Torneos

USA ganó la Ryder Cup: no hubo milagro en Hazeltine

 

 

 

 

 

 

Ver resultados de la Ryder Cup

En Hazeltine, Minnesota, no se repitió el milagro de Medinah de hace cuatro años: a pesar de la victoria de Rafa Cabrera sobre Jimmy Walker, y el empate de Sergio García con Phil Mickelson, EE.UU logró hacerse con la Ryder Cup después de tres ediciones consecutivas en las que los europeos fueron mejores. Claro que no estaban Chema Olazábal, en presencia, ni Seve Ballesteros, en ausencia.

No en esta ocasión: los teóricamente mejores europeos no pudieron vencer sus partidos, a excepción de Henrik Stenson y el rookie y elegido a dedo, Thomas Pieters, que derrotaron, respectivamente a Jordan Spieth y a J.B. Holmes por el mismo resultado (3 & 2), y del empate de Sergio con Mickelson, que el norteamericano festejó a lo grande, con un saltito de veterano, como si hubiera sido una gran victoria.

Tampoco los, también teóricamente menos fuertes del equipo, dieron la talla, con la excepción de Martin Kaymer, que remontó el partido que perdía con Matt Kuchar y terminó 1 arriba, y la gran alegría española que llegó de Canarias para quedarse, no solo en las Ryders futuras, sino en el PGA Tour, Rafa Cabrera Bello, que tuvo dominado su partido contra Jimmy Walker en todo momento y al que terminó derrotando 3 & 2.

Total, que los individuales decisivos, a los que se llegaba con tres puntos de ventaja por parte americana, fueron de dominio estadounidense: siete victorias y un empate, por solo cuatro victorias y ese citado empate entre García y Mickelson.

Los rookies europeos, a excepción de Cabrera, que entró en el equipo por sus propios méritos, y el belga Pieters, que fue elección de Darren Clarke, el capitán del equipo, no estuvieron a la altura que, desgraciadamente, se esperaba de ellos. Y digo “se esperaba”, aunque en el fondo y a pesar de que casi todo en el golf es impredecible, porque los aficionados europeos no las tenían todas consigo al ver el equipo que, en esta edición de la Ryder, presentaba Europa.

Y, por una vez y sin que sirva de precedente, la condición de favoritos de los norteamericanos -aunque fuera solo en aplicación del ranking mundial de cada jugador, al margen de cualquier otra expectativa- era tan clara que finalmente se cumplió: Andy Sullivan, Chris Wood, Danny Willet y Matthew Fitzpatrick, solo consiguieron la cuchara de madera con sus derrotas. La Armada Inglesa fue tan invencible como en su tiempo la española, cuando los hechos demotraron que no era tan invencible. Y con los rookies, el veterano Lee Westwood, amiguísimo del capitán Clarke, que fue de fracaso en fracaso durante las tres jornadas de la competición.

Conclusión: unas veces se gana y otras se pierde. Enhorabuena a los norteamericanos y toque de atención a los europeos, que por este camino no se llega a París, en 2018, con posibilidades de victoria. Sería bueno pensar en recuperar a algunos de los nacidos en el Viejo Continente que juegan en el Circuito americano y que, por unas cosas o por otras, no han sido del equipo en esta ocasión.

La gran alegría española se llama Rafa Cabrera Bello. El canario, amén del buen comportamiento, que por categoría ya se le suponía a Sergio García, ganó dos de los encuentros en los que participó, un doble con el castellonense y la victoria individual sobre Walker, y empató el tercer encuentro que jugó, en la mañana del sábado, también formando pareja con García, y frente al potente dúo formado por Patrick Reed, la verdadera revelación del torneo, que derrotó a McIlroy en el primer partido (1 arriba) con el que empezó la debacle individual, al contrario que en Medinah, y Jordan Spieth, que estuvo en la Ryder, tan confuso como en su temporada golfística, desde que, por su mala cabeza, tiró al agua la segunda Chaqueta Verde que podía haberse puesto por segundo año consecutivo.

LOS INDIVIDUALES, DECISIVOS PARA LOS NORTEAMERICANOS

Con Europa tres puntos por debajo (9.5 – 6.5), los individuales del domingo decidieron el ganador de la Ryder Cup, con los nortemericanos de favoritos.  Solo otro milagro como el de Medinah, hace cuatro años podría haber salvado al equipo europeo en  el Hazeltine National Golf Club en Chaska, Minnesota.

Claro que, en esta ocasión, el capitán europeo no era Chema Olazábal, sino un Darren Clarke que se enfrentaba a un problema en la tercera y última jornada de la Ryder: los norteamericanos solo tenían que ganar cinco de los doce partidos, mientras los europeos deberían vencer en siete y empatar otro, para poder llegar a los 14 puntos que les darían el empate y les dejaría conservar la Copa que durante tres años consecutivas está en su poder.

Claro que, como los pronósticos son tan complicados en un deporte como es “el golf y la madre que lo parió”, todo podría haber pasar el domingo 2 de octubre en Hazeltine, ante los miles de aficionados que corean en Chasca, Minnesota, -y a veces se pasaron- las victorias de sus compatriotas.

Recuerden: año 2012. Medinah (Illinois). Estados Unidos gana 10 – 6 y se llegan a los enfrentamientos individuales del domingo: Europa gana y gana… y logra 8.5 de los 12 que estaban en juego al iniciarse la jornada de individuales. ¡Incréible! Europa, que es un equipo, derrota a los americanos y se trae la Ryder Cup para el Viejo Continente, donde entonces no se hablaba del Brexit.

En esta ocasión no estaba Chema como capitán, sino un norirlandés, que no se sabe si es británico, partidario de la Unión Jack, y si votó en el Brexit, sí, o no. Lo que sí se conoce es que en el equipo, de los doce integrantes, seis son ingleses y uno, el mejor, en teoría, es McIlroy, norirlandés -del que dicen que no fue a los JJ-OO. porque tenía que hacerlo representando al Reino Unido-

Claro que tenemos a dos españoles y confiábamos en ellos para sumar dos puntos, porque estaban jugando bien y porque su remontada espectacular en los foursome de la mañana del sábado, para empatar su partido ante la pareja líder norteamericana, formada por Jordan Spieth y Patrick Reed, después de ir perdiento cuatro abajo, y casi cinco, les otorga el crédito necesario y la esperanza que se necesita para lograr el otro ¡¡¡milagro de Medina!!!.

Y Sergio, que jugaba en el sexto partido, dio la cara ante un inmejorable Phil Mickelson. Ambos hicieron 9 bajo el par del campo… y empataron en un enfrentamiento memorable, que ambos tendrán siempre en su recuerdo

Rafa Cabrera, que salía en quinta posición, se enfrentaba a Jimmy Walker, al que ganó de principio a fin. Dos bonitos partidos que, desgraciadamente no pudieron influir en el resultado final, ya que, aunque los norteamericanos ganaran los cuatro primeros -¡y ojalá no sea así!- donde aparecen los primeros espadas de la competición, todavía quedarían esperanzas con el punto del canario que aparece en la quinta posición de los enfrentamientos, y con el del castellonense que es el sexto en salir al campo.

NOVATOS CONTRA “VETERANOS”

Si en los últimos años -a pesar de las ocho victorias europeas en las diez pasadas ediciones, tres de ellas seguidas-, el pronóstico de la Ryder siempre era inciero, en esta ocasión aún lo es más.

Por supuesto, la tendencia victoriosa de los europeos es un tanto a su favor, pero esta vez, los nombres de los americanos “dan miedo”. No solo por el hecho de su mejor clasificación en el ranking mundial, sino por la experiencia acumulada por la mayoría de sus jugadores, contra la falta de partidos tan claves como los de la Ryder, por parte del equipo europeo, donde seis de los doce componentes, son “rookies”, novatos para entendernos.

Los norteamericanos tienen cuatro jugadores entre los diez primeros del ranking mundial: Dustin Johnson (2); Jordan Spieth (4); Patrick Reed (8) y Rickie Fowler (9).

Los europeos solo tienen tres: el norirlandés Rory McIlroy (3); el sueco Henrik Stenson (5) y el inglés Danny Willet (10).

En el top 20, los norteamericanos tienen a Phil Mickelson (15); Jimmy Walker (16) y Matt Kuchar (17), mientras los europeos cuentan dos: el inglés Justin Rose (11) y el español Sergio García (12).

En el top 30 hay otros cuatro norteamericanos: J. B. Holmes (21); Brooks Koepka (22); Brandt Snedeker (23) y Zach Johnson (28), mientras los europeos solo tienen al español Rafa Cabrera (30).

Y ya en el top 40 están los restantes: solo uno es americano, Ryan Moore (31), mientras los europeos tienen al inglés Chris Wood (32).

Y en el top 50, donde ya no hay americanos, se encuentra casi medio equipo europeo, cinco jugadores en concreto: el belga Thomas Pieters (42); el inglés Matthew Fitzpatrick (44); el inglés Lee Westwood (46); el alemán Martin Kaymer (48) y el inglés Andy Sullivan, el 50.

Si se tuviera que decidir la Ryder Cup, por las posiciones de los participantes en el ranking mundial, los americanos ganarían por “goleada”. Afortunadamente el golf es otra cosa: es “el golf y la madre que lo parió” y los pronósticos en este deporte son parecidos a los de las encuentas ante las elecciones de los partidos políticos: poco de fiar.

Así que habrá que esperar acontecimientos y, sobre todo, que el milagro de Medinah se repita en Hazeltine..

hazeltine-ryder-16

 

PRIMEROS RESULTADOS ADVERSOS

Todo empezó a torcerse desde el primer momento: la ronda matinal de la primera jornada en la Ryder Cup, no pudo ser peor para el equipo europeo, derrotado en los cuatro foursomes disputados, el viernes 30 de septiembre, en  el Hazeltine National Golf Club en Chaska, Minnesota.

Los malos presagios que rondaban al equipo europeo de la Ryder, sobre el papel con jugadores peor situados en el ranking mundial, se conjugaron en la mañana del último día de septiembre, donde los norteamericanos barrieron, literalmente a los europeos, y a la vista están los resultados. Solo McIlroy y Sullivan, sobre todo el primero aguantaron a pie firme hasta el último hoyo, pero el inglés pareció muy nervioso, sobre todo al final de la vuelta, cuando mandó una bola al agua en el hoyo 17, lo que significó la pérdida del hoyo por parte europea.

Desde 1979, el equipo europeo no perdía por 4/0 en la primera ronda de foursomes.

 

RESULTADOS (MATINAL – FOURSOMES) EN LA PRIMERA JORNADA:

Dustin Johnson / Matt Kuchar (5&4) a Lee Westwood / Thomas Pieters

Jimmy Walker / Zach Johnson (4&2) a Sergio Garcia / Martin Kaymer

Phil Mickelson / Rickie Fowler 1UP  a Rory McIlroy / Andy Sullivan

Jordan Spieth  / Patrick Reed (3&2) a Henrik Stenson / Justin Rose

 

RONDA DE TARDE (FOURBALL) EN LA PRIMERA JORNADA
Jordan Spieth / Patrick Reed & Justin Rose / Henrik Stenson

J. B. Holmes / Ryan Moore & Sergio Garcia / Rafa Cabrera Bello

Brandt Snedeker / Brooks Koepka & Martin Kaymer / Danny Willett

Dustin Johnson / Matt Kuchar & Rory McIlroy / Thomas Pieters

 

NOVATOS CONTRA “VETERANOS”

Si en los últimos años -a pesar de las ocho victorias europeas en las diez pasadas ediciones, tres de ellas seguidas-, el pronóstico de la Ryder siempre era inciero, en esta ocasión aún lo es más.

Por supuesto, la tendencia victoriosa de los europeos es un tanto a su favor, pero esta vez, los nombres de los americanos “dan miedo”. No solo por el hecho de su mejor clasificación en el ranking mundial, sino por la experiencia acumulada por la mayoría de sus jugadores, contra la falta de partidos tan claves como los de la Ryder, por parte del equipo europeo, donde seis de los doce componentes, son “rookies”, novatos para entendernos.

Los norteamericanos tienen cuatro jugadores entre los diez primeros del ranking mundial: Dustin Johnson (2); Jordan Spieth (4); Patrick Reed (8) y Rickie Fowler (9).

Los europeos solo tienen tres: el norirlandés Rory McIlroy (3); el sueco Henrik Stenson (5) y el inglés Danny Willet (10).

En el top 20, los norteamericanos tienen a Phil Mickelson (15); Jimmy Walker (16) y Matt Kuchar (17), mientras los europeos cuentan dos: el inglés Justin Rose (11) y el español Sergio García (12).

En el top 30 hay otros cuatro norteamericanos: J. B. Holmes (21); Brooks Koepka (22); Brandt Snedeker (23) y Zach Johnson (28), mientras los europeos solo tienen al español Rafa Cabrera (30).

Y ya en el top 40 están los restantes: solo uno es americano, Ryan Moore (31), mientras los europeos tienen al inglés Chris Wood (32).

Y en el top 50, donde ya no hay americanos, se encuentra casi medio equipo europeo, cinco jugadores en concreto: el belga Thomas Pieters (42); el inglés Matthew Fitzpatrick (44); el inglés Lee Westwood (46); el alemán Martin Kaymer (48) y el inglés Andy Sullivan, el 50.

Si se tuviera que decidir la Ryder Cup, por las posiciones de los participantes en el ranking mundial, los americanos ganarían por “goleada”. Afortunadamente el golf es otra cosa: es “el golf y la madre que lo parió” y los pronósticos en este deporte son parecidos a los de las encuentas ante las elecciones de los partidos políticos: poco de fiar.

Así que habrá que esperar acontecimientos.

 

Estas son las formaciones de ambos conjuntos:

EL EQUIPO AMERICANO

Los doce de los Estados Unidos son: Dustin Johnson, Jordan Spieth, Phil Mickelson, Brandt Snedeker, Zach Johnson, Patrick Reed, Jimmy Walker, Rickie Fowler, Matt Kuchar, JB Holmes, Brooks Koepka y Ryan Moore.

El capitán es Davis Love III -el gran derrotado en Medinah, en 2012-,  que contará con cuatro vicecapitanes: Tom Lehman, Jim Furyk, Steve Stricker y Tiger Woods, en su regreso a los campos de golf, aunque no como jugador. Su vuelta a la competición será el 13 de octubre, en el Open de Napa, en California.

EL EQUIPO EUROPEO

La docena de jugadores europeos que competirán en la Ryder Cup 2016, son: Rory McIlroy, Justin Rose, Henrik Stenson, Sergio García, Lee Westwood y Martin Kaymer. La mitad del equipo son novatos: Danny Willett, Rafael Cabrera Bello, Matthew Fitzpatrick, Andy Sullivan, Thomas Pieters y Chris Wood.

El capitán es Darren Clarke, que ha elegido a sus cuatro vicecapitanes: Thomas Bjorn, Paul Lawrie, Ian Poulter y Padraig Harrington.

 

 

RYAN MOORE, EL ÚLTIMO PASAJERO

El segundo puesto logrado por Ryan Moore en el Tour Championship, en East Lake, ante un intratable Rory McIlroy, que ha vuelto a patear como antes de su lesión jugando al futbol, hace dos años, y la vuelta de 64 golpes, igual que la del norirlandés en la última jornada del play off final de la FedEx Cup, han sido motivos decisivos para que el capitán, Davis Love III, del equipo americano de la Ryder, le eligiera, en la noche del domingo 25 de septiembre, para ser el jugador número 12 del conjunto norteamericano, que se disputará del 30 de septiembre al 2 de octubre en el Hazeltine National Golf Club en Chaska, Minnesota.

Rory McIlroy, ex número 1 del mundo necesitó cuatro hoyos de play off para derrotar a Moore, lo que solo consiguió con un birdie en el hoyo 17 de East Lake, en Atlanta.

Moore, que ganó el John Deere Classic en agosto, estuvo en el top ten en el Barclays y el Deutsche Bank Championship, antes de lograr su segundo puesto en el Tour Championship.

Como jugador de match play, Moore, nacido en Tacoma, en el estado de Washington, hace 33 años, y tiene un buen palmarés, en el que destaca su actuación como cuartofinalista en el Campeonato Mundial de Golf – Dell Match Play.

Love III aseguró, tras la noticia de la elección de Moore: “que es una buena noticia para el equipo. Es un hombre de buen trato y sabe jugar match play. Era el hombre que necesitábamos para completar el equipo”.

Con la llamada a Moore, el capitán y sus vicecapitanes, entre los que se encuentra Tiger Woods, que dentro de tres semanas volverá a la competición oficial, han dejado fuera a Bubba Watson, número 7 del mundo, el tercer estadounidense en el ranking mundial, después de Dustin Johnson (2º) y Jordan Spieth (4º).

Moore será uno de los dos novatos en la selección de Estados Unidos, junto con Brooks Koepka, que intentarán darle la vuelta al dominio europeo, que ha ganado ocho de los últimos diez encuentros, y seis de las últimas siete Ryder Cup, incluyendo las tres últimas ediciones seguidas.

 

Un comentario

  1. Jose Luis Valenciano llovera

    Willet decepcionante. La maldicion del Masters.
    Woods, Fitzpatrick, Sullivan y Rose hace muchos meses que obtuvieron pasaporte y no han mantenido nivel
    Westwood esta para vestir santos y, como Clarke, no vale para capitan.
    Han sido mucho mejores, en general, los continentales, mucho.
    Los usa eran mejores, si, y lo han demostrado.
    Congratlations, pues.

No es posible comentar.