1), en la foto, no consiguió ganarle al campo de Nueva York, pero sí conquistar, por segundo año consecutivo, el US Open. Tommy Fleetwood (+2) fue segundo y Rafa Cabrera (+13), acabó en el puesto 36.

Koepka, formado en el Challenge Tour y en el Circuito Europeo  se mostró el jugador más regular del segundo Major del año. En Shinnecock Hills G.C. (par 70), en la localidad de Southampton, en el estado de Nueva York, el de Florida, con 28 años, firmó cuatro tarjetas de 75, 66, 72 y 68 golpes, para terminar uno sobre el par 70 del veterano recorrido neoyorquino y dejar contentos a los responsables de la USGA, que prepararon el campo para que no pudiera ganarle nadie.

Y eso que, en la cuarta ronda, viendo que se habían pasado varios pueblos, estuvieron regando los greenes y los dejaron más fáciles que en las primeras jornadas. Tanto es así que se vieron vueltas bajo par y un extraordianario 63 que firmó Tommy Fletwood y que le sirvió para acabar en  segunda posición (+2).

Tercero fue Dustin Johnson (+3), que perdió el torneo en la tercera ronda. Con cuatro tarjetas de 69, 67, 77 y 70 golpes, el número 1 del mundo no pudo remontar sus siete golpes sobre par que firmó el sábado 16. Aún así, terminó tercero y conserva su liderazgo mundial.

El único superviviente español, Rafa Cabrera, (73, 71, 76 y 73) acabó (+13) en el puesto 36.

CRÓNICA DE LA TERCERA RONDA

A falta de una jornada en el US Open, en Nueva York, Dustin Johnson, Brooks Koepka, Tony Finau y Daniel Berger (+4) son colíderes en un campo con los greenes injugables.

En una tercera ronda, la del movimiento, el sábado 16 de junio, con un campo preparado en condiciones extremas, como les gusta, al parecer a los irresponsables de la USGA, Johnson (69, 67, 77), el número 1 del mundo, firmó una tarjeta con siete golpes sobre el par 70 del Shinnecock Hills G.C. (par 70), en la localidad de Southampton, en el estado de Nueva York, lo que le hizo mantener la primera posición, aunque empatado con los tres compatriotas citados.

Dustin salía el sábado (-4), con cuatro golpes de ventaja sobre el segundo clasificado, pero sus siete golpes bajo par le dejaron en cabeza, pero acompañado por los dos únicos jugadores que, en el turno de mañana, firmaron 66 golpes, Berger y Finau. Los dos citados, junto al tailandés Kiradech Aphibarnrat (68) fueron los únicos jugadores que pudieron ganarle al campo.

Ni tanto ni tan calvo, señores de la USGA. Ni dejar que los torneos se ganen con cifras de dos dígitos, ni preparar campos injugables que penalicen los buenos golpes y a los que no se les pueda hacer birdies.

Hasta Mickelson perdió los nervios y llegó a golpear una bola en marcha, cuando pateaba en el hoyo 13 donde firmó un diez.

¿Seguro que esto es el golf?

RAFA CABRERA, EL SUPERVIVIENTE

Rafa Cabrera (+10) es trigésimo. El canario, único superviviente español en el segundo Major del año, firmó tres tarjetas de 73, 71 y 76 golpes, y empata con Brendan Steele y Charles Howell III.

Después de dos rondas en este US Open, Rafa Cabrera (+3) era decimocuarto y los otros dos españoles, Sergio García (+14) y Jon Rahm (+15), se quedaron fuera del corte.

Dustin Johnson (-1), que acaba de recuperar el número 1 del mundo, tras su victoria de la semana pasada en Memphis, está demotrando su buen momento de forma y el hecho de ser el único jugador que ha podido ganarle al campo (69, 67) las dos primeras rondas, le conviertían en claro favorito para el triunfo. Después de los 77 golpes en la tercera jornada, sigue optando al título.

La enorme dificultad del Shinnecock Hills G.C. (par 70), en la localidad de Southampton, en el estado de Nueva York, volvió a complicar el juego de los protagonistas de este segundo Major del año: estrecho, con mucho viento, con calles y greenes duros y con la mayoría de las llegadas en alto, la primera jornadas se complicó mucho; pero la segunda, a pesar de que hizo menos viento y de que las lluvias nocturnas propiciaron que lfueron a peor.

La prueba es que el corte se estableció en +8 y lo superaron 67 jugadores, un buen número de los cuales acabó empatado, precisamente en ese +8, en el grupo que cierra la clasificiación.

En cuanto a los españoles, Rafa Cabrera (+4), es decimocuarto, después de firmar dos tarjetas de 73 y 71 golpes. Buena actuación del canario, único español que sigue en liza, después de la decepción de Sergio García, que acabó (75, 79) con catorce golpes sobre el par y de Jon Rahm (+15) que firmó 78 y 77 golpes. Ambos se quedaron fuera del fin de semana.

 

EL “NAUFRAGIO” DE TIGER

Tiger Woods, que inició las dos rondas con mal pie, tampoco se queda para el fin de semana, El ex número 1 del mundo, que se alojaba en el yate “Privacy”, con el que llegó casi hasta las puertas del campo, para evitarse los problemas de tráfico, “naufragó” desde un principio, ya que empezó con un ¡¡¡triple bogey!!! para acabar la primera jornada con 78 golpes. La segunda jornada, en la que partía del hoyo 10, comenzó también con un doble bogey… Así se fraguó el “naufragio” citado, con lo que la zona se quedó sin el fabuloso barco hotel del otrora Grande.

12 MILLONES $

Como es lógico, en este US Open, que reparte 12.000.000 $ están los mejores jugadores del mundo, Tiger incluido, y, entre ellos, los tres españoles que, el jueves 14 saldrán del tee del uno de un complicado recorrido en el que tendrán que ofrecer lo mejor de su repertorio golfístico.

Precisamente, Tiger jugará con Dustin Johnson, una vez recuperado el liderato mundial, tras su victoria de la semana pasada en Memphis, y con el segundo clasificado en el ranking mundial, Justin Thomas, al que el Número 1 le ha durado solo una semana.

Otro interesante partido es el que forman McIlroy, Jordan Spieth y Phil Mickelson.

Esta semana no hay torneo en el European Tour, circuito para el que es válido el US Open, pero sí se disputa un Challenge, en Francia.

 

 

No es posible comentar.