Rimas

Dos sonetos: a la chaqueta verde del Masters y al triunfo del amor en Augusta

 

 
 
 
 
 
Soneto número 1:
 
A LA CHAQUETA VERDE
 
Verde, que te quiero verde, chaqueta,
verde  como los greenes en Augusta
adonde fue a vencer de forma justa
el  jugador que más la bola aprieta.
Nunca una prenda fue tan venerada,
es la americana que se prefiere
no es una mujer, aunque si lo fuere
sería la pareja  más deseada.
Pero solo uno la puede poseer,
nadie es infiel a tan hermosa dama
que, además de ser bella y rica, es lista.
El que a Mickelson aspire a suceder
 tendría que olvidarse de la cama
porque solo el más puro la conquista. 
SONETO NÚMERO 2
 
 
EN AUGUSTA, TRIUNFÓ EL AMOR 
 
 
 
 
 Cherchez la femme, dicen los franceses,
y, allí, en el green del dieciocho estaba,
Amy de Mickelson reía y lloraba
luego de un año lleno de reveses.
 
Phil se ponía la chaqueta verde,
Lee Westwood el segundo terminaba,
el zurdo del dolor se desquitaba
mientras Tiger queda el cuarto y pierde.
 
Doña Elin no apareció en Augusta
Tiger no halló el apoyo necesario
y es la mujer la que al mundo mueve.
 
El Tigre sin sus garras ya no asusta
y su fama de amante imaginario
finalizó con un sesenta y nueve.

 

(En la foto, Venus y Cupido, de Alessandro Allori, Museo Fabre, Montepelier. Archivo Wikimedia Commons)

No es posible comentar.