Torneos

Rickie Fowler (-15) ganador en Boston

 

 

 

 

LOS  CIEN DEL DEUTSCHE BANK

Ver leaderboard del Deutsche Bank Championship

 

 

Rickie Fowler (-15) ganó en Boston, el  Deutsche Bank Championship, segundo de los play offs de la FedEx Cup, con Henrik Stenson, a un golpe. Sin Jordan Spieth, que falló también el corte, como en el primero de los play offs, la pasada semana, Rickie era el favorito de los norteamericanos para ganar el torneo que, en la última jornada, se convirtió en un match play, donde el joven norteamericano se enfrentaba al sueco Stenson.

Rickie, que no pudo firmar el birdie en el par 5 del hoyo 18, en la tercera ronda, el domingo 6, se quedó a un golpe del sueco, con el que fue empatado durante los últimos hoyos de la tercera jornada. Y ya en la cuarta, donde salía a un golpe de Stenson, en el partido estelar, las cosas no pudieron empezaron mejor  para Fowler que firmó un eagle en el hoyo 2, par 5; pero se torcieron en los dos hoyos siguientes al hacer dos bogeys seguidos. Después, un solo birdie en el 7, para terminar con 35 golpes los primeros nueve hoyos (par 36).

Y empezó la segunda vuelta, pisándole los talones a Stenson, como la muerte se los pisaba a Gary Grant, en la película de Hitchkok. Al final, un doble bogey del sueco en el 16, par 3, para un acumulado de 70 golpes, uno bajo el par del TPC Boston, en Norton, Massachussets, frente al 68 de Fowler, le dio la victoria, brillante victoria de un joven “que quiere ser el mejor del mundo en algún momento”, pero que no tiene problemas con el liderazgo permanente, consiguió un triunfo, que es su tercera victoria en el PGA Tour, triunfos que se iniciaron en el Wells Fargo, en 2012 y que siguieron este año en The Players, en mayo, pero que había sido cuestionado hasta por sus propios compañeros.

Tercero fue Charlie Hoffman que era líder (-12) tras la segunda jornada, después de firmar una impresionante tarjeta de 63 golpes. A sus de 38 años, natural de San Diego, solo tiene tres victorias en el PGA Tour, pero este torneo se le da muy bien, ya que lo ganó en 2010, con un registro de -22, y cinco golpes de ventaja sobre sus seguidores. El pasado año, ganó también en Mayacobá, el torneo que organiza OHL, la empresa de Villar Mir. Sin embargo, en la tercera jornada, salió el handicap -aunque los profesionales no lo tienen oficialmente, todos lo llevan en la cabeza- y firmó un 76 que le hizo descender hasta la undécima posición. Sin embargo, en la cuarta jornada, el californiano volvió a hacer de las suyas y con un 67, cuatro bajo el par del campo, terminó en el podio (-11).

La cuarta posición (-8), ya a siete golpes del ganador, fue para cinco jugadores: Jim Furyk, ¡cómo no!, Hunter Mahan, que de estar desahuciado se ha colocado entre los 70 mejores, para disputar dentro de dos semanas el BMW Championship, tercero de los play offs de la FedEx Cup, Patrick Reed, Sean O’Hair y Matt Jones.

¿EL JUGADOR MÁS SOBREVALORADO?

 

En solo cinco meses, Rickie Fowler ha pasado de ser “el jugador más sobrevalorado”, a ganar un play off de la FedEx Cup.

Es cierto que Rickie es un fenómeno mediático y con muchos seguidores, sobre todo entre los niños, a pesar de que, a sus 26 años, ha ganado pocos torneos comparado con otros jugadores. En mayo, Fowler, nacido en Murrieta, en California, y graduado por la Universidad de Oklahoma State, cuyos colores lleva a a gala en las últimas rondas de cada torneo, fue considerado, en una encuesta hecha por la revisa Sports Illustrated, entre sus propios compañeros, como “el jugador más sobrevalorado del PGA Tour”, y eso que, aunque pocos triunfos, tiene, entre otros, el Players Championship, donde firmó los últimos cuatro hoyos en el TPC Sawgrass, con un fenomenal 5 bajo par, algo que nadie había hecho nunca en ningún campo, desde 1983, cuando empezaron a registrarse este tipo de datos.

Fowler aseguró, al final del torneo, que: “definitivamente quiero ser el mejor jugador que puedo ser; el mejor jugador del mundo… en algún momento. Pero, sí, estando “sobrevalorado”, gané tres veces este año en todo el mundo, este año, supongo que tengo que dar las gracias a todos los que intervinieron en la encuesta.

El californiano añadió: “he estado jugando muy bien los últimos dos años, era solo cuestión de tiempo antes de que yo llamara a la puerta, aunque hay tres jugadores que están llamando permanentemente: Jason, Rory y Jordan”.

LOS OTROS FAVORITOS

Para encontrar a los grandes favoritos hay que descender hasta el puesto deciosegundo, donde aparece (-6), Jason Day; en el 29, empataron (-3), McIlroy, a todas luces fuera de su mejor forma, tras el tiempo que ha estado separado de los campos, tras su lesión futbolística de julio pasado y Bubba Watson, y Phil Mickelson (+3), terminó en el puesto 65.

JORDAN SPIETH: LA GRAN DECEPCIÓN

Decepcionante fue la actuación de Jordan Spieth (+6) que tampoco pasó el corte en Boston, en el Deutsche Bank Championship, segundo de los play offs de la FedEx Cup, donde se quedó a ¡¡¡18!!! golpes de Charlie Hoffman, tan solo con dos jornadas disputadas.

 

?

A Hoffman (en la foto de facebook, sobre estas líneas),  le recordarán los lectores porque llevaba los pelos rubios a lo Charlie Rivel, sobresaliendo de la gorra por todos lados menos por el norte. Ahora, con el pelo corto, ha hecho falsa la historia de Sansón, ya que sin pelo tiene posibilidades de ganar, igual que hace cinco años con más greñas que el payaso español.

En el TPC de Boston (par 71), donde comenzó el viernes 4, el Deutsche Bank Championship, segundo de los play offs de la FedEx Cup, con los cien mejores de la FedEx Cup en liza, reparte 8.250.000 $, de los que el ganador se llevará 1.440.000 $.

Parecía que el torneo iba a ser un match play entre Stenson y Fowler, y así fue. Con el resto de favoritos fuera de posibilidades de triunfo, y descartado Spieth, las cosas estaban claras. Jordan, que lleva cuatro rondas -las dos del Barclays la semana pasada, donde no pasó el corte, y estas dos en el TPC de Boston, que le han dejado fuera del fin de semana- sobre el par del campo, tendrá que pensar mucho durante esta semana libre que deja el calendario de los play offs, y consultar con su caddie, su entrenador, su almohada o su psicólogo, que de todo tendrá el texano en su equipo, para buscar soluciones a un bajón de estas características, que es más que un  bajón, una caída en picado, que solo comprenden los jugadores de golf, a todos los niveles, y que se explica en una sola frase: ¡EL GOLF… Y LA MADRE QUE LO PARIÓ!!!

***************

 

EL SEGUNDO PLAY OFF DE LA FEDEX CUP

Del 4 al 7 de septiembre se disputa en Boston el Deutsche Bank Championship, el segundo de los play offs de la FedEx Cup, con Rory McIlroy, totalmente recuperado de su lesión de tobillo, Jordan Spieth, que busca su swing perdido en The Barclays, y Jason Day, ganador del primero de los play offs en New Jersey y que mira hacia el número 1 con ojos golosones y que también ha desbancado del liderazgo de la FedEx, en el que estaba desde hacía muchas semanas, a Spieth. En el TPC Boston, en Norton, Massachussets, estarán los cien mejores de la lista de la FedEx Cup.

El que no estará es Sergio García que sigue de vacaciones y que tendrá una semana más de descanso hasta que comience el tercero de los play offs, con solo 70 jugadores en liza, en el BMW Championship (17 – 20 septiembre), en Atlanta. Con tanto descanso, el castellonense llegará bien preparado para disputar su decimoquinto torneo en el PGA Tour de este año, justo el torneo que le asegura la continuidad de su Tarjeta 2016, algo que ya tiene por derecho propio, gracias a su décimo puesto del mundo y a su situación en la FedEx Cup, pero que deberá acompañar de esos 15 torneos obligatorios para seguir compitiendo en los Estados Unidos.

Nadie mejor que Sergio para confeccionar su calendario anual, aunque parece extraña su ausencia en los dos primeros play offs de los cuatro que cierran el año del PGA Tour. Esperemos que no le pase como a esos saltadores de altura, de longitud o de pértiga, que pasan de ciertas longitudes o alturas y luego se quedan sin medalla.

El caso es que todas las miradas del torneo, que se disputa en el TPC Boston, en Norton, Massachussets, dotado como los cuatro play offs, con 8.250.000 $, de los cuales el ganador, que el año pasado fue Chris Kirk, se llevará 1.440.000 $, estarán puestas en el “Duelo en la Cumbre” que tendrá como protagonistas a los números 1, Rory McIlroy, y 2, Jordan Spieth. Uno, recuperado, físicamente y moralmente, por haber vuelto al liderazgo mundial sin haber dado un solo golpe la pasada semana, mientras Spieth fracasaba estrepitosamente y no pasaba el corte (+7) en The Barclays.

Y detrás, pisándoles los talones, Jason Day, dispuesto a disputarles la corona mundial y a no darles respiro. Habrá, además, entre los cien jugadores clasificados, otros rivales que no pueden dejarse de lado: Zach y Dustin Johnson, Phil Mickelson, al que nunca se debe dar por vencido, Bubba Watson, Rickie Fowler… Todo un espectáculo que se disputa, de forma atípica, de viernes a lunes, del 4 al 7 de septiembre y que finaliza el Labour Day, el Día del Trabajo, también festivo en los Estados Unidos.

No es posible comentar.