Torneos

Sean O’Hair (-11) ganó en Carolina del Norte. Tiger, cuarto (-9), le espera en The Players Championship

¡Qué fracaso! Tiger solo pudo quedar cuarto en el Quail Hollows Championship, en Charlotte, en Carolina del Norte, en el torneo previo al denominado “Quinto Grande”, al The Players Championship que se juega la próxima semana en el TPC de Sawgrass, en Ponte Vedra Beach, Florida.
Claro que es broma, cuarto, ni más, ni menos. Desde que reapareció tras sus siete meses apartado de la competición por su operación de rodilla, Tiger no solo ha vuelto a ser el mismo, sino que ha acabado con todos los pronósticos. Es cierto que parece que su swing no es tan bueno como el de antes -eso, al menos, es lo que dicen los técnicos-, que la velocidad del palo es menor que antaño… pero su putter y su cabeza siguen siendo privilegiados.
En un deporte como el golf, donde es tan difícil ganar, no ya una vez, sino dos o tres, y una y otra vez, Tiger siempre sigue estando ahí, con posibilidades de victoria en la última jornada. Y especialmente en los nueve hoyos del recorrido definitivo. En esta ocasión, en Charlotte, donde las autoridades locales no paraban de felicitar y agradecer su presencia a los visitantes, de todas las formas posibles, Tiger pasó por los nueve hoyos finales sin romperlos, ni mancharlos: nueve pares. Y por eso no ganó. Pero realizó un golpe desde el bunker, en el hoyo 17, par 3 prácticamente en isla, que permanecerá en los anales del torneo. Desde 30 metros del hoyo dejó la bola dada para hacer un par en un hoyo en el que la mayoría de los jugadores firmaban el bogey… tan contentos.
El caso es que, al final, Tiger quedó cuarto (-9), a solo dos golpes del ganador, Sean O’Hair, que finalizó con dos bogeys y once golpes bajo el par, y detrás de Bubba Watson y Lucas Glover, empatados con -10.
El top ten de Charlotte se completó con otros cinco norteamericanos, empatados (-8), entre los que figuraba Phil Michelson, junto a Jonathan Byrd, Tim Petrovic, Ted Pourdy y Jason Dufner. Solo Ian Poulter consiguió meterse en el top ten entre tanto norteamericano, igualmente con ocho golpes bajo el par.
Tiger comenzó su “año del retorno” en un torneo que no le iba nada bien, como se demostró al final. Pero “Money is Money” y Tiger no podía faltar al Accenture Match Play, organizado por uno de sus patrocinadores a finales del pasado febrero. El número 1 perdió en segunda ronda ante el sudafricano Tim Clark, con más pena que gloria.
Desde entonces ha jugado cuatro torneos más, uno lo ganó: el Arnold Palmer Invitational, a finales de marzo, en Bay Hill, Orlando, Florida. En los tres restantes, Tiger ha sido top ten, lo que le ha llevado, jugando tan solo cinco torneos, a seguir liderando el ranking mundial y a estar clasificado en el número 10 de la FedEx Cup.
Lo curioso del torneo de Carolina del Norte, es que el ganador ha sido Sean O’Hair, el joven texano de 27 años al que Tiger puso en evidencia en Bay Hill, ganándole el torneo cuando el domingo O’Hair salió al campo con cinco golpes de ventaja sobre Tiger.
En aquella ocasión, Tiger firmó una tarjeta de 67 golpes (tres bajo el par 70 del campo), mientras que el texano no pudo con la presión del líder y terminó con 73 golpes, seis más que el vencedor final.
O’Hair se ha tomado la revancha con lo que las espadas quedan en alto para el The Players Championship, donde Sergio García defiende título. El de Castellón no pasa por un buen momento, ni de juego, ni psíquico, y tras no pasar el corte esta semana pasada en North Caroline, tendrá que esforzarse al máximo por recobrar el aliento del público norteamericano que ya le ha vuelto la espalda en anteriores ocasiones y que, después de sus desafortunadas declaraciones sobre Augusta, no le va a recibir en Ponte Vedra, de Florida, como lo haría en la Pontevedra de España, si es que en la ciudad gallega, donde el agua no es el problema, tuvieran más afición al golf de la que tienen.
Crónica del tercer día (sábado 2 de mayo de 2009)
A la decepción de Sergio García en el torneo previo al  The Players Championship que se juega la próxima semana en el TPC de Sawgrass, en Ponte Vedra Beach, Florida, y donde el de Castellón defiende título, se ha unido la caída del número 2, Phil Michelson, con lo que ya solo Tiger Woods puede luchar por el título en el Quail Hollows Championship, en Charlotte, en Carolina del Norte.
Sergio no pasó el corte, pero Tiger y Michelson salían el sábado a uno y dos golpes del líder Bubba Watson (-8). Después del “Día del Movimiento”, Tiger es el único que sigue la estela del actual líder, Zach Johnson, que con una vuelta de cuatro bajo par, encabeza la clasificación (-11).
Watson y Goosen, líderes el viernes, terminaron al par el sábado y descendieron a la quinta plaza. Tiger, con 70 golpes, dos bajo par, ocupa la segunda plaza (-9) a dos golpes de Johnson, y empatado con George Mc Neill y Lucas Glover.
El número 1 mantiene todas sus opciones al triunfo final, mientras Phil Michelson, con una vuelta de 75 golpes, bajó de la séptima plaza, a la treinta. Algo parecido le pasó a Camilo Villegas; el colombiano firmó una tarjeta de 74 golpes y del puesto séptimo bajó al 25. Jim Furyk también desapareció del top ten y es el 14, con una vuelta de 73 golpes.
Crónica del segundo día (viernes 1 de mayo de 2009) 
Sergio García continúa su particular calvario en el Circuito Americano, después de haber iniciado la temporada con una victoria en la “Carrera hacia Dubai” del Tour Europeo, en el HSBC de Shanghai. Aunque el triunfo se sitúa en noviembre de 2008, el torneo de Shanghai pertenece a la temporada 2009, que ya se regulariza para el 2010, sin necesidad de esos saltos interanuales que, por motivos puramente económicos se daban desde hace varios años.
El caso es que desde entonces hasta ahora, siete meses después, la trayectoria profesional del castellonense no ha podido ir peor. Sin explicación aparente, ni deportiva, ní física, ni mental, Sergio ha entrado en una caída en picado que le llevó a estrellarse tras el pasado Masters, con unas declaraciones explosivas en contra de un campo al que todo el mundo considera emblemático y con el que Sergio no puede de ninguna de las maneras.
Sus declaraciones fuera de tono, dichas con la boca caliente después de su enésimo fracaso en Augusta, tuvieron réplicas inmediatas, incluso en Miguel Ángel Jiménez, quien contradijo a Sergio y se refirió a Augusta como uno de los grandes campos del mundo.
Al final, como tantas veces, Sergio tuvo que rectificar. ¡Y ya son demasiadas rectificaciones! Todo parece indicar que el propio Sergio y su entorno, no están preparados para los fracasos. Desde luego, no lo están para los éxitos, así que mucho menos se adaptan a las temporadas de las vacas flacas.
-¿Qué le pasa a Sergio?
Esa, que podría ser la pregunta del millón, solo se responde con el silencio. Nadie sabe el por qué de la tristeza del príncipe: cabizbajo, sin capacidad de reacción, ausente, irascible -como demostró con sus declaraciones en el Masters-… Ni él, ni sus amigos han explicado nada así que solo queda esperar.
Por lo pronto, en su nueva aparición en el PGA Tour, en el torneo que se está celebrando esta semana (30 de abril al 3 de mayo), en Quail Hollows, Charlotte, North Carolina, Sergio ha firmado dos tarjetas de 71 y 78 golpes, par un total de siete sobre par. Con ese resultado no solo no ha pasado el corte, sino que se ha quedado en el furgón de cola.
Claro que todo esto no quiere decir nada. Si fútbol es fútbol; golf es golf, y lo que hoy es blanco, mañana es negro.
¿Quién puede asegurar que la próxima semana, en el llamado Quinto Grande, The Players Championship, cuyo título defiende el de Castellón, no veamos al mejor Sergio luchando por el triunfo?
Nadie, por supuesto, pero eso será la próxima semana. La realidad es que mientras los números 1 y 2 del mundo, luchan este fin de semana por el título del Quail Hollows Championship, en Charlotte, en Carolina del Norte, Sergio se ha ido a Ponte Vedra Beach, en Florida, a prepararse para The Players Championship que se juega en TPC de Sawgrass.
En Carolina, esta semana, Tiger es tercero, tras la segunda jornada, a solo un golpe de los líderes, el norteamericano Bubba Watson y el sudafricano Retief Goosen (-8). Con Tiger (-7) otros tres estadounidenses: Zach Johnson, Jim Fury y George McNeill.
En la séptima posición, Phil Michelson (-6) junto a Camilo Villegas, Jason Dufner y Jeff Magrett.
No es posible comentar.