Torneos

Aphibarnrat ganó, en play off, en China; a Pablo Larrazábal (-7), le pilló el “toro de Shenzhen” y Bubba (-5) dio la vuelta al ruedo

 

 

(En la imagen, Kiradech Apibarnrat posa con el trofeo -el toro de Shenzhen- que aparece tamnién detrás del ganador, pintado de colores).

 

Ver leaderboard del Shenzhen International

 

Ganó Kiradech Aphibarnrat (-12) el Shenzhen International, finalizado el domingo 19 en China, tras empatar con el joven y desconocido jugador local Li Hao Tong -alto, delgado y golfista, lejos del estereotipo de los chinos de siempre- y vencerle en el primer hoyo del play off, el complicado 18, par 43, en el que el tailandés firmó un bogey que le valió su segundo triunfo en el European Tour, después de su victoria en Malasia, en 2013. Aphibarnrat logró con su victoria 386.168 €, mientras que el bisoño chino Li sumó 257.442 € que le servirán para iniciar su carrera en el Tour Europeo.

El torneo, primero de los dos que se disputan en China durante este mes de abril, repartía casi 2.500.000 € y se jugó en el Genzon G.C., par 72, en el entorno de un jardín botánico, y el segundo, patrocinado por Volvo,será en Shanghai, del 23 al 26 del presente abril.

Kiradech, al que le sigo recomendando una visita al endocrino, por el bien de su salud y de su estética, fue líder durante las primeras rondas, pero al comienzo de la cuarta y última se dejó alcanzar por Pablo Larrazábal que llegó a superarle en dos golpes. El español terminó los nueve primeros hoyos del domingo, líder (-12) y con un juego que presagiaba lo mejor para lo que restaba de torneo. Sin embargo, a partir de un bogey en el diez, el putt de Pablo dejó de funcionar y fue sumando/retando bogey tras bogey, hasta llegar al agua del hoyo 17, par cinco de 520 metros, donde en lugar del eagle que necesitaba, firmó un doble bogey que le hizo caer en picado hasta el puesto 22 (-7).

Bien se puede decir que a Pablo le pilló el toro de Shenzhen, un animal que era la imagen del torneo y que parecía más el anuncio de un buey, con las diferentes zonas del cuerpo pintadas de colores, como si fuera un anuncio de un supermercado de carne y explicaran a los clientes donde está las piezas que se venden. Al menos el toro del trofeo ganado por el tailandés, tal como aparece en la foto, es dorado y no de colorines.

ÁLVARO QUIRÓS, PRIMER ESPAÑOL

Tras estar a nueve hoyos de la victoria, Larrazábal, que partía en la tercera posición al iniciarse la jornada dominical, no pudo ni tener el honor de terminar como el primero de los cinco españoles que pasaron el corte. Álvaro Quirós, con la mejor vuelta de la jornada, 9 bajo el par 72 del campo, acabó (-8) en decimoquinta posición, viniendo desde atrás, muy atrás, como demuestran sus cuatro tarjetas de 72, 72, 74 y 63 golpes.

Larrazábal (73, 69, 66 y 74), que empezó mal, se recuperó, pero terminó peor y acabó (-7) en el puesto 22. Jorge Campillo (-6) fue el 22; Adrián Otaegui (-3) terminó el 39 y Rafa Cabrera (-1), el 47.

Tercero fue el inglés Tommy Fletwood (-11) y Peter Uilehin acabó cuarto, empatado (-10) en un grupo de siete jugadores, Uihlein es uno de los jóvenes norteamericanos que vino a Europa, se fogueó en el Challenge y, junto a su amigo Brooks Koepka, ya es una figura en el Circuito Europeo, y se asoma de vez en cuanto al de su país.

Los dos españoles que no pasaron el corte,establecido en +2 y superado por 67 jugadores fueron Alejandro Cañizares, que se quedó (+3) a un solo golpe, y Jordi García Pinto que, tras un comienzo de 70 golpes, se fue hasta un 82 anormal en la jornada del viernes.

BUBBA: FINAL SIN OREJAS PERO CON VUELTA AL RUEDO

Bubba Watson (-5) acabó en el puesto 29. Invitado por la organización, el zurdo norteamericano demostró que, a pesar de sus malos comienzos (70, 74, 74 y 65) no solo pasó el corte, sino que firmó una tarjeta de -7 en la última ronda con lo que, aunque no cortó orejas, dio una vuelta al ruedo al subir hasta el puesto 29 desde los últimos lugares de la clasificación en los que se encontraba al comenzar la jornada del domingo.

El Circuito Europeo volvía a escena, después de una semana de parón -por el Masters- y lo hacÍa bien lejos del Viejo Continente: concretamente en China, donde se disputan dos torneos pertenecientes al European Tour, antes de que los jugadores lleguen a Europa, concretamente a España, el 14 de mayo.

Bubba Watson fue a China, invitado en el Shenzhen International. Después de jugar el Masters, donde defendía título pero tuvo que conformarse con tocar la Chaqueta Verde para ponérsela a otro -Jordan Spieth-.

Aunque no es la primera vez, sino que son muchas las ocasiones en las que jugadores habituales del PGA Tour, invitados a torneos del Circuito Europeo que llegan solo a cubrir el expediente, los organizadores siguen en sus trece de cursar esas invitaciones -se supone que bien remuneradas, a pesar de que no se dice y ciertos incentivos, teóricamente, están prohibidos- a profesionales de renombre para intentar que la competición tenga una mayor alcance mediático y de público.

En cuanto a tres de los españoles ausentes en China, Sergio, descansó; Gonzalo, se quedó fuera del corte en Carolina del Sur y Jiménez ha preferido, con buen criterio, quedarse en Georgia y disputar un torneo del Champions Tour -ver más información en esta misma página web-.

 

No es posible comentar.