Torneos

Graeme McDowell (-2) primer europeo en el Honda Classic de Florida que ganó Rory Sabbatini (-9)

A Lee Westwood (70, 69, 75 y 70) le fue de mal en peor en el Honda Classic que finalizó el domingo 6 de marzo en el PGA National Course, par 70 diseñado por Jack Nicklaus en Palm Beach Gardens, en Florida.
El sudafricano Rory Sabbatini (-9) que llevaba dos años sin ganar en el PGA Tour, después de haber conseguido su quinta victoria en el Byron Nelson de 2009, fue finalmente el ganador (71, 64, 66 y 70), con 9 golpes bajo el par del campo, aunque el coreano Y.E. Yang estuvo a punto de darle un disgusto ya que terminó (-8) a un solo golpe del sudafricano. El norteamericano Jerry Kelly fue tercero (-7).
Sabbatini partía con cinco golpes de ventaja y, en teoría, el par en la cuarta jornada era suficiente para hacerse con la victoria, en un campo que ha estado toda la semana muy complicado, sobre todo debido a los fuertes vientos de la zona y a las tormentas que cayeron sobre Florida. Sin embargo, su par 70 del domingo estuvo a punto de no valer para nada frente a la buena tarjeta del coreano Y.E.Yang, que firmó un 66 y le recortó cuatro de los golpes que Sabbatini tenía de ventaja. Al final, el coreano se tuvo que conformar con la segunda plaza.
Solo trece jugadores, cuatro de ellos empatados en la décima posición, bajaron del par del campo, lo dice bien a las claras que el diseño de Nicklaus se lo puso complicado a los profesionales, unido a los vientos y las tormentas ya citadas.
Para encontrar al mejor europeo tenemos que ir a la sexta posición, donde Graeme McDowell se rehizo el domingo de todos sus problemas de días anteriores y finalizó con una magnífica tarjeta de 64 golpes, con un total de -2. Décimo fue Luke Donald, que también tuvo un buen final con 66 golpes y un acumulado de -1. Los dos están en buena forma para afrontar la próxima semana, a no mucha distancia de Palm Beach, en El Doral, en el mismo estado de Florida, el WGC Cadillac Championship en el que estarán también Miguel Ángel Jiménez y Álvaro Quirós.
No tan bueno es el momento de  Westwood que podría haber recuperado el número 1 del mundo si hubiera ganado o quedado entre los tres primeros, pero su 75 del sábado le llevó el domingo, al par, a un acumulado de +4, en el puesto 29. Donald, números 2 y tres del mundo, que no han podido con las malas condiciones meteorológicas, ni con las dificultades del campo, con mucha agua que entra en juego en un gran número de hoyos.  
Peor aún lo tuvieron Rory McIlroy, Jhonattan Vegas y Ernie Els que terminaron en el pelotón de los torpes, el puesto, 70, empatados con 16 golpes sobre el par del campo.
VILLEGAS NO PUDO REPETIR
Otro jugador que no ha podido con el campo de Nicklaus, ni con el viento reinante en la zona, ha sido el colombiano Camilo Villegas que defendía título y que finalizó las dos primeras jornadas con un bochornoso +17, fuera del corte, claro.
Tampoco pasaron el corte Rickie Fawler, Adam Scott, Ángel Cabrera, Vijay Singh… y los veteranos Fred Funk y Mark Calcavecchia, éste último retirado tras la primera ronda.

El que resistió fue Nick Price, ganador del Open Británico en 1994 y dos veces del PGA Championship, una ese mismo 1994 y otra dos años antes. Price participó en el Honda Classic por méritos propios, ya que aún le dura alguna exención por sus triunfos en el PGA Tour, pero se le acaban este año 2011. Finalizó con +9 en la posición 55.  

Y EL TOUR EUROPEO, DESCANSANDO
Esta primera semana de marzo, mientras el Tour Europeo sigue de descanso -y ya lleva casi un mes, lo que demuestra que no se han hecho las cosas demasiado bien en el calendario del Circuito del Viejo Continente, o que no hay patrocinadores suficientes para el golf en Europa-, el PGA Tour llega a Florida para celebrar el Honda Classic, en Palm Beach, antesala del W.G.C. Cadillac Champìonship, en el Doral, también en el estado de Florida.
El Honda Classic (3-6 de marzo) está dotado con 5.600.000 $, de los que el ganador, que el pasado año fue Camilo Villegas, se llevará 1.008.000 $ y a pesar del montante económico y de jugarse cerca del siguiente campeonato mundial, con lo que podría servir como entrenamiento, hay muchas ausencias en el torneo. No están ni Kaymer, ni Woods, ni Mickelson, que sí irán al Doral. Sin embargo, en la lista aparecen Luke Donald, que ganó el Honda Classic 2006 y desde entonces, hasta el WGC Accenture de la semana pasada, no había vuelto a triunfar en un torneo de la PGA americana, y Lee Westwood. El inglés puede beneficiarse de la ausencia del alemán y estaría en condiciones de recuperar el número 1 del ranking mundial si gana el torneo, o queda segundo o tercero, lo cual parece muy difícil, a falta de una jornada. Rory McIlroy también es de la partida, y si ganara, que no parece vaya a ser el caso, sería quinto, por delante de Tiger Woods y conseguiría que los cinco primeros jugadores del ranking mundial fueran europeos.

 

Lo más lamentable es que no ha habido  ningún español en el Honda Classic, en el PGA National Champion Course, un campo de Nickaus Design, un par 70 inaugurado en 1990. Álvaro Quirós que pidió una plaza en el torneo no fue aceptado en el cuadro final y se volvió a España después del Accenture y volverá para el WGC Cadillac Championship de la próxima semana.
VÍA LIBRE A LOS TELÉFONOS MÓVILES
Pero la noticia en el Honda Classic no está solo entre las cuerdas donde juegan los profesionales, sino alrededor de ellos. A partir de este torneo, la PGA americana, que estaba en guerra contra los teléfonos móviles, prohibía a los espectadores hasta llevarlos apagados y los requisaba en muchas ocasiones, permitirá a partir de ahora -porque los tiempos adelantan que es una barbaridad-, la utilización de los móviles en el campo. Eso sí, piden los responsables del tema que se lleven en silencio y que se haga uso de ellos en zonas y momentos del juego en los que no se moleste a los participantes, cosa que es de cajón aunque haya muchos que se olvidan del asunto y no respetan nada. Esperemos que no haya que volver a la prohibición en fechas próximas.
Y lo curioso es que en los cuatro Grandes va a seguir siendo imposible llevar móviles, incluso apagados, en el bolsillo. Pero claro, a pesar de sus premios económicos, que son superiores a los que otorgan los Majors, en los torneos del W.G. C. los móviles no estarán prohibidos.
No es posible comentar.