Torneos

Jon Rahm (-12), undécimo en Arizona

 

 

Ver leaderboard del Waste Managemente Open

 

 

John Rham (-12) acabó undécimo en el Waste Management Open, en Arizona, donde Gary Woodland ganó a Chez Reavy en play off. Woodland venció a su compatriota norteamericano, jugador local, que no supo ganar tras los 72 hoyos reglamentarios, después de haber ido en cabeza prácticamente durante los últimos hoyos, en el primer hoyo del play off, el 18, donde Reavi firmó un cinco, bogey, y perdió ante el par de Gary.

En cuanto a Jon (67, 68, 65 y 72) que era segundo, empatado con Chez Reavy y Bryson DeChambeau, a un solo golpe de Rickie Fowler, a falta de la jornada del domingo 4, acabó sobre par (+1) en la última jornada del torneo, finalizado el domingo 4 de febrero, en el TPC Scottsdale (par 71), en la localidad de Phoenix, en Arizona. De ahí que Jon no pudiera  terminar en el top ten, aunque lo hizo en undécimo lugar, empatado con otros cinco jugadores, entre los que se encontraba Rickie Fowler, que perdió el torneo en los últmos nueve hoyos.

Phil Mickelson (70, 65, 66 y 69), con el que el vasco mantuvo un duelo permanente durante toda la prueba, finalizó en la quinta posición decimocuarto.

Si en la segunda jornada “lefty” fue el protagonista de un magnífico final, en la tercera, el español se ha colocado por delante, aunque la lucha por el triunfo, en la jornada del domingo, va a estar muy reñida.

El vasco firmó el sábado, seis golpes bajo el par, con siete birdies, incluido el par 3 del hoyo 16, de nuevo, con un solo bogey, en el hoyo 10 del TPC Scottsdale (par 71), en la localidad de Phoenix, en Arizona, donde se desarrolla el torneo.

RAHM LEVANTA PASIONES

Otro torneo más en el que Jon Rahm lucha por la victoria. Si obviamos el top 30 de hace dos semanas en California, el  vasco cuenta sus presencias en la competición oficial en puestos de privilegio en cada prueba que disputa. Y siempre con alguna victoria de por medio. Es febrero y ya tiene una en las alforjas. Es todo un magnífico competidor y un ganador nato, aunque no siempre se puede ser el primero.

Rahm levanta pasiones en Arizona, en cuya universidad estudió y, donde ha vuelto a jugar el hoyo 16, el par “hoyo estadio” de Scottsdale, donde hay permanentemente 20.000 gargantas apoyando o silbando a los jugadores, con la camiseta con dorsal 42 del malogrado Pat Tillman, profesional del fútbol americano que dejó su carrera como futbolista, tras el atentado de las Torres Gemelas y se alistó en las Fuerzas Armadas, y falleció en acto de servicio en Afganistán, a los 27 años.

Esta prueba de Arizona es la que más público acoge de todos los torneos del PGA Tour; son miles y miles de aficionados los que este año han vuelto a superar el record de asistencia durante toda la semana, ya que se calcula que han sido alrededor de 700.000 los espectadores que han acudido al “campo estadio· de Phoenix.

BUENA SEGUNDA JORNADA

John Rham (67, 68) empezaba la segunda ronda, el viernes 2, en el torneo de Arizona donde los espectadores se comportan, en el “hoyo estadio 16” como en un campo de fútbol, con ventaja de tres golpes sobre su “maestro” Mickelson (70, 65), en el estado norteamericano donde ambos estudiaron en la Universidad de Arizona State.

Durante la mayor parte del recorrido, el español , fue por delante del zurdo californiano, con birdies en los hoyos 1, 5, 12 y 13, en el

Mickelson, por su parte,llevaba tres birdies al llegar al hoyo 13, pero con la mancha de un bogey en el 12. Pero al llegar al par 5 del hoyo 15, las cañas se tornaron lanzas contra el joven vasco, mientras el veterano de California se elevaba a lo más alto del espectáculo. Con cuatro birdies seguidos, del 15 al 18, incluido el par 3 del 16, donde fue aclamado por las más de 20.000 personas que acuden diariamente solo a ese “hoyo estadio”, Mickelson remontó de -3 al definitivo -7, en el que empata con Rahm y con Xander Schauffele, el tercer componente de un partido que regaló espectáculo a los miles de aficionados que llenan el TPC Scottdale.

JON VOLVIÓ A MOJARSE

En lo que respecta a Jon Rahm, la segunda jornada debió terminar con un sabor agridulce. Hasta el trece, cuatro birdies y ningún fallo, pero en el par 5 del 15, la salida le llevó al agua de la izquierda y finalizó con un bogey en un hoyo en el que debería haber rebajado un golpe más a su tarjeta.

En el par 3 del 16, con su magnífica salida, menos de un metro delante de la de Mickelson, y sus regalos de bandas para la frente como las de Rahmbo, -sobrenombe que le daban sus compañeros a Jon durante su estancia en Arizona State-, el español no paró de recibir aplausos y gritos de ánimo del público, incluso cuando falló el putt de birdie.

Fue precisamente ese error el que facilitó el putt de Mickelson, que estaba en la misma línea y con el que firmó el birdie en el 16.

Luego otra mojadura en el hoyo 17, un par 4, fácil/difícil, en el que se llega de un golpe a gren y donde Robert Garrigus estuvo a punto de hacer un albatros, le dejó sin el birdie que hubiera firmado de antemano.

Total, quedan dos jornadas y los colíderes están a tiro. Los aficionados españoles esperamos que este fin de semana no le sea tan aciago a Jon como el pasado y le podamos ver luchar el sábado y el domingo, con los jugadores que van a la cabeza.

LA DECEPCIÓN DE JORDAN

La segunda jornada en Scottsdale nos trajo, además, la decepción de Jordan Spieh (72, 70), que terminó al par y se quedó fuera del corte, establecido en -1 y que superaron 72 jugadores de los 132 que iniciaron la prueba.

En este torneo, que recibió el pasado año. durante toda la semana, a más de 660.000 visitantes, y es el más popular del Circuito americano, están las grandes figuras del golf mundial, a excepción de Dustin Johnson, el número 1 del mundo.

La prueba, que reparte 6.900.000 $ en premios, se disputa del 1 al 4 de febrero y su última ronda, el domingo, coincide con el comienzo de la Superbowl, con lo que los norteamericanos tienen jornada, tanto, en directo, como en televisión, como para practicar el sillón ball durante toda la jornada. El año pasado, el ganador, que se llevó 1.206.000 $, fue el japonés Hideki Matsuyama y que este año se ha retirado en la segunda jornada.

UN TORNEO ESPECIAL

Este es un torneo especial, en un campo más especial todavía, el TPC Scottsdale, siituado en la localidad de Phoenix, en Arizona, donde el hoyo 16 (par 3, de 150 metros) es un estadio que se convierte en una fiesta permanente durante los cuatro días del torneo, con miles de personas aplaudiendo o abucheando -siempre con mucho sentido del humor y con una cerveza en la mano- a los jugadores. Si vas a green, aplausos; si caes fuera del green, abucheos. Algunos caddies participan años atrás de la fiesta, haciendo carreras entre ellos para ver quien llegaba primero al green. ¡Todo un espectáculo típicamente americano que fue suspendido hace un tiempo porque algún caddie tuvo problemas físicos durante la carrera por llegar al green del hoyo estadio!

No es posible comentar.