Torneos

Matt Wallace (-21) ganó un Open de Portugal venido a menos. Pedro Oriol (-11), decimoquinto

 

(En la imagen, Álvaro Quirós).

 

Movistar Golf 59 no emitió esta semana el Open de Portugal

 

Ver leaderboard del Open de Portugal

 

Matt Wallace, que finalizó la primera jornada con 63 golpes, 10 por debajo del par 73 del Morgado G.C. en el Algarve portugués, acabó ganando (-21), de principio a fin, un Open de Portugal venido a menos -y que tuvo problemas de aplazamientos por el mal tiempo-, con “solo” 500.000 € en premios, y más parecido a un torneo del Challenge Tour que a uno regular del Circuito Europeo.

Segundo fue el norteamericano Julian Suri (-18). El primero de los ocho españoles que iniciaron el torneo, cinco de los cuales pasaron el corte, fue Pedro Oriol (68, 70, 72 y 71) que finalizó (-11), en decimoquinta posición.

Entre los ocho españoles participantes estaba Álvaro Quirós, que entró en el cuadro a última hora y que terminó (-9) en el puesto 22. Los otros tres españoles que jugaron el fin de semana quedaron así: en la posición 26 empataron (-8) Scott Fernández y Jordi García Pinto, y en el puesto 73, con el farolillo rojo (+2) terminó Borja Virto.

Fuera del corte quedaron Pep Anglés, Borja Etchart y Álvaro Velasco,

EL TOUR LLEGÓ AL VIEJO CONTINENTE… POR FIN

La primera semana de mayo, el Tour Europeo llegó a la Europa del Brexit con un torneo esperpéntico de dos días; ahora, definitivamente entró en el Continente por el Algarve portugués, con un torneo que es un Challenge distinguido y ni siquiera se emitió por Movistar Golf.

Por fin. Después de seis meses de iniciado el Circuito, el Tour Europeo se presentó en el escenario que le debe ser natural,  el Viejo Continente y lo hizo para, afortunadamente, quedarse durante una buena temporada, aunque tenga algunos parones en las semanas en las que se disputan los Grandes y los Campeonatos del Mundo.

Pero si la entrada en Europa, después de haber pasado, durante estos seis meses anteriores -ya que empezó en diciembre-, por Sudáfrica, Australia, India, Malasia, China y los Emiratos Árabes, se hizo con un torneo menor, el GolfSixes que se disputó en el Centurion Club, en St Albans, Inglaterra de solo dos jornadas y con una “nueva fórmula corta”, cuatro días después se adentró en el Viejo Continente por el Algarve, donde se disputó (11 – 14 mayo), el Open de Portugal, en Morgado Golf (par 73), situado en la localidad de Portimao.

Además de entrar en Europa por la puerta falsa, el GolfSixes estrenó una “nueva fórmula corta” en la que el putt, que no da la gloria, tampoco da la victoria en determinados desempates… De locos. Dicen que los experimentos deben hacerse con gaseosa; pues en este caso, deberían haberlo hecho no solo con una bebida sin burbujas, sino en otra fecha.

ESPAÑA… HASTA EL AÑO QUE VIENE, SI DIOS QUIERE

Al haber fallecido -esperemos que resucite a los 365 días- el Open de España, que era la puerta de entrada a Europa del Circuito llamado Europeo, este año 2017, el Tour llegó a la Gran Bretaña del Brexit y, por fin, apareció en tierras portuguesas, pero disfrazado de Challenge Tour, ya que solo había medio millón de euros para premios, lo que convertía a este torneo en una prueba distinguida del Challenge y de ahí que los jugadores que participaron fueran, en su mayoría, de segunda fila. Hasta Álvaro Quirós, que juega el Challenge Tour, entró en el cuadro final, por los pelos y con él, otros siete españoles, algunos de los cuales ni siquiera juegan el Challenge: los dos Borjas, Virto y Etchart, Álvaro Velasco, Pep Anglés, García Pinto, Pedro Oriol y Scott Fernández.

LA COMPETENCIA IMPOSIBLE

El CEO (Chief executive officer), o para entendernos mejor, el Director General del European Tour, el canadiense Keith Pilley, estuvo en Madrid, mediados de marzo, para entrevistarse con el presidente de la Real Federación Española de Golf, Gonzaga Escauriza, y para anunciar que el nombre de Severiano Ballesteros, sería el que, a partir de ahora, tenga el premio de Mejor Jugador del Año, del European Tour, que conceden los propios jugadores al final de cada temporada.

En un momento de su presencia ante los periodistas, se le preguntó sobre la situación del European Tour frente al Circuito de la PGA en los Estados Unidos. La idea de Mister Pilley era contraria a cualquier tipo de unión o entendimiento, lo que significa que, gracias a los movimientos que se realizan acercando Europa a los Circuitos asiáticos y sudafricanos, que no dejan de ser Circuiitos menores, a pesar del auge/dinero chino y de los Emiratos Árabes, el Tour Europeo pretende competir con el norteamericano.

Si no fuera porque es patético, sería para echarse a reír. Sin ir más lejos: esta semana el European Tour compite con el PGA con un torneo de medio millón de euros, mientras en Florida se juega The Players, con una bolsa de 10.500.000 $.

Y si la comparación puede estar viciada por la coincidencia, que el lector compare los calendarios de ambos Circuitos y comprobará lo lejos que está el European Tour de llegarle a la suela de los zapatos -de golf, por supuesto, Circuito norteamericano.

No es posible comentar.