Torneos

El rookie Brendan Steele (-8) ganó el Valero Texas Open

(En la imagen, un aspecto del AT&T Oaks Course, en San Antonio, Texas, donde se está jugando el Valero Texas Open).

Demasiado pan para tan poca chicha. El Valero Texas Open, que finalizó el domingo 17 en San Antonio, Texas, repartía 6.200.000 $ en premios, de los cuales 1.116.000 $ eran para el ganador… Y el ganador fue… Brendan Steele, un rookie, un novato, vencedor del último torneo del Nationwide Tour de la pasada temporada. Y no es que Steele no tenga mérito, que lo tiene hacerse ocho golpes bajo el par (69, 72, 68 y 71) del difícil AT$T Oaks Course, dificultado por el fuerte viento, sino que para tan importante premio, no era lógico que el partido estelar estuviera formado por tres jóvenes promesas; el ganador Steele, el segundo, Kevin Chappell, empatado (-7) con Charley Hoffman, y Cameron Tringale, que finalizó quinto (-5).

Y es que las fechas del Valero Texas Open, a la semana siguiente del Masters, son complicadas para que vayan los Grandes a San Antonio; claro que a Malasia, al Malaysian Open, que se ha jugado coincidiendo con el torneo texano, sí han ido el número 1 del mundo, Martin Kaymer, el ganador del Masters, precisamente, que se hizo 30 horas de vuelo para acudir a Kuala Lumpur -imagino que sería por que el compromiso estaba adquirido de antemano- y hasta Louis Oosthuizen, ganador del Open 2010.

El caso es que los dos favoritos, australianos ellos, Geoff Ogilvy y Adam Scott, que sí estuvieron en Augusta, no han tenido mucha fortuna y aunque estuvieron cerca de la cabeza en las primeras jornadas, al final no pudieon pasar del par del campo, empatados en el puesto 23.

En un torneo en el que se hablaba poco español, el venezolano Jhonattan Vegas terminó el 44 (+3) y el argentino Fabián Gómez, el 51 (+5). Ángel Cabrera, como quedó reseñado en anterior crónica, no pasó el corte. Como tampoco lo hizo el norteamericano Kevin Na, que sumó 80 golpes en la primera jornada, con un 16 en el hoyo 9, el más difícil del ya de por sí complicado campo texano.

Ver resultados del Valero Texas Open

AT&T OAKS COURSE
El AT&T Oaks Course, es un campo al que el roble da belleza y renombre, tiene la filosofía de todos los del australiano Greg Norman, en los que se reconoce su cuidado por la sensibilidad ambiental y un profundo respeto por la naturaleza. Norman, y su entonces futuro yerno, Sergio García, que le ayudó por primera y única vez, en el diseño del campo, cuidaron la flora autóctona, con miles de magníficos y hermosos robles, que ayudan a que la topografía natural de Hill Country se haya convertido en un campo sorprendente y que puede ser jugado por golfistas de todos los niveles.
En este campo se juega, del jueves 14 al domingo 17 de mayo, el Valero Texas Open, un torneo del Circuito americano que se enfrenta a un inconveniente fundamental, por lo que los mejores jugadores del ranking se abstienen de acudir a su cita y es que está colocado inmediatamente después del Masters de Augusta.
CRÓNICA DE LA TERCERA JORNADA
Para saber que el AT&T Oaks Course, en San Antonio Texas, donde se está desarrollando el Valero Texas Open, es un campo que está teniendo, en las dos primeras jornadas, al menos, más dificultad para los jugadores que el Masters de Augusta de la segunda semana de abril, no hay más que echar un vistazo a los resultados.
Para empezar, solo 16 jugadores están por debajo del par después de dos jornadas, los líderes, que son siete empatados, están solo con tres golpes bajo el par del campo y el corte se ha establecido en +4, lo que indica la dificultad del recorrido, par 72, diseñado por Greg Normal con la inestimable colaboración de Sergio García, en la época en la que el castellonense se perfilaba como futuro yerno del “Tiburón Blanco”.
De los siete líderes, seis son norteamericanos, todos de perfil más o menos bajo, y uno australiano, con mejor palmarés que sus compañeros/rivales. Geoff Ogilvy se enfrenta pues, a un fin de semana repleto de norteamericanos en los puestos de cabeza. Con él, en el liderato, están después de dos rondas, Rich Been, Kevin Sutherland, Brand Snedeker, Charley Hoffman, Kevin Chappell y Brendan Steele.
Tras ellos, empatados, en el puesto ocho y a tan solo un golpe de los siete colíderes, otro Australiano más conocido del gran público, Adam Scott (-2), al que acompañan tres norteamericanos más: Cameron Tringale, Matt Every y Dean Wilson.
A falta de mejores jugadores, ya que la mayoría de los mejor clasificados han preferido descansar, como en el caso de Tiger,  Mickelson, Westwood, Donald o McDowell, o acudir a Malasia, donde se disputa el Maybank Malaysian Open, el Valero Texas Open ha quedado algo descafeinado, a pesar de que son 6.200.000 dólares los que están en juego, de los que el ganador se llevará 1.200.000 $.
KEVIN NA SE VOLVIÓ A CASA
Como era de esperar, el norteamericano de origen asiático, Kevin Na, que en la primera jornada se plantificó un 80, con un 16 en el hoyo 9, par 4, después de una odisea que se convirtió en tragedia golfística, con penalidades, golpes a los robles que rodean el campo, etc, etc, acabó con trece golpes por encima del par del campo y, aunque no fue el último, se marchó a casa, a la espera de una nueva oportunidad.
Con él se marcharon jugadores importantes como el argentino Ángel Cabrera y el brasileño Alexander Rocha. En el campo, hablando español, solo quedan el venezolano Jhonattan Vegas, al par, en el puesto 17 y otro argentino, Fabián Gómez, que es el 45 (+2).

CRÓNICA DE LA PRIMERA JORNADA

Kevin Na hizo 16 golpes en un par cuatro y no es el último en el Valero Texas Open que se juega (14-17) en San Antonio 

El norteamericano, de origen asiático, Kevin Na, firmó un 16 en el hoyo 9 de la primera ronda del Valero Texas Open que se está jugando en San Antonio, Texas, del 14 al 17 de abril y que es un rico postre, por su dotación en premios que llega a los 6.200.000 $, al menú que degustaron todos los aficionados al golf, la pasada semana en el Masters de Augusta. A pesar de los ochenta golpes de su tarjeta (47 +33), y de los 16  golpes en un par 4, Na no es el último, ya que aún tiene otros tres jugadores por detrás. Comparado con lo de McIlroy en los nueve últimos hoyos de Augusta, lo de Na hubiera sido mucho peor, pero las circunstancias y el torneo en el que se han producido los dos desastres, son bien distintos.
Durante veinte minutos, la tragedia golfística de Na -también hay un coreano que se llama No, aunque con h final y, la verdad, no parecen buenos apellidos para competir- se desarrolló en el hoyo 9, donde el norteamericano recibió una sanción de dos golpes, debido a que una bola que dio en un árbol le golpeó posteriormente en la espalda. Luego necesitó cinco intentos antes de sacar la bola de una espesa zona de maleza, otro golpe atmosférico, otro salto de rana… Total 16 golpes en el hoyo 9, un para 4 de 427 metros y una primera parte del recorrido saldada con 47 golpes.
Sin embargo, Na reaccionó bien y logró terminar con 33 golpes, tres bajo par, en los segundos nueve hoyos, para un total de 80 golpes que le llevaron al puesto 140 de la clasificación.
Una clasificación encabezada por dos jugadores estadounidenses J.J.Henry y Stewart Cink, con tarjetas similares de 67 golpes cada uno, cinco bajo el par 72 del campo, el TPC San Antonio, AT&T Oaks Course.
…Y ENCIMA, NO BATIÓ EL RECORD
Volviendo al desastre de Kevin Na, lo peor es que su 16 no le vale ni siquiera para entrar en el record de los Guinnes de exceso de golpes en un solo hoyo. Le supera  John Daly, que necesitó, en marzo de 1988, nada menos que 18 golpes para completar un par 5, en Hill Bay (Florida).
SIN ESPAÑOLES, QUEDAN LOS SUDAMERICANOS
Ya que no hay ningún español en el cuadro de este torneo de Texas, que, a pesar de su importancia económica 6.200.000 $ no tiene en su plantel de jugadores ninguno de los que están en el top ten, que, han preferido descansar, como en el caso de Tiger y Mickelson, o viajar a Malasia, donde por 2-500.000 € están Kaymer, Oosthuizen y hasta el ganador del Masters, Schwartzel, nos quedan los hispanoparlantes.
Johnattan Vegas, el venezolano ganador del Bob Hope Classic, que parecía haber perdido las buenas sensaciones durante los últimos torneos es tercero en Texas (-4), empatado con Adam Scott, el australiano que defiende título y con los norteamericanos. Charley Hoffman, Vaughn Taylor y Kevin Chappell. y el australiano Adam Scott.
En cuanto al argentino Ángel Cabrera, está a cuatro golpes de la cabeza y, al par del campo está el otro argentino en el torneo, Fabián Gómez. El brasileño Alexandre Rocha, con 75 golpes está a ocho del primer puesto.
AT&T OAKS COURSE
El AT&T Oaks Course, es un campo al que el roble da belleza y renombre, tiene la filosofía de todos los del australiano Greg Norman, en los que se reconoce su cuidado por la sensibilidad ambiental y un profundo respeto por la naturaleza. Norman, y su entonces futuro yerno, Sergio García, que le ayudó por primera y única vez, en el diseño del campo, cuidaron la flora autóctona, con miles de magníficos y hermosos robles, que ayudan a que la topografía natural de Hill Country se haya convertido en un campo sorprendente y que puede ser jugado por golfistas de todos los niveles.
En este campo se juega, del jueves 14 al domingo 17 de mayo, el Valero Texas Open, un torneo del Circuito americano que se enfrenta a un inconveniente fundamental, por lo que los mejores jugadores del ranking se abstienen de acudir a su cita y es que está colocado inmediatamente después del Masters de Augusta.
No es posible comentar.