Torneos

En la semana del golf escocés, Martin Laird ganó el Arnold Palmer Invitational, con Sergio García en el top ten

Seis horas después de la victoria de Paul Lawrie en Málaga, en el Open de Andalucía (ver crónica en esta misma página), su compatriota Martin Laird, de 28 años, nacido en Glasgow y formado en la Universidad Estatal de Colorado, donde estudió marketing y se graduó como golifista, se convirtió en el ganador del prestigioso Arnold Palmer Invitational que se ha disputado en el complicado campo de Bay Hill, en Orlando, Florida, propiedad del llamado "Rey del Golf". 

Con ocho golpes bajo el par 72 del campo (70, 65 , 70 y 75)  Martin Laird ha tenido que sufrir durante la última ronda. Si en el tee del uno tenía cuatro golpes de ventaja, después de irse al agua en el hoyo 11 y de seguir dubitativo durante la primera parte de la segunda vuelta dominical, que le llevó a estar tres golpes de la cabeza, sus dos birdies en los hoyos 15 y 16 y los dos pares de los complicados hoyos 17 y 18, le dieron finalmente la victoria sobre un Steve Marino (-7) que tuvo mala suerte en los últimos hoyos, tras caer en dos bunkers y quedársele la bola como un huevo frito. Su birdie en el 18 solo le sirvió para lamentarse una vez más por haber quedado segundo y no haber logrado su primera victoria en el PGA Tour.

SERGIO, OCTAVO (-4)
Sergio García (73, 68, 73 Y 70) terminó el torneo  mejor de lo que  empezó y si un birdie en el hoyo 18 le aupó el sábado hasta el puesto  20, su tarjeta final de dos golpes bajo par le aupó hasta el top ten paa, finalmente, ser octavo en solitario (-4), a solo cuatro golpes del ganador y con las mismas buenas sensaciones que ya tuvo la pasada semana en el Transitions, cuando quedó decimoquinto.
TIGER WOODS NO LEVANTA CABEZA
Tiger  Woods (-1) jugó con bolas que visitaron demasiadas veces el agua durante todo el torneo y ha ido de mal en peor, con solo un respiro en la segunda jornada. Sus cuatro tarjetas de 73, 68, 74 y 72 le han dejado en tierra de nadie, en el puesto 24, empatado con Phil Mickelson que también espera su ocasión en el próximo Masters de Augusta.
Les recuerdo que no pasaron el corte, ni Matteo Mannasero, ni Graeme McDowell,  ni los hispanos Camilo Villegas y Jhonnatan Vegas. 
Al finalizar el mes de marzo empiezan a sonar los tambores de guerra en Augusta. Se acerca el Masters y los mejores jugadores del mundo afilan sus cuchillos -es decir los palos de golf- y se preparan para afrontar el primer Grande del año: ahí es nada: el primaveral Masters, del 7 al 10 de abril.
Para abrir boca, en los Estados Unidos hay dos aperitivos: el primero, esta misma semana (24 al 27 de marzo), en Bay Hill, en Orlando, donde el "Swing de Florida", formado por cinco torneos, si incluimos la pachanga millonaria de la Tavistock Cup, se despide de la península.
 En el Arnold Palmer Invitational, con nombre legendario y 6.000.000 $ en premios, de los que el ganador se llevará 1.080.000 $, estarán todos los que son, o casi todos, porque solo faltarán, precisamente, los tres europeos, los tres ases de la baraja del golf, que figuran en la primera posición del ranking mundial: Martin Kaymer, Lee Westwood y Luke Donald.
No es posible comentar.