Rimas

Romance: EL SASTRECILLO VALIENTE

 

 

 

EL SASTRECILLO VALIENTE

I

Malo es equivocarse,

pero es mucho peor

ponerle paños calientes

a lo que es un claro error.

Todos los golfistas, todos,

hasta un gran jugador

vestido con la Chaqueta,

Verde de todo verdor,

puede, llegado el caso,

echar de tinta, un borrón.

Y lo de Sergio García

no fue mancha, fue manchón:

mandar al agua seguidas

cinco bolas, cinco son,

no se le ocurre a ninguno,

ni al que la manteca asó.

II

Y si el hecho de por sí

no solo es un tropezón,

sino una gran cagada

dicho sea, con perdón,

intentar disimularlo

¡oh que incomprensión!

es echarle leña al fuego

y memes de ordenador.

Ya figuran en la web,

están en circulación,

chascarrillos virtuales

llenos de imaginación,

con buzos sacando bolas

que al agua lanzadas son.

III

Si malo es equivocarse,

repito la evocación,

peor es empecinarse,

tropezar en otro error.

Dejar el Open España

sin el mejor jugador,

Y por su palmarés lo es

¡sin duda!, el de Castellón,

es un delito golfístico

que no tiene parangón.

Lo mejor de cada casa,

dada su condición,

no solo tiene el deber,

¡qué digo: la obligación!

de acudir cuando le llama

a su lado la afición.

Y si abandonas un barco,

en difícil situación

tendrás problemas futuros,

no ya fruto del rencor

sino de un hecho concreto

que no tiene explicación.

IV

Ya se sabe que don Sergio

elige cada actuación

se lo puede permitir

y no admite imposición.

Está en perfecto derecho,

el mismo que esa afición

a la que desprecia ahora,

sin motivo, ni razón

tendrá cuando, en su día,

es una suposición,

necesite de su ayuda,

de su apoyo y comprensión.

¿Por qué no viene García

en esta buena ocasión?

¿Está Madrid contaminado,

lo está la Federación?

¿Tiene cuitas con Gonzaga

o con la Administración?

¿O serán los periodistas

-canallesca institución-

los que le hayan obligado

a tomar su decisión?

Será que el Open de España,

que en secreto se tramó.

ni hubo rueda de prensa,

ni Cristo que lo fundó.

Algo tendrá que ocultar

la propia organización.

¿O es que estará cansado

De su acuática inmersión?

V

Tuvo dos días de descanso

y el domingo trabajó,

pero no fue suficiente,

no quiso tomar su avión

para llegar sin fatiga

al país donde nació.

Tuvo que hacerle de sastre

al gordito ganador;

hubo cambio de Chaqueta

Verde de todo verdor.

Si el sastrecillo valiente

siete de un golpe mató,

moscas, que no gigantes

y a todo el mundo engañó,

Sergio con cinco golpes

cinco -dijo-, a cuál mejor,

                firmó un trece en un par cinco.

Todo un récord. ¡Sí señor!

Un comentario

  1. Ricardo Martinez

    Este romance tan bueno, cual se dice a todo honor, logrará ser aplaudido con la malta el “Cazador”.
    Con tantas bolas al agua, no hay pato que se resista, por eso será mejor que lo quiten de mi vista.
    Que te pasa Sergio mío, que hasta mi amigo Basilio se hace la picha un lio.
    Amigo Sergio García; si piensas en el mañana, apuntate al Open de España. !!una, grande y libre….me Dios!!.

No es posible comentar.