Torneos

Scott Fernández (-8), séptimo, dio la hora en Austria

 

 

(En la imagen, Scott Fernández. Bajo estas líneas, el Pisha practicando el putt, con el puro en la boca: genio y figura. Más abajo, el buggie que, conducido por un árbitro, seguía a cada partido y, con el artilugio/ reloj que lleva encima, controlaba el tiempo que invertía cada jugador en su golpe). 

 

 

 

Ver leaderboard en Austria

 

Scott Fernández (-8) acabó séptimo en el Shot Clock Masters, en Austria, donde, por primera vez, se cronometró el tiempo a los jugadores. El granadino (73 73, 69 y 65) fue de menos a más y, tras pasar el corte con dificultades, terminó con dos buenas tarjetas, sobre todo la del domingo, con siete golpes bajo el par 72 del Diamond C.C., muy cerca de Viena, que fue la mejor de la jornada.

Gracias a esos 65 golpes, Scott, que no tuvo problemas con el cronómetro que le adjudicaron los árbitros, acabó empatado en el top ten con otros con otros cuatro jugadores, y el cheque obtenido le permitirá seguir trabajando y superando barreras en su carrera en el European Tour.

A pesar de sus dos últimas tarjetas bajo par, el español acabó muy lejos del ganador, el finlandés Mikko Korhonen (-16), que se distanció en las primeras jornadas de sus seguidores y acabó ganando con seis golpes de ventaja sobre el escocés Connos Syme.

Miguel Ángel Jiménez el Pisha (-7), acabó decimosegundo. El Pisha (67, 70, 72 y 72), fue, al revés que Fernánez, de más a menos y sus dos últimas vueltas al par le sacaron del top ten, aunque su resultado, decimosegundo, empatado con otros seis jugadores, es muy meritorio.

MUY BUEN TORNEO

A pesar de acabar a nueve golpes de la cabeza, el Pisha ha jugado  bien en Austria, su tierra consorte, aunque no tuvo suerte en las dos últimas jornadas, en las que no pudo superar al campo.

En la primera jornada, el malagueño firmó siete birdies en su tarjeta, entre ellos en los hoyos 1 (par 5) y 18 (par 3), por dos bogeys en el 6 y el 8. Total, 65 golpes y la demostración de que, a sus 54 años, sigue siendo una gran figura del golf español, tanto si le controlan el tiempo, como si no.

El viernes, el malagueño firmó otros siete birdies, pero tres bogeys y un doble bogey en el hoyo 9, le dejaron con solo dos golpes bajo el par 72 del campo, aunque seguía manteniendo su posición de privilegio en el top 5. Fueron las dos últimas rondas, como queda dicho, las que dejaron a Jiménez fuera del top ten.

MALAGUEÑO, ESPAÑOL… Y AUSTRIACO CONSORTE

Es malagueño y español de toda la vida, pero como uno también es consorte de su mujer y, por lo tanto de su circunstancia -familia, país, costumbres…-, Miguel Ángel Jiménez sigue por Europa porque tambiés es austríaco.

Esta semana (7 – 10 de junio) jugó en Austria, donde nació su actual compañera, concretamente en el Diamond C.C. (par 72), en la localidad de Atzenbrugg, a 35 kilómetros de Viena.

En esta prueba se intenta luchar contra el juego lento y, por primera vez en el European Tour, se han controlado los tiempos de juego de los participantes en el Shot Clock Masters.

Durante las dos primeras rondas del torneo, el reloj no tuvo que funcionar a tope. Y entre la tercera y cuarta rondas, apenas se detectaron media docena de penalizaciones porque otros tantos jugadores se pasaron -solo unos segundos- del tiempo permitido. ¿Merece la pena tanto esfuerzo para comprobar que el juego no es tan lento como parece? (Ver más información en esta misma web).

El torneo, que “solo” reparte 1.000.000€ en premios, no tiene un plantel de jugadores de primera fila, pero está sirviendo de piedra de toque para saber lo que se puede, o no se puede, hacer, a la hora de recuperar el tiempo perdido, es decir, de procurar que los partidos no se alarguen más allá de las cuatro horas y cuarto o y media.

CUATRO ESPAÑOLES FUERA DEL CORTE

Además del Pisha -apodo para los españoles que no creo hayan asimilado sus familiares y amigos austríacos- en este torneo austríaco donde solo participan 120 jugadores, había otros cinco españoles, de los cuales tres se quedaron fuera del corte que se estableció en +2 y que superaron 62 jugadores. No pudieron superarlo Pedro Oriol, Sebastián García Rodríguez, y Carlos Pigem; el cuarto, Pep Anglés, se retiró.

Comentar