Torneos

Elvira, Del Moral y Otaegui (-10) en el top 20 del Open de Madeira. Ganó Roope Kakko (-24)

 

Ver leaderboard del Open de Madeira

 

Nacho Elvira, Carlos del Moral y Adrián Otaegui, empataron (-10) en el puesto 18 del Open de Madeira, que ganó Roope Kakko (-24) y donde Javier Ballesteros (+9) no pasó el corte y acabó en los últimos lugares.

El finlandés, gracias a sus 100.000 € conseguidos con el triunfo en este Open de Madeira, compartido por los dos Tours, Europeo y Challenge, y que tiene 600.000 € de premios, que no son muchos para el Tour Grande, pero sí para el Chico, se coloca en el primer lugar del ranking Challenge, donde se mantiene en los primeros puestos Nacho Elvira, que gracias a su reacción en la última jornada (64, 74, 72 y 68) y a su magnífica primera vuelta de ocho bajo par, logró ascender hasta la posición decimoctava y mantener su privilegiada posición en el top ten del ranking.

En cuanto a Antonio Hortal, que había comenzado muy bien el torneo (63, 71, 72 y 73), con una vuelta de 9 golpes bajo el par 72 del Club de Golf Santo da Serra, no pudo continuar en esa línea, que por otra parte no era la normal en su juego de las últimas semanas, y al final descendió hasta el puesto 25 (-9).

De los catorce españoles que iniciaron el torneo de la isla portuguesa, el jueves 30 de julio, seis pasaron el corte que superaron 65 jugadores y se estableció al par. Además de los tres citados, en el puesto 18, Pedro Oriol (-9) empató con el también citado Hortal, en la posición vigesimaquinta, y Emilio Cuartero fue el 46 (-4).

 

BALLESTEROS: OTRA MALA ACTUACIÓN

Javier Ballesteros jugaba como invitado en este Open de Madeira, que se disputa cinco meses después de que el torneo de la isla portuguesa se suspendiera por las fuertes lluvias caídas en marzo, cuando debería haberse celebrado. El hijo del gran Severiano tenía otra oportunidad, junto a otros trece españoles que estuvieron el jueves 30 en el tee de salida del citado Club de Golf Santo da Serra, par 72. (Ver más información en la sección Viajes de esta misma página web).

Sin embargo, una vez más, Javier no estuvo a la altura, no ya de su apellido, que es y será imposible, sino a la de su propia circunstancia. Con dos tarjetas de 77 y 76 golpes, para un acumulado de +9, acabó en el puesto 149, de 156 inscritos en el torneo.

Alguien debería aconsejar al hijo de Ballesteros y ponerle en una vía distinta a la que va recorriendo como profesional. Este año no han parado de lloverle las invitaciones para torneos de una envergadura que no es la suya y a los que no debería haber acudido para terminar haciendo el ridículo una vez tras otra.

En este caso, en lugar de viajar a Madeira, debería haber acudido al Campeonato de España de la PGA que se disputa esta misma semana, en el Golf de Santa Marina, en Cantabria, un campo, además diseñado por su padre y en un torneo donde los participantes están a un nivel menor que el de un Challenge como el de la isla portuguesa.

Si de verdad Javier quiere ser un profesional que siga los pasos de su padre, aunque sea a una distancia abismal, debería formarse mejor antes de jugar en torneos donde solo va a confirmar su mediocre juego y donde se está cerrando las puertas para futuras invitaciones porque, a la primera, vale el nombre de su padre, pero para la segunda, solo sirve su propia valía como golfista y su credibilidad queda bajo cero después de cada torneo.

UN CLÁSICO EN EL TOUR EUROPEO

Esta cita de Madeira, donde se reparten 600.000 € en premios y que es compartida por el European Tour y el Challenge Tour, es ya un clásico en el calendario europeo y, aunque no participan jugadores de renombre, es, precisamente por eso, una gran oportunidad para esa “clase media” del Tour Europeo, que está a caballo del Challenge y del Tour principal, para intentar dar un paso de gigante en el ranking Challenge, como es el caso de Nacho Elvira, ahora quinto, pero que ha sido líder durante muchas semanas, y de Borja Virto, que es decimosegundo en el ranking y necesita buenos puestos finales para mantenerse e intentar mejorara su posición.

Desgraciadamente, Borja Virto ha sido uno de los ocho españoles que no pasaron el corte y eso le puede costar descender aún más en el ranking. Tampoco pasaron Carlos Pigem, jugador del Asian Tour, y José Manuel Lara, sin tarjeta del Tour, que eran los otros dos invitados de la organización, junto a Javier Ballesteros. Fuera del fin de semana se quedaron , además, Jordi García Pinto, Álvaro Velasco, Borja Etchart y Carlos Aguilar, que acabó, empatado (+9) en el puesto 149, con Ballesteros.

No es posible comentar.