Torneos

The Players: albatros histórico de Cabrera (-6), cuarto; García (+1), trigésimo. Ganó Kim de Corea (-10)

 

 

En la imagen, Rafa Cabrera, tras su albatros en el hoyo 16, durante la cuarta jornada en The Players, el domingo 14 de mayo. Bajo estas líneas, Sergio García con la bola que embocó de un solo golpe, el 11 de mayo, en la primera ronda en The Players, en el emblemático par 3, hoyo 17 -más abajo-, del remodelado TPC Sawgrass, en PonteVedra Beach, Florida. Ver video en esta misma página web.

 

(Movistar Golf 50 emite The Players, el domingo 14, a las 20.00. Una hora menos en Canarias).

 

Ver leaderboard en The Players

Ningún español ganó The Players en esta ocasión, pero la bandera de España ondeó con orgullo desde la primera jornada. Para empezar, Sergio García firmó un hoyo en uno en el 17, el emblemático par 3 del Stadium Course del TPC Sawgrass, en Pointe Vedra, Florida. Era el octavo hoyo en uno que se conseguía en los 44 años de historia del torneo, donde también otro español, Miguel Ángel Jiménez, puede presumir de una hazaña parecida.

Y para terminar, Rafa Cabrera, que llevaba dos golpes bajo par al salir del hoyo 16 en la última ronda, el domingo 14 de mayo, y que era el mejor de los españoles, ya que Sergio andaba renqueante por el campo, terminó con un -6, después de asombrar a los miles de espectadores presentes y a los millones ausentes, pero con la vista puesta en la televisión, con un final soñado en un torneo como The Players, considerado el Quinto Grande del golf.

Una magnífica salida en el hoyo 16, el último par 5 del TPC Sawgrass, de 471 metros. El canario dio un driver de 303 metros, que llevó la bola al medio de la calle, y se preparó para jugar un golpe hasta el green, a 162 metros. Y dicho y hecho: la bola fue directa al hoyo y…. ¡¡¡ALBRICIAS!!! digo, ¡¡¡ALBATROS!!!.

Un dos en el hoyo 16 y el resultado se hizo historia porque era la primera vez en 44 años de este The Players, que se conseguía un  albatros en el hoyo 16. Se han hecho algunos más, en otros pares cinco del recorrido, que se pueden contar con los dedos de la mano, pero en el 16, nadie, nunca, había embocado con el segundo golpe.

Total, de repente, de -2, al -4 acumulado, y el ascenso directo al top ten. Pero faltaban dos hoyos, el emblemático 17 y el horrible 18. Pero en golf todo es posible.

Entre los aficionados se dice que “después del birdie, mierdi”… Y ya se sabe lo que eso significa. Pero Rafa Cabrera Bello no es un aficionado, ni un profesional cualquiera. Allí estaba él, en el tee del hoyo isla/península, unido por una franja de tierra al “continente”, dispuesto a llevar su bola a la bandera, situada, como buena jornada final, a la derecha del hoyo, detrás del bunker y con muy poquito espacio para botar la bola y dejarla cerca.

Podría haber jugado al medio del green… podría haberse ido al agua como tantos y tantos otros, pero no: Rafa estaba eufórico y no iba con él lo del “mierdi después del birdie”. Jugo un wedge y dejó la la a ¡¡¡METRO Y MEDIO!!!

INCREÍBLE PERO CIERTO. Embocó el putt, como no podía ser de otra manera y el -5 subió a su casillero. Más arriba en el top ten… y al hoyo 18.

UN BUEN BAÑO PARA TERMINAR

Y en el hoyo 18, lo inesperado, o lo logicamente ilógico del “golf y la madre que lo parió”. Rafa Cabrera se puso en el tee de salida, colocó la bola, después de pasar por un albatros y por un birdie… y se fue al agua con el driver. Lástima. ¡QUE PENA! Con lo bien que podía haber quedado aunque fuera solo con el par…

Peligraba el top 5 si firmaba un bogey o peor. Rafa fue hasta el punto de entrada de su bola y dio un buen tercer golpe que llevó la bola cerca del green, para un approach que presagiaba más el bogey que el par. Pero…

La jornada no podía terminar de otra manera: el canario se fue a la bola, la golpeó… y MILAGRO O CASI… Dentro. Par y un total de -6, para ser cuarto en solitario y dejar claro que, además de Sergio y de Jon, también hay un Rafael en el futuro español del PGA Tour.

Por cierto, Sergio (73, 71, 67 y 78) que había empezado mal -enderezada la vuelta con el hoyo en uno de la primera rond, tuvo un destello de grandeza en la tercera jornada, pero en la cuarta, con seis golpes sobre el par 72 del campo, quiso hacerle un giño a Jon Rahm como diciéndole “ves, los que llevamos Chaqueta Verde también podemos hacer muchas en este campo”… y descendió hasta el puesto 30. Un nuevo motivo para que el vasco se consuele tras su 82 del sábado.

GANÓ KIM DE LA INDIA

Si había un Kim de la India desde que Rudyard Kipling lo creó, ahora hay un Kim de Corea en la historia de The Players. Lo de las coreanas que lo ganan casi todo, no es nuevo, pero lo de este Si Woo Kim -también hay uno que se llama Noh, y así le va- es de hacer historia, como Rafa. El coreano, de 21 años, es el ganador más joven en este magnífico torneo de los jugadores norteamericanos, que reparte 10.500.000 $, de los cuales Si se ha llevado 1.890.00 $. Si, Si.

Kim, con una frialdad impropia de sus años, pero propia de sus genes asiáticos, ganó (-10) “con facilidad” y con tres golpes de ventaja sobre sus dos perseguidores, Ian Poulter, que estaba deshauciado en el PGA Tour y que ha vuelto a decir “aquí estoy yo”, y el sudafricano Louis Oosthuizen.

Con Rafa Cabrera cuarto, empatado con el primer norteamericano, Kyle Stanley, se cierra el top 5 de este torneo que ha dejado en evidencia a los grandes del Circuito y, sobre todo, a los mejores estadounidenses, a excepción del número 1 del mundo, Dustin Johnson, que acabó (-2) decimosegundo.

El resto, mal: desde Jordan Spieth, que no pasó el corte, pasando por Phil Mickelson (+3), en el puesto 41; Rickie Fowler (+7), empatado en el puesto 60 con el defensor del título, Jason Day…

En cuanto a McIlroy, le acompañó la resaca de la boda y terminó (+2), el 35.

LA TERCERA RONDA

Con una tercera vuelta de 67 golpes, Sergio García está (-5), a cuatro golpes de la cabeza. Rafa Cabrera (-3) es décimo y Jon Rham, con una horrible tarjeta de 82 golpes se despidió en The Players. Todo puede pasar en una jornada de golf, y en la tercera en el Stadium Course (par 72) del TPC Sawgrass, pasó de todo. ¡Y vaya si pasó!.

Por lo pronto, Sergio García (73, 71, 67) firmó cinco golpes bajo el par del campo, la segunda mejor vuelta del día, empatado con el argentino Emiliano Grillo y solo un golpe por detrás de Patt Pérez.

Esa magnífica tarjeta dejó a Sergio a solo cuatro golpes de los colíderes, los norteamericanos J.B. Holmes y Kyle Stanley, que empatan (-9) en la cabeza de la clasificación. Les sigue (-8) el sudafricano Louis Oosthuizen.

El  castellonense, que hizo gala de su mejor golf, aunque empezó con un bogey en el hoyo 1, firmó tres birdies en los hoyos 4, 6 y 9. Empezo la primera parte de su recorrido con un bogey, e hizo lo propio en la segunda, con un bogey en el 10… y otro en el terrible 18; pero en medio, Sergio firmó, no solo tres birdies consecutivos -11, 12 y 13- sino un eagle en el 16 que terminó de certificar que las dos primeras rondas las había jugado el español con la Chaqueta Verde puesta, lo que, al fin y a la postre, le resultaba incómodo. En cuanto se la quitó vimos al verdadero campeón del Masters.

Rafa Cabrera, por su parte, es décimo (69, 70, 73), a pesar de su vuelta sobre par en la jornada del sábado 13 de mayo. Con un acumulado de -3, el canario puede mejorar su posición y acabar, sino como ganador, ya que seis golpes son muchos golpes para remontar en el TPC Sawgrass, pero sí en el top cinco.

LA IRRESISTIBLE CAÍDA DE JON RAHM

La única explicación posible para la tarjeta de 82 golpes que Jon Rahm firmó el sábado es que “el golf es el golf y la madre que lo parió”. Jon era décimo, empatado (-4) en un grupo de 6 jugadores, al comenzar la “jornada del movimiento”, el sábado 13; el vasco, con dos vueltas de 68 y 72 golpes, estába a cinco golpes de la cabeza, igual que el canario, pero con 36 hoyos por jugar y en un campo como el Stadium Course del TPC Sawgrass, en PonteVedra, Florida, que durante el fin de semana iba a presentar los greenes más duros, cualquier cosa podría pasar. ¡Y vaya si pasó!

Desde el comienzo de su recorrido las cosas empezaron a irle mal al joven vasco de 22 años. Tras pasar al par la primera prueba del día, aparecieron tres bogeys seguidos, en el 2, 3 y 4; otro par en el 5 y dos ¡dobles bogeys! en el 6 y el 7, aliviados por el birdie del hoyo 9… Cuarenta y dos golpes en nueve hoyos… pero en los próximos nueve será otra cosa.

Claro que lo fue. Pero a peor: doble boge para empezar, en el 10, y otros tres en el 13, 15 y 17, por solo un birdie, en el par 5 del hoyo 16. Total: 40 más 42, 82 golpes, lo que significaba la peor vuelta del día -con un acumulado de +6-, y no estar en la ronda final del domingo, al descender del top ten al puesto 72, y quedarse fuera del segundo corte, que es el que se establece, en 70 y empatados, los sábados en el PGA Tour, cuando el corte en la segunda jornada ha sido superado por más de 78 jugadores.

Un día, no para olvidar, sino para tener en el recuerdo y no volver a caer en situaciones similares. Porque los fines de semana en los torneos Grandes no le sientan bien a Jon. Las dos peores vueltas de su corta carrera profesional, que aún no ha cumplido un año, fueron los domingos del Open 2016 y del Masters 2017, cuando firmó 75 golpes.

Por supuesto, 75 no es lo mismo que 82, pero una vez que se inicia la cuesta abajo, las piernas pueden parar, pero la cabeza sigue rodando hasta que se acaba la pendiente. Por eso, esta tarjeta de 82 golpes no debe ser olvidada ni por el jugador, ni por su entorno profesional, ya que tiene que ser analizada para sentar las bases de un comportamiento distinto al enfrentarse a los primeros contratiempos en una vuelta.

Aunque no sirva de consuelo, entre los once jugadores que no pasaron el segundo corte, hay nombres tan famosos como los de Matt Kuchar, que firmó 81 golpes; Justin Thomas, 79 y Gafry Woodland, 78.

Tampoco alivia conocer los resultados de Phil Mickelson, por ejemplo, que empata (+4) en la penúltima posición, ya que es el 67, ni los de Lee Westwood, que lleva el farolillo rojo (+5), acompañado por Jason Dufner.

 

SEGUNDA RONDA: DOS ESPAÑOLES EN EL TOP TEN

Después de terminadas sus dos jornadas en The Players, Rafa Cabrera (-5), era el primero de los tres españoles; Jon Rahm (-4) y Sergio García, al par, con la resaca de su hoyo en 1 de la primera ronda, en el hoyo 17, también podria luchar por estar en los puestos de cabeza en el fin de semana.

A falta de dos rondas, colideraban (-9) el torneo, el sudafricano Louis Oosthuizen y el norteamericano, Kyle Stanley. Tercero es J. B. Holmes (-7) y cuarto, el veterano Vijay Singh (-6).

Rafa Cabrera (69, 70) ocupaba la quinta posición, empatado con David Hearn, Patrick Cantlay, Alex Noren e Ian Poulter.

Décimo era Jon Rahm, empatado (-4) en un grupo de 6 jugadores. El vasco, con dos vueltas de 68 y 72 golpes, estába lejos de la cabeza, igual que el canario, pero con 36 hoyos por jugar y en un campo como el Stadium Course del TPC Sawgrass, en PonteVedra, Florida, que durante el fin de semana tendrá los greenes más duros, cualquier cosa podría pasar. ¡Y vaya si pasó!

Quien lo tenía más complicado era Sergio García, que estaba al par (73, 71) en el puesto 43 y, aunque no es imposible, todo parecía indicar que no tenía muchas posibilidades de victoria, aunque sí de subir posiciones hasta un lugar más acorde con su categoría.

EL CORTE, EN +2

El corte del viernes se estableció en +2 y lo superaron 82 jugadores. Entre los favoritos que se quedaron fuera está Jordan Spieth, que parece haber perdido. no solo la magia del putt, sino muchas de las habilidades que le caracterizaban hasta hace tan solo unos meses. El recuerdo del hoyo 12 de Augusta parece que sigue en su memoria.

INCREÍBLE HOYO EN UNO

Sergio García (+1) que tuvo un mal comienzo en The Players, firmó un impresionante hoyo en 1, en el par 3 del hoyo 17, aunque está en el puesto 66, a 6 golpes del norteamericano William McGirt y  el canadiense Mackenzie Hughes, colíderes (-5) tras la primera ronda en el Stadium Course del TPC Sawgrass (par 72), en PonteVedra, Florida.

Sergio empezó con un bogey en el hoyo 1 y siguió mal en el tres, el cinco, donde firmó un  doble bogey con tres putts muy cortos, el seis y el quince, mientras solo hizo tres birdies, en el 4, el 10 y el 16… pero, lo bueno no, lo mejor, llegó en el hoyo 17, el emblemático par 3 de 124 metros, donde el castellonense hizo un hoyo en uno que levantó a los espectadores de sus sillas portátiles y del suelo, donde estaban sentados la mayoría y que no tuvieron problemas para, de un salto, ponerse en pie y aplaudir a rabiar la hazaña de Sergio.

A pesar de su magnífico hoyo en 1, Sergio está en el puesto 66, empatado, por cierto, con Jordan Spieth, que tampoco hizo una buena primera vuelta, y tiene que remontar muchas posiciones para estar, el fin de semana, en condiciones de luchar por el triunfo final.

Un hoyo en 1 que es el octavo que se consigue en la historia de The Players. Hay que recordar que otro español, Miguel Ängel Jiménez, también tuvo el acierto de firmar otro igual en ese mismo hoyo 17.

JON RAHM (-4), TERCERO.

En la tercera posición (-4) Jon Rahm, que finalizó su debut en The Player con 68 golpes, y que remató su vuelta con un magnífico birdie, de casi diez metros, en el hoyo 18, empata con otro europeo, el sueco Alex Noren, y dos norteamericanos, J. B. Holmes y Chez Reavie.

Rafa Cabrera, el tercero de los españoles que están en The Players, es séptimo (-3), empatado en un grupo de once jugadores. El canario iba para terminar en cuarta posición, pero un bogey en el 15 le hizo descender hasta la séptima.

The Players, conocido como el Quinto Grande, que el pasado año tuvo como ganador a Jason Day, que se llevó 1.890.000 $, reparte 10.500.000 $ en premios.

Jason Day es decimoctavo (-2) empatado con Phil Mickelson, Rickie Fowler y Adam Scott. El australiano, que era líder (-6), al terminar el hoyo 16, envió dos bolas al agua, en el 17 y el 18, y acabó con dos golpes bajo par.

Dustin Johnson (-1), empata el puesto 31 con varios jugadores, entre ellos el veteranísimo Bernhard Langer que, a sus 59 años puede pasar el corte en esta edición. En el puesto 51 , al par, están Henrik Stenson y Patrick Reed, entre otros.

.

 

 

 

LOS ESPAÑOLES EN BUENA DISPOSICIÓN

Sergio García, que lo ganó en 2008, Jon Rahm, que busca su segundo triunfo en el PGA, y Rafa Cabrera, que tiene sus opciones, son las bazas españolas en The Player que comienza el día 11 con los mejores jugadores en Florida.

Este torneo, considerado como el Quinto Grande, donde están los mejores jugadores del mundo, con Dustin Johnson, ya recuperado del accidente doméstico que le impidió jugar el Masters, Rory McIlroy, con la resaca de su luna de miel y Jason Day, con sus problemas físicos y mentales, tras la operación de cáncer realizada recientemente a su madre, pasando por Phil Mickelson al que siempre se espera y Jordan Spieth,que sigue con las dudas propias de los piscinazos en Augusta.

 

Comentar