Torneos

Molinari ganó en Marruecos. Pigem (-6), octavo

 

 

 

Edoardo Molinari ganó en play off, a Paul Dunne, el Trofeo Hassan II, en Marruecos. Carlos Pigem (-6), terminó octavo y Pablo Larrazábal (-3) se hundió al final.

El italiano, el mayor de los hermanos Molinari, volvió a vencer en el European Tour, en el que no ganaba desde 2014. Después de pasar un calvario de lesiones, Edoardo ha conseguido su tercera victoria en el Circuito Europeo y ha logrado, además de la preciosa daga que se regala a los campeones en este torneo marroquí, la nada despreciable cantidad de 494.085 €, de los 2.500.000 € que se repartían en premios.

Molinari (71, 74, 70 y 68) con un acumulado de nueve golpes bajo el par 73 del campo, empató con su -5 de la última ronda, con el joven irlandés Paul Dunne, que está rondando la victoria pero que, en esta ocasión, cedió el triunfo al veterano italiano de 36 años, que le ganó con el par en el primer hoyo del play off, el 18, par 5 del recorrido Rojo del Royal Golf Dar Es Salam.

El primero de los cinco españoles que pasaron el corte, de los nueve que iniciaron la prueba, fue Carlos Pigem. El catalán (75, 72, 69 y 72) terminó (-4), empatado en la octava posición, con otros cuatro jugadores. Este top ten, y los 51.500 € conseguidos, le abren un poco más las puertas del Circuito Europeo, que el jugador está intentando traspasar desde el Circuito Asiático.

Pablo Larrazábal, que tuvo posibilidades de victoria hasta el hoyo 15, donde firmó un doble bogey que le destrozó la tarjeta, acabó (-3) en el puesto decimotercero, empatado con otros cinco jugadores. El incombustible Jorge Campillo (-2) terminó decimonoveno.

Sobre el par terminaron Alejandro Cañizares (+2), el 48 y Adrián Otaegui (+3), el 56.

Se quedaron fuera del corte del viernes 14, establecido en +12 y que superaron 71 jugadores: Nacho Elvira (+3), Eduardo de la Riva (+4), Pep Angles (+8) y Santi Luna (+14).

LOS INVITADOS NO DIEERON LA TALLA

Los organizadores del Trofeo Hassan II no tuvieron buen ojo: invitaron a seis profesionales y ninguno pasó el corte del viernes 14. Y no es excusa que el recorrido Rojo del Royal Golf Dar Es Salam (par 73), situado a solo quince minutos del centro de la capital marroquí, Rabat, donde el torneo terminó el domingo 16, se presentara complicado para los jugadores.

En cualquier caso es un campo largo, con casi 7.000 metros, y la prueba de su dificultad es que solo 33 jugadores de los 71 que pasaron el corte del viernes pudieron ganarle

Durante las dos primeras rondas, la noticia no estuvo en las primeras posiciones de la tabla, sino en las últimas. Seis jugadores fueron invitados por la organización de la prueba, y ¡¡¡ninguno de ellos pasó el corte!!!

Para empezar, desgraciadamente, hay que hablar de los dos últimos: el canadiense Mike Weir, ganador del Masters en 2003, jugador a punto de la retirada y el español Santi Luna, que conoce el sabor de la victoria en Marruecos, acabaron con el farolillo rojo, empatados (+14) en el puesto 142. El 144, John Parry, se retiró tras la primera ronda.

Los otros cuatro invitados, Eric Compton, el norteamericano trasplantado dos veces de corazón, y los ingleses Craig Hinton y Andrew Marshall, y el norirlandés Michael Hoey, también se quedaron fuera del fin de semana.

El veterano Santi Luna no ha podido aprovechar su presencia en este Trofeo Hassan II (13 – 16 abril), en Rabat, la capital de Marruecos, donde el Circuito Europeo vuelve a ponerse en marcha, después de casi un mes en paro, ya que los WGC y el Masters que figuran en su calendario, son inalcanzables para la mayoría de los jugadores del Tour.

El madrileño, que juega habitualmente en el Senior Tour Europeo, en el que acabó octavo en el primero de los torneos del Circuito, celebrado recientemente en los Emiratos Árabes, entregó dos tarjetas de 82 y 78 golpes y no pudo pasar el corte. Y es que los años no pasan en balde y los casi 7.000 metros de el campo de Rabat son una montaña difícil de salvar para los drivers de los veteranos.

De todos modos, aunque Luna haya terninado con el farolillo rojo, empatado en el puesto 142, hay otros buenos jugadores que también se han quedado fuera tras el corte del viernes: por ejemplo, el coreano Y.E. Yang, que le ganó en 2009, el PGA a todo un Tiger Woods, en plena forma, y que ha terminado (+5), el 135.

Otro que no ha dado la talla ha sido el joven coreano Jeunghun Wang, de 21 años, que el pasado año le “birló” el triunfo en play off a Nacho Elvira. El coreano, que tiene tres victorias ya en el Circuito Europeo, ganó también el pasado año el Mauritius Open y este 2017, en enero, venció en el Commercial Bank Qatar Masters, pero en esta edición del Trofeo Hassan II tampoco ha pasado el corte.

LA INFLUENCIA DE SERGIO

Estaba por ver cual era la influencia de la victoria de Sergio García en Augusta, y si esa influencia, en caso de haberla, podía quedar patente en Marruecos, tan solo una semana después de la euforia al ver vestido de verde al castellonense. Sin embargo, las cosas no iban demasiado bien para los españoles hasta la tercera jornada, donde Pablo Larrazábal e, incluso Carlos Pigem, tuvieron posibilides de estar en los puestos de cabeza al terminar la competición. Pigem, al final, acabó en el top ten, pero Larrazábal se descolgó en los últimos hoyos.

A pesar de que este torneo, el más cercano al Viejo Continente, después de casi cinco meses del comienzo del Circuito en diciembre de 2016 -ver más información en esta misma página-, tiene un montante de premios muy jugoso, 2.500.000 €, no son muchos los nombres conocidos del gran público, a excepción de los citados.

 

No es posible comentar.