Torneos

Querer es poder y J.B. Holmes ganó en Houston, en play off

 

 

Ver leaderboard del Shell Houston Open

 

 

J. B, Holmes demostró una vez más que la constancia, la paciencia, las ganas de triunfar -querer es poder-… son fundamentales a la hora de conseguir una victoria. John Bradley Holmes, nacido en Kentucky, que cumplirá 36 años el 26 de este mes de abril, esperó en la Casa Club del G.C. of Houston, par 72, durante más de una hora, con un -16 final en su tarjeta.

Finalmente vio como dos compatriotas le empataban. Y ni se inmutó: salió al play off y se enfrentó a Jordan Spieth y Johbson Wager… y en el primer hoyo, el difícil y largo hoyo 18, par 4, acabó con Jordan Spieth, gran favorito, que hizo un bogey. Vuelta al tee del 18 y con otro par acabó con las ilusiones de Wagner, que solo firmó un bogey. Holmes lograba, con su triunfo en el Shell Houston Open (65, 70, 73 y 64), su cuarta victoria en el PGA Tour, después de haber sufrido dos operaciones de cerebro y otras enfermedades y lesiones que, a cualquier otro, le hubieran hecho abandonar el deporte.

A falta de una jornada en el Shell Houston Open, Jordan Spieth era líder (-14), después de firmar tres vueltas de 69, 66 y 67 golpes. Spieth, ganador del Valspar de Florida, a mediados de marzo, y segundo en el Valero Texas Open la pasada semana, está en un gran momento de forma, pero solo salía en la jornada del domingo 5, con un golpe de ventaja sobre sus tres inmediatos perseguidores, los tres norteamericanos, como el líder, empatados (-13): Scott Piercy, Johnson Wagner y Austin Cook.

De J.B, Holmes, nada se sabía. Ni estaba, ni se le esperaba; sin embargo, el de Kentucky empezó la cuarta y última ronda, con ¡¡¡cinco birdies seguidos!!! y un total de siete birdies en los nueve primeros hoyos. Bajó el listón en la segunda vueta, pero sumó otros dos birdies en los hoyos 11 y 12, aunque en el 16 firmó un bogey. En total, 64 golpes y un acumulado de -16 que le llevó a esperar pacientemente en la Casa Club a que terminara el último partido.

UNA VIDA DE SUPERACIÓN PERMANENTE

Jhon Bradley Holmes nació en Campbellsville, en el estado norteamericano de Kentucky, el 26 de abril de 1982. Comenzó a jugar en el equipo de golf de la Hig School del condado de Taylor, pero tuvo problemas de dislexia que no le permitieron progresar todo lo que hubiera deseado. Sin embargo, en la Universidad de Kentucky siguió jugando al golf, hasta que se hizo profesional en el 2005. Al año siguiente fue rookie en el PGA Tour, junto a Bubba Watson, con el que compite en pegada por el drive más largo, y a Camilo Villegas.

Logró dos victorias en el Circuito Americano (ver detalles bajo estas líneas) en 2008 y 2009, precisamente esa última en el Shell Houston Open, torneo que ahora ha vuelto a conquistar.

DOS OPERACIONES DE CEREBRO

En agosto de 2011, al finalizar la primera jornada del PHA Championship, Holmes, que acababa de firmar una tarjeta de 80 golpes, tuvo que retirarse. El jugador había estado durante varios meses con vértigos y dolores de cabeza, hasta que, después de una revisión completa, se le diagnosticaron unos defectos estructurales en el cerebelo, lo que se conoce como “malformaciones de Chiari”.

Se sometió a una cirugía cerebral el 1 de septiembre de 2011, y un mes más tarde, los médicos descubrieron que Holmes era alérgico al adhesivo utilizado en la placa de titanio colocada en la base de su cráneo. Holmes tuvo que someterse a una segunda operación, en Baltimore. Una vez superada esa nueva intervención, reapareció en el PGA Tour, a finales de enero de 2012, precisamente en el Farmers Insurance Open, torneo que ganó este mismo año 2015.

Después de sus complicadas intervenciones quirúrgicas, Holmes jugó 26 torneos en 2012, pero le vinieron nuevos problemas, en forma de lesiones, producto, en algún modo, por el largo periodo de ausencia de la competición: El codo y el tobillo limitaron sus apariciones en 2013 a seis pruebas y en 2014 consiguió equilibrar su tarjeta de “extensión médica”, gracias a su undécimo puesto en el Zurich Classic de Nueva Orleans.

Ahora, con la victoria de Houston, parece que Holmes ha vuelto a recuperar su salud, su carrera profesional… y su sonrisa.

SUS CUATRO VICTORIAS EN EL PGA TOUR 

 

Nº.  Año Torneo Oponente (s) Resultado
1 2008 FBR Open  Phil Mickelson Ganó con birdie en el primer hoyo extra
2 2009 Shell Houston Open  Paul Casey Ganó en el primer hoyo extra
3 2015 Farmers Insurance Open Jason Day , Harris EnglishScott Stallings Ganó a a English y Stallings,con birdie en el primer hoyo, y a Day con par, en el segundo.
2015 Shell Houston Open Jordan Spieth , Johnson Wagner Eliminó a Spieth, con par, en el primer hoyo y ganó con par, a Wagner,  en el segundo.

 

Fuente: Wikipedia

 

SERGIO Y GONZALO: PEOR EL FIN DE SEMANA

Sergio García (-7), con cuatro tarjetas de 67, 71, 69 y 74 golpes, no terminó de encontrar su buen juego, a pesar de su buen comienzo, y terminó en el puesto 37. En cuanto a Gonzalo Fernández Castaño (-6), vigésimosexto (con tarjetas de 70, 68, 71 y 73 golpes, no pudo superar la cuarta ronda bajo el par del campo, como sí había hecho en las tres precedentes, y tiene que conformarse, y ya es bastante, con la mala temporada que lleva, con el puesto 42, en el que finalizó el torneo.de Houston.

UN REGRESO QUE DEJA DUDAS

Que Sergio García estaba jugando bien en este comienzo de temporada, no era noticia. Es cierto que, después de un mes sin jugar, podría haber alguna duda sobre su rendimiento en este Shell Houston Open, y una vez terminado el torneo, las dudas siguen sin disiparse, de cara al Masters que comienza el 9 de abril.

Sergio no competía desde primeros de marzo, cuando disputó el WGC Cadillac Championship, en Doral, en Miami, donde terminó en el puesto 31, igual que la semana anterior en el Honda Classic, también en Florida. Sergio solo ha participado en cinco torneos del PGA Tour, pero lleva ganados casi un millón de dólares.

En cuanto a Gonzalo Fernández Castaño, su presencia en el fin de semana de este torneo, segundo y último del Swing de Texas y aperitivo del Masters de Augusta, no pudo ser mejor noticia. Con dos tarjetas de 70 y 68 golpes, el madrileño (-6) empataba con Sergio y abría las puertas de un futuro mejor, que todos deseamos, en el PGA Tour. Sin embargo, y a pesar de jugar bajo par, sus 71 golpes de la tercera ronda, y los 73 de la cuarta, vuelven a caer como una losa sobre las expectativas del madrileño en el Circuito americano.

Este torneo, repartía 6.000.000 $ en premios, de los cuales el ganador, que el pasado año fue Matt Jones, se embolsó 1.152.000 $. El corte lo superaron 72 jugadores y se estableció en -4 y se quedaron fuera hombres de la talla de Lee Westwood, Martin Kaymer, que va de mal en peor estas últimas semanas, Ángel Cabrera, Aaron Baddeley, Louis Oosthuizen, Jamie Donaldson…

 

No es posible comentar.