Torneos

Jhonattan Vegas 3º en California, a tres golpes del ganador, Bubba Watson (-16). Tiger Woods, el 44, a quince golpes

(En la foto, el Campo Sur de Torrey Pines, en La Jolla, California. Foto: archivo Wikimedia Commons).
“No soy enemigo del golf, compadre. Yo lo que estoy en contra, repito, es que haya un grupo de personas muy ricas que tengan allá, en el corazón de Caracas, no sé cuántas hectáreas, casi 100 hectáreas, 50 hectáreas de campos de golf”: Hugo Chávez, presidente de Venezuela, parece haberse echado atrás después de enterarse de la existencia de un joven criollo, que desde la más baja y honrada capa de la sociedad, ha llegado, gracias a su esfuerzo personal y, por supuesto, al de toda su familia, a codearse con los mejores jugadores de golf del mundo.
En cualquier caso, la dicotomía ricos y pobres que encabeza la política del dictador venezolano, es tan vieja como el mundo y ni los ricos son buenos o malos por el hecho de serlo, ni los pobres son malos o buenos por no tener dinero. El golf no va a salvar a la sociedad venezolana de los grandes desequilibrios que existen en ese gran país,como en tantos otros, pero tampoco es la bestia parda a la que hay que perseguir porque “los ricos jueguen al golf en el centro de Venezuela”.
Pero lo importante de todo esto es que los venezolanos no son precisamente unas personas, hombres y mujeres, que destaquen en el mundo por sus cualidades deportivas. Y ahora, que tienen un joven, Jhonattan Vegas, que se ha hecho a sí mismo, a base de esfuerzo, y gracias a la beca que consiguió para estudiar kinesiología y jugar al golf en la Universidad de Texas, resulta que destaca en una actividad, el golf, que no le es grata al presidente venezolano. ¿O es que si Vegas fuera rico -que ahora ya lo es- debería estar mal visto por la sociedad de su país, pero si siguiera siendo pobre sería un héroe nacional? ¿Le pedirá Chavez a Vegas que reparta sus ganancias en el golf profesional con sus conciudadanos, igual que el presidente reparte su sueldo de político profesional con todos los que le rodean? ¿O es que Chávez, en cumplimiento de esa política suya que tan buen resultado dio en su día en la Unión Soviética, no reparte su sueldo con los que menos tienen?
JHONNATAN VEGAS, TERCERO EN CALIFORNIA
Todo esto viene a cuento de la tercera plaza (-13) conseguida por el rookie venezolano Jhonnatan Vegas, en el Farmers Insurance Open que finalizó el domingo 30 de enero, en el Campo Sur de Torrey Pines. Y lo importante de este tercer puesto, a tres golpes del ganador -medalla de bronce sería en los próximos Juegos Olímpicos de Brasil-, es que lo ha conseguido a la semana siguiente de ganar el Bob Hope Classic e irrumpir en el PGA Tour como una figura emergente a la que no se le pueden poner puertas.
El ganador del Farmers Insurance Open fue, finalmente, Bubba Watson (-16), seguido de otro zurdo de oro, Phil Mickelson, que demostró hallarse en buena forma, aunque la pasada semana en Abu Dhabi, no estuviera para muchos trotes.
Watson, que consiguió su segunda victoria en el circuito en el PGA Tour, después de su victoria en 2010, en el Travelers Championship, realizó un gran final de recorrido en el Campo Sur, par 72, el más difícil de Torrey Pines, en La Jolla, cerca de la localidad calorniana de San Diego, incluido un birdie en el último hoyo para finalizar con cuatro tarjetas de 71, 65,69 y 67, para un total acumulado de -16 golpes , con uno de ventaja sobre Mickelson y dos sobre el también norteamericano Dustin Johnson, empatado en la tercera posición con el mencionado venezolano Jhonattan Vegas.
Mickelson, líder tras la tercera ronda y firme candidato al triunfo, no comenzó bien su cuarto recorrido. Dos bogeys y un birdie en los cinco primeros hoyos mostraron lo impreciso de su juego cuando más necesitaba de su habitual regularidad. Luego se apuntó cinco birdies más y otro bogey para sumar un total de 69 (-3), para un total de -15 en el acumulado, insuficientes para destronar a Watson.
El venezolano Jhonattan Vegas volvió a demostrar que ha llegado a la PGA dispuesto a hacer grandes cosas. La regularidad de su juego le permitió mantenerse en los puestos de cabeza en las jornadas precedentes, mientras que en la cuarta tomó los riesgos necesarios para convertirse en un serio candidato a la victoria.
En los trece primeros hoyos se apuntó nada más y nada menos que siete birdies y solo dos bogeys, lo que le puso entre los favoritos, pero el inesperado bogey en el 18, ya citado, y la mayor veteranía de Watson le dejaron sin su segundo triunfo consecutivo de la temporada tras el Bob Hope Classic.
Aunque es pronto para lanzar las campanas al vuelo, ya que se sabe bien lo que sucede con el golf y la madre que lo parió, podríamos estar asistiendo al nacimiento de una estrella fulgurante. Lo bueno sería que no se apagara tan de golpe como se ha encendido. El golf necesita este tipo de jugadores y más con el mal comienzo de Tiger en la temporada, cuando todos esperábamos algo más en su debut en el PGA Tour.
TIGER, DE MAL EN PEOR
Después de dos jornadas prometedoras (69 y 69), Tiger Woods pasó el corte en Toorey Pines, un campo que le ha visto ganar en sus mejores momentos, y se dispuso a afrontar el fin de semana con la esperanza de todos los aficionados puesta en su juego. Sin embargo, no le ha podido ir peor al actual tercer jugador del ranking mundial. Dos tarjetas de 74 y 75, para un total de -1, le sentenciaron al puesto 44, totalmente insólito en otras épocas. Habrá que esperar tiempos mejores
CRÓNICA DE LA TERCERA JORNADA
MICKELSON Y HAAS, LÍDERES
Phil Mickelson, recién llegado de Abu Dhabi, donde inauguró su temporada 2011 en el Tour Europeo, es líder (-12), junto a Bill Haas, a falta de una jornada para que finalice el Farmers Insurance Open que se está desarrolando en el campo Sur, el más complicado de los dos de Torrey Pines, en La Jolla, California, a pocos kilómetros de San Diego.
No ha podido ser mejor el debut de Lefty, como se conoce familiarmente al mejor zurdo de la historia del golf, con tres tarjetas de 67, 69 y 68, figura empatado con Bill Haas con doce golpes bajo el par del campo, y aunque tiene cerca varios perseguidores importantes, todo indica que el partido estelar del domingo 30 de enero puede salir el campeón de este torneo que reparte 5.800.000 $, de los que el ganador se llevará 1.044.000 $.
Tras Mickelson y Haas, otros dos norteamericanos están empatados (-11) en la tercera posición: Hunter Mahan, que terminó con dos eagles casi seguidos y Bubba Watson. Anthony Kim es quinto (-10) y la sorpresa la sigue dando el rookie venezolano Jhonattan Vegas, que se empeña en dejar en mal lugar a su presidente Hugo Chávez, que ahora dice que no está en contra del golf, sino de los "ricos que lo practican".
El caso es que Vegas es sexto, el primer foráneo de la clasificación, con 9 golpes bajo par, después de firmar tres tarjetas con 69 golpes, que ya es casualidad y más con el citado numerito.
TIGER, DE MAL EN PEOR
Tiger Woods no ha podido empezar peor la temporada. También se apuntó al mismo guarismo que Vegas durante las dos primeras jornadas: 69 y 69, pero el 74 del sábado le descolgó hasta el puesto 24 (-4) y lo que es peor, le distanció a ocho golpes de los líderes. Mucho tiene que mejorar Woods, y puede hacerlo por supuesto, no ya para ganar, sino para mantenerse entre los diez primeros.
CRÓNICA DE LA SEGUNDA JORNADA
TIGER SE ALEJA DE LA CABEZA
Tiger Woods, con dos tarjetas de 69 golpes (-6) ocupa el puesto decimosegundo en su debut en este año 2011 en el PGA Tour, en el Farmers Insurance Open que se disputa en Torrey Pines, en La Jolla, cerca de la localidad californiana de San Diego.
Tiger no ha podido mejorar su resultado del jueves durante la jornada del viernes y está a cinco golpes del líder Bill Haas, que está teniendo un magnífico comienzo de temporada. La pasada semana, en el Bob Hope Classic, Haas Jr. perdió el torneo en el play off y en Torrey Pines es líder (-11) después de dos jornadas, con dos golpes de ventaja sobre Anthony Kim (-9) y tres sobre un grupo de siete jugadores (-8) entre los que se encuentran Phil Mickelson, John Daly y Rickie Fowler. 
Empatado con Tiger figura el rookie venezolano  Jhonattan Vegas quien, con su triunfo en el Bob Hope Classic parece haber hecho cambiar de opinión a su presidente, Hugo Chávez, que persigue a los golfistas pero que, ahora, después del éxito de su compatriota, que viene de las clases más humildes del país, quiere congraciarse con el deporte del golf, después de todas las fechorías que ha hecho en contra.
Camilo Villegas, el colombiano que es el otro referente en español en el PGA Tour, donde no está Sergio, todavía, está en el puesto 17 (-5)
. . . . . . . . . . . . .
CRÓNICA DE LA PRIMERA JORNADA
TIGER, SATISFECHO CON SU JUEGO
Tiger Woods ha terminado satisfecho de su juego "aunque podría haber hecho algún birdie más". Con tres golpes bajo el  par 72 del Campo Norte de Torrey Pines, en La Jolla, a escasos kilómetros de la localidad californiana de San Diego, Tiger Woods ha iniciado su campaña 2011 en el PGA Tour, en el Farmers Insurance. Al final de la primera jornada, Woods está a cinco golpes del líder, el coreano Kung Sunghoon.
El liderazgo de un joven coreano es una prueba más de la fuerza que el golf está adquiriendo en distintos países de Asia, Corea sobre todo, pero con Japón, India y  China como otros países emergentes. Además, los ocho bajo par del joven Sunghoon, que juega en el PGA Tour 2011, después de haberse ganado la plaza en el Nationwide del pasado año, es una prueba irrefutable, unida a la victoria del joven venezolano Jhonattan Vegas, otro que viene de la "Segunda División" del golf norteamericano, del cambio generacional que ya se está produciendo en el PGA Tour. 
Tras el coreano, otro joven, el norteamericano Rickie Fowler (-7), en el que los aficionados tienen puestas muchas esperanzas. 
Precisamente Jhonattan Vegas ocupa el puesto 23, tras la primera jornada en Torrey Pines, con tres golpes bajo el par, empatado, entre otros jugadores, con Tiger Woods.
Phil Mickelson (-13), después de su fugaz aparición en Abu Dhabi, donde pasó sin pena ni gloria, está en la posición decimotercera (-4)
EL DEBUT DE TIGER
El sorteo ha hecho que Woods jugara en la primera jornada del torneo, que reparte 5.800.000 $ y que tiene para el ganador más de 900.000 $, en el Campo Norte de Torrey Pines, más asequible, en teoría, que el Campo Sur, que tendrá que jugar durante la segunda jornada.
Tiger seguirá compartiendo partido con Anthony Kim y Rocco Mediate, al que ganó en 2008, en este mismo recorrido Sur de Torrey Pines, en la jornada de desempate del US Open, a pesar de que el entonces número 1 del mundo jugaba con la rodilla maltrecha.
No es posible comentar.